domingo, 8 de octubre de 2017

Senda del Nora- Aramil


Se trata de una ruta típicamente periurbana. Se caracteriza por un cuidado trazado, que recorre por un itinerario prácticamente llano por las márgenes del río Nora, muy asidua para la gente de Pola de Siero y totalmente accesible para vehículos con ruedas.
La senda se inicia junto a la presa de un antiguo molino y de la estación de FEVE, en cuyas inmediaciones también existe una chimenea industrial.  

Discurre por la margen derecha del río Nora y durante un trecho se mantiene paralelo a las vías del tren.
Dejando atrás un embarcadero de piraguas y cruzando la carretera SI-8 que va a Valdesoto, llegamos al puente de Romanón, hermoso puente de piedra que rememora el trazado de una calzada romana y en cuyas inmediaciones hay una fuente para refrescarse.

Se continúa el recorrido entre praderías y el bosque de galería que orla el río en un sinfín de curvas, que obligan a  cambiar de margen en 11 ocasiones mediante otros tantos puentes metálicos, lo que hace que la ruta sea aún más amena.
Tras pasar por debajo de la autovía del Cantábrico nos adentramos a las praderías de Santa Eulalia de Vigil, donde el horizonte se ensancha, divisando la Peña Careses, el Picu Fariu y el cercano castro de Picu Castiellu, en Marcenado.
Se cruza un bosquete de robles, y ya en el termino de la parroquia de Aramil, la senda discurre próxima a la A-64 y puede divisarse la iglesia románica de San Esteban de Aramil (s.XII), que se encuentra al otro lado de la misma.
Tras recorrer el último kilómetro, y cuatro puentes sobre el río, se llega al apeadero de FEVE de Los Corros, que es fin oficial  del trayecto, aunque la gente del lugar recorre otros dos kilómetros que distan hasta la localidad de Lieres. Este camino es más estrecho y tiene un firme más irregular, va paralelo a la autovía y sigue bordeando la canalización del río acompañados de flora y fauna típicas de la ribera del mismo.


Les bodes de oru
¡Abre el arca, mió galana!
¡Traime la llave, mió vieya,
qu´anque  tiémblenme les manes 
acierto con la pesllera!
¿Qué te pasa? ¿non l´atopes?
Regüelve n´a faltriquera, 
que d´afechu  la palpaste 
y no atines a coyela.
Ya sé que non tás en tí,
¡crees que non me di cuenta!
que pasaste toa la noche
sin poder dormir, en vela!
Anque cerrebes los güeyos,
yo tengo muncha experencia 
pa non goler los  motivos
que te traíen dispierta.
¡Sabe Dios les añorances
que rumiabes n´a mollera!
Tamién yo en cavilaciones 
pasémela muy alerta.
¡Di más güeltes en el catre
que un tíu-vivu de feria!
Son munchos años, rapaza;
diez llustros son, mió melguera, 
munchos díes, munches hores
que fierven e´na  sesera 
ye muncho pa revivilu
en esti día de fiesta.
¡Anda, apúrreme la llave!
vamos a abrir la pesllera, 
los dos xuntos, muy xuntinos, 
d´esta arcona milagrera,
que guarda adientro el milagru
d´una rosa  siempre fresca;
la de nuestros amoríos,
el signu d´aquella fecha.
¡Non faigas tantos remilgos,
non seas paraxismera!
Vamos a sacar les gales
con qu´el cura  nos xunciera
fai hoy cabal mediu siglu.
¡Ay Dios, una vida entera!
¡Qué día aquél, mió vieyina!
Nunca vi al Sol que lluciera 
como llució  n´aquel día 
en que te llevé a mió vera
y ante el altar mesmamente 
añudamos la cadena,
que xuramos non frayar 
ni en el cielu ni en la tierra.
Que si ye dogal p´algunos 
pa nosotros ye diadema
engarzá  con arrumacos
y de ternures enllena.
¡Cadenina d´oru finu,
que nin s´empañó siquiera!
Cadena que non amarra, 
cadena de lluces fecha,
cadena que non fai ronches,
cadena que non aprieta.
¡Cadena que nin la muerte 
será capaz de rompela!
Alcuérdeste d´aquel día…
-¡non vas recordalo, vieya!-
¡Qué repique de campanes!
Solmenábase la iglesia 
de tantu dar al badaxu
el diablu de la reciella.
¡Qué de cuetes! ¡Qué estampíos!
¡Cuetes, dientru! ¡Cuetes, juera!
Los de dientru n´el mió pechu
qu´estallaba de maxeza.
¡Dábenme  unos regolvinos
desde el calcañu a l´oreya
que nin de neñu pequeñu
de xuro yo los sintiera!
Non creo que xamás hubo 
mozu que más presumiera
como presumí aquél día
que te llevaba a mió vera.
¡Llevábate yo agarrá
talmente comu a una reina!
¿Y qué cosa siempre juiste
pa esti mozu de fachenda?
¿Hubo  otra moza más guapa,
más xentil, nin más parlera
que traxese tan en xaque
a la mocedá entera?
¿Quién llucía unos colores
más frescos  qu´una raineta?
¿Quién yera la flor del mundu?
Arrespuende, dí ¿quién yera?
¿Quién tenía unos papinos,
nidios como la mantega?
¿Cuála la más fachendosa?
¿Cuála la más gayaspera?
¿Quién facía a les calandries
callar, si entonaba ella?
¿Quién  tenía n´el conceyu
otra risa tan melguera?
¿Quién entamaba n´el baile
entre los mozos, pendencia,
porque todos, xatanciosos, 
queríen bailar con ella?
¿Quién……? Pero en fin,  arrespuende, 
contéstame, princesa.
….
El sol en los pomares. Matías Conde.-


El amu
¿Oíslo todos?
Yo soy el amu,
y en la quintana
tengo yo el mandu.
..
Tós esos cierros; 
esos carbayos;
les vegues eses; 
tós los castaños;
les tierres pardes
del monte abaxu:
¡todu ye mío!
¡Yo soy el amu!
Tó lo que miro,
tó lo qu´abarcu
con estos güeyos
que nunca el llantu
punxo-ios tapies 
d´húmedu mantu
y que lixeros
van n´un ensalmu
de la corrada 
al altonazu:
¡ye mío todu!
¡Yo soy el amu!
¿Veis esta casa?
¿Veis esti campu?
¿Veis esti horriu
bragau p´el granu
que guardo adientru 
y pesa tantu
que cualquier día 
v´a reventialu?
¿Veis eses vaques
que tán pastiandu?
¿Y aquella nube
de polvu blancu?
Pos dientro el polvu
tá el mió rebañu,
d´oveyes, cabres,
que baxa al llanu.
¿Ya tais  en ello?
¿He de cantalu?
¡Pos de tó esu 
yo soy el amu!
¿Oíslo todos?
¿Non tá bien claru?
¡Cómu ha decise
qu´aquí yo mandu!
¿Voy repetivos 
que soy el amu?
…..
Los fíos, la hacienda, 
lo que yo palpo,
lo que yo veo,
lo que yo algamo,
ye mío todu;
¿quién ye a negalu?
¡En estes tierres,
del monte al llanu
naide se mueva
sin yo mandalu!
¡N´a casa, menos!
¡Yo soy el amu!
……
Y esa probina
que tais velando
ye mía ¡mía!
Y´el mió  regalu;
y´el mió consuelu;
ye tou mió amparu.
Ye pa mió vida
cayau y brazu.
¡Y non tá muerta!
tá descansando
de so continu,
duru trabayu. 
¿Non veis n´a  cara 
que tá suañando?
——
¡Naide la toque!
¡Cuidiau al amu!
Qu´esi  so cuerpu
ye cuerpu santu
y en esa cama
seguirá tando
mientras yo viva
y aliende un tantu.
Esa camina
de palusantu
donde ella duerme
so postrer suañu,
¡fai tantu tiempu,
fai tantos años
que la merquemos,
que la estrenamos!
¡Jué  nuestru empeñu
al dir casanos
mercar un catre
qu´honrase al actu!
….
N´esa camina
de palusantu
xuntos dormimos
sin separanos
ni un solu día:
güenos o malos,
¡Nunca esi lechu
durmió sin dambos!
N´ella sofrimos; 
n´ella lloramos;
n´ella quimeres
xuntus trenzamos.
¡Qué d´ ilusiones 
n´ella forxamos!
N´ella nacieron 
nuestros rapazos.
¡Tien suor nuestru,
suor amargu
de toa una vida
cuayá de trabayu!
…..
Y agora el lechu
queréis dexalu
vacíu; pos solu,
non soy llenalu.
……..
¡Ay, quien s´atreva 
mió amor llevame!
¡Dexái que güela
les roses blanques
que desde el Cielu
traxo-i un ánxel!
¡Dexái qu´un día 
non se llevante!
Hoy ye so fiesta.
Qu´ella descanse.
Pero oyer todos:
que naide, ¡naide!
a la so cama 
vaya arrimase.
¡Naide la toque
mientras yo mande,
mientras mió probe
corazón ande!
¡Dexái que duerma!
¡Dexái que suañe!
………..
Y ya lo oyisteis;
¡aquí yo mandu!
¡Cuidiau si algunu
non me fai casu!
Aquí no hay cures,
nin escribanu,
nin xuez, nin guardies, 
nin el pedaniu,
que m´arrebate
so cuerpu santu.
¡Ay, quien s´atreva
n´oyer mió mandu!
¡Si algún s´acerca 
mesmo sea un tantu
a la camina 
de palusantu,
esi va alante 
sin acompañu!
…..
Tará aquí ella 
-¡so cuerpu santu!-
hasta que dambos
p´al camposantu
muy xuntiquinos
los dos salgamos.
¿Ya  tós lo oyísteis?
Pos…… acatálu.
¡Naide la toque!
¡Yo soy el amu!
Sol en los pomares. Matías Conde.-


L´amor llegó a la quintana
La noche baxó del monte
vestía de marimanta,
semando ´l mieu enos matos
y tristura e n´a Quintana.
“¡Cú, cú,!” dixo un cuquiellu
al asomáse una rana,
que, al oílu, champuzóse,
faciendo ondines el agua……
Los páxaros en sos ñeros
tenen la boca pesyada,
y ente fueyes y xunquinos 
soloza una fontana….
La lluna  asomó ´l focicu
sin que naide la llamara,
de cazurra bien cebada,
d´eses que diz que´n Asturies
sólo comemos fabada….
¡Gracies a ella tás tú
como gocha tevergana!…..
Fai como los del Sábanu,
que va a ….. limpiar la Playa….
O como  ´l bracu Tadeo,
o Quica la concexala,
la muyer d´aquél Pepín
que José Avelino fala:
¡Un edil  con mas enchufes
qu´una cañería del agua……!
*************
Xunt´un pegoyu del horro,
Xuanín y Nela d´Encarna,
co les manes axuntáes
de los sos amores falan.
El, y´un mozu gallasperu,
ella, mocina perguapa,
con el entamu p´arriba,
de pura raza asturiana….
El, col tochu cabo l´horro,
ella, a los pies so ferrada,
col caxilón amariellu
y la rodiella rodada……..
**************
-Quisme, Nelina, tú quisme?
-Sí, Xuanín, con toa l´alma!
(la neña baxó los güeyos
y posólos e na saya;
¡dioi vergüenza de deci-ilo!……
¡Yera ´l pudor de aldeana….!)
-Déxame date besinos
ena to carina guapa,
y enos güeyinos parleros,
lluceros de la mañana,
que, cuando ríen -¡mió madre!-
allégrase la Quintana….
Déxame besar to boca
de cerecina temprana,
y abrazate escontra migo,
dolce palombina blanca, 
collacín  de la mió vida,
encantu de la mió alma,
envidia de les mocines
de Tremañes a la Braña……
-Quiesme, Nelina, tu quiesme?
(La neña non dixo nada:
¡taba toa temblorosa,
como rosina ´n el alba….!)
****************
Un regatín llenguateru,
fo a contailo a la espadaña;
al trebolín, al romeru,
al felechu y a la malva.
Y furando pe la seve
aparóse n´ a fontana,
tan contentu y zalameru,
como si juera de Pascua………
-¿Qué tiés, regatín, que tiés?
Dime a  min lo que te pasa,
-dixo faciendo pucheros
la que sempre solozaba-,
-¡Que tá ´aldéa de fiesta!
¡Que l´Amor tá na Quintana…..!
******************
Un ñarbatu despertóse
y sacó la so xiblata;
despertóse la pioyina,
-l´enfeliz toa asustada-
¡yera la mas pequiñina,
de toa la grey qu´ esnalaba….!
Púnxose ´n pié ´l verderón,
el xilguerín, la raitana,
el veranín y´ l pinzón,
la cenrica y la calandria……
¡Qué xareu, santu Medé!
Xuaxús, qué rebambaramba…….!
Fose ´l reiseñor a un fresnu,
y dixo a tóos que callaran,
y, como yera ´l mandón, 
denguno se repuchara…….
Y espurriendo ´l gagüelín
como si bebiera agua,
en sin aguantar l´aliendu,
fó y cantó “La Soberana”,
“Pasé ´l Puertu de Pallares”
“Soy de Pravia, soy de Pravia”,
¡El Barberu de Sevilla,
Rigoletu, la Traviata!
con tal dolces  gorgorinos,
qu´a tós yos caía la baba…..
¡Yera un reiseñor Carusu!
¡Yera ´l Presi  la Quintana:
les fembres  andaben lloques,
por facer con él ñerada….!
********************
Cuando s´acabó ´l concertu
(pena que no hubiere gaita)
del rey de los paxarinos,
-orgullu de la comarca-
cad´un marchó pal so ñeru
en sin gorgutar palabra….
****************
El regatín llenguateru,
axuntóse a la fontana,
y dicen  los sos vecinos,
que nunca más solozara…..
¡Qué milagros fa l´Amor,
anque te pasau por agua….!
******************
Y en metanes del silenciu,
que na llosa pigazaba,
la brisa ´potru del Sueve
trasportaba la mañana…..
-¿Quisme, Nelina, tú quiesme?
Ella, reía y lloraba.
Lluego -i dixo: ¡Mió Xuanín,
quiérote con toa l´alma….!
(Respigóse la neñina, 
como caricia d´esnala….)
(La lluna torció ´l focicu,
faciéndoyos la güeyada…..).
*****************
N´el campanariu la ilesia,
la coruxa  resoplaba….
El sol ñacía n´el monte,
y con el sol, la alboriada.
La noche quitó ´l vestíu
perfoscu de marimenta,
y escondía tras d´un matu,
mangóse una bata blanca……
¡L´aldea taba de fiesta!
¡L´Amor lllegó a la Quintana….
(Un sapín,  sentáu na seve,
punxose a tocá la flauta……)
Emilio Palacios. (Oviedo  1896). Antología del bable. Tomo II.-

Y el mozu ¿non lo valía?
¡Cómo te poníes de tiesa 
cuando diba yo a sacate
pa bailar d´alguna pieza!
¿Quién trenzaba el xiringüelu
con más gracia y lixereza?
¿Quién daba los ixuxús
con más juerza en toa l´aldea?
¿Quién, manexandu el verdiascu,
y con la flor e´na oreya,
entrando pe los contrarios
solmenába-yos más leña?
¿Quién yera el burru, más burru
pa facer coses de juerza?
¿Por quien facía arrumacos
toda moza casadera?
¿Non yé la pura verdá?
¿Non ye la verdá, mió prenda?
¡Enxagua esi llagrimón!
¡Suelta d´una vez la llengua!
En sin baxar a denguno 
¿non tenía yo maxeza?
……
Non te pongas colorá.
Non te dé vergüenza, neña;
pero de fixo t´acuerdes,
-¡olvidálu, güeno, juera!-
del besu  que tras la puerte
te robé la noche aquella.
¡Cuantos remilgos ficiste!
¡Cómo facíes la enxenua!
¡Cómo alloriá, n´os mios brazos 
desmayástete en comedia!
Y todu ¡retebribona!
pa qu´el besu repitiera.
Y bien que lu repetí.
¡Quién otru talnon ficiera!
¡Cómo me supo aquel besu!
¡Qué dulcín y suave yera!
Cuandu quiero recordalu
paso, p´el llabiu la llengua
y entovía chupo miel.
La miel que me diste en prenda
d´aquel fechu vergonzosu
que te fizo tanta afrenta.
¡Ay, recundenaes muyeres,
ni el diablu que vos entienda!
¡Cuand´un aspera un guanzatu 
dais el cielu e´na  ocurrencia!
¡Cuántes, rises, cuántes penes
nos trai recuerdu esta fecha!
Pero….. , vamos a dexalo.
Vamos vestinos de fiesta,
Con les ropes que punximus
fai mediu siglu, ¡mió reina!
Déxate de lloros, ¡boba!
¿Llágrimes tando contenta?
¡Si somos un par de mozos
anque el ruma nos amuela!
Allegra esi corazón
qu´esti día ye d´andecha.
Vamos vestinos de gala
y olvidar nuestra vieyera.
¡Anda, apúrreme  les llaves!
que del arca milagrera 
vamos a sacar les ropes
con qu´el cura  nos xunciera.
Tarán ya un poco folgaes 
pa vestiles  n´esta fecha.
¡Si  non podemos vestiles 
falaguémosles  siquiera!
¡Abramos los dos el arca, 
esta arcona milagrera
que guarda tantos recuerdos
que tantes diches encierra!
Aférrate  a la mió mano
que tá dura la pesllera 
y nuestres juerces son poques,
Non tiembles…… ¡hala!, una güelta….
Apóyate n´el mió pechu…..
                       ¡Una!….
                                 ¡Dos!……
                                           ¡Tres!…
                                                            Ya tá abierta.
Sol en los pomares. Matías Conde.-

La panera vacía
La panera tá mustia.
Tá olvidá la panera.
Tá llorando en silenciu,
sin quexíos, severa.
Todu, ayer, yera orgullu.
Todu, yera fachenda.
D´altivez reventaba;
rinchaba de soberbia.
Tal yeren  les sos gales;
tal yera so riqueza:
fanegues de faruña,
chorizos en mantega,
copines de castañes, 
y vares de morciella;
xamones y tocinos,
manzanes de reineta.
Todu esto dientru taba 
e´na panza repleta;
que panoyes en riestres
colgaben per ajuera.
¡Ay, Dios!  como llucía.
¡Ay, Dios! el que la viera
con trences d´oro y plata 
faciéndose la neña.
¡Y cómo tá hoy la probe!
Talmente ye una vieya.
Antier fecha una moza,
gallarda y gayaspera;
hoy  tá esturniá, encoyida, 
solina, triste, seca.
La panera vacía,
el so esqueletu  muestra,
de tables de castañu
qu´arrestallen de pena,
un pocu pe los años,
un munchu de tristeza 
de vese solitaria
en mediu de l´aldea.
El rodar de les llágrimes
de la triste panera
punxo manches de musgu
n´os pegollos de piedra
anantes siempre blancos
igual que la patena.
La panera no escucha
e´na noche serena
los ixuxús valientes
qu´en víspera de fiesta
gritaben los rapazos
con ganes de pelea.
Si hay mozos, ya non griten,
qu´hoy llora toa l´aldea.
¡Quién tien ganes de rise
si el corazón tá en pena!
….
La panera, en olvidu,
vacía y sin fachenda,
xime tras la corrada,
hoy restu de l´hacienda
que vendióse o…¿quién sabe?
¿quién diba a defendela?
De l´antigua casona, 
de vida  toda enllena
dispareció la xente, 
hoy naide, en ella, queda;
unos, penen n´a cárcel,
tán otros, baxo tierra,
algunos pe los montes,
o, allá, en tierra extranxera.
D´aquel solar tranquilu,
qu´anantes la paz fuera,
non queda otru vestigiu
qu´esa mustia panera,
vacía, solitaria,
señal d´una traxedia
qu´entovía lloramos
y nos seca  la llengua;
esta llengua xuiciosa
qu´na boca ta presa,
que maldiz unes veces
y que otres veces, reza.
El sol en los pomares. Matías Conde.-
Romance de la flor perdida
¡Ay, Venta de la Esperanza!
¡Ay, Venta, la de Lotario!
¡Ay, Venta que juiste cuenta 
en la cuenta de miós años!
Farol en mediu el camín;
cruceru del mar al campu;
yeres Rosa de los Vientos
con cuatru sigles y un gallu.
De la Villona a la Villa
yes parador y remansu;
proa yes qu´enfila azules
pa vestir d´azul al barcu.
Al cruciar esi cruceru
en una tarde de mayu
cayó una flor a mió vera
qu´obligóme a facer altu.
….
Tras de l´oreya la punxe,
y entre barru cabalguiandu
travesé la Canterona
y entré en San Miguel cantando.
….
Allá dientro  n´a tabierna
el organillo de Tario
a gritu pelau berraba
con les notes d´esti tangu:

“¿Dónde estás corazón?
No oigo tu palpitar,
es tan grandel el dolor 
que no puedo llorar”.
Como taba anochecío,
cayóme la flor al fangu
y non l´atopé en la vida
anque la seguí buscandu.
Y en un alba del otoñu
golví a seguir caminando.
Dixe-i adiós a la Venta;
adiós, i dixe, llorando.
¡Ay, Venta de la Esperanza!
¡Ay, proa d´ilusu barcu
que enfiles hacia ilusiones
y atopes con desengaños!
¡Ay, Venta que juiste cuenta 
en la cuenta de miós años!
¡Ay, flor que cayó a mió vera 
y perdióseme en el fangu!
Sol en los palomares. Matías Conde.-

Les illusiones perdíes
…. al cabu, reciella son
Yo suañaba coyer una estrella.
Una estrella suañaba coyer.
De repente topéme con “ella”:
quier decise, dexeme cayer
en los brazos robustos  y nidios
d´aquella mozona  del Campu d´Aller.

Al principiu tomábalo a chanza.
Yera cosa p´al  ratu pasar;
pero el Diañu metióse n´a danza
y ¡arreniego!, non pude escapar
a les gracies, finures, zalemes
que jueron el cebu pa haceme picar.

Amorosu, traguéme el anzuelu,
tan contentu y colmau de firvor,
y en uncíme  xunté tantu celu
qu´el casoriu lo fice al vapor.
¡Ay, que bromes nos gasta Cupidu,
el neñu cegatu que llamen Amor!

Casi al añu tuvimos  mellizos, 
y a esti trote  nos dió por seguir
hasta veinte rapazos rollizos 
que xuntamos sin casi sentir.
¡En qué coses los sueños d´estrelles,
al cabu los años, s´habíen convertir!

Yo suañaba coyer una estrella.
Una estrella suañaba coyer; 
y en llugar de la estrella, reciella
dióme abondu mió fértil muyer.
¡En bandexa me dió el firmamentu
la moza rebusta del Campu d´Aller!.
Sol en los pomares. Matías Conde.-

El veloriu
Un aire muy densu
pesaba n´a estancia.
Los cirios chirriaben.
La viuda lloraba.
El son de los rezos,
subía y baxaba.
Entróse un amigu.
Salió una rapaza.
Santiguóse un vieyu.
Una flor secaba.
Los cirios chirriaben.
La viuda lloraba.
Un murmullu suave
run-run-runeaba
n´el fondu del cuartu
en qu´el muertu taba.
Y entre los sospiros
escuchóse clara 
una voz melosa
que dulce falaba:
¿Vas quereme muncho,
Vinxencina guapa?
La noche fuyía.
El ortu  allegaba.
La lluz de los cirios
tiemblaba.
Sol en los pomares. Matías Conde.-

Les cuatro fíes de Telvona
Cuatro fíes tenía Telvona de Pión,
les cuatro más fées que llar sin pachón;
que llar sin pachón
o fabes sin sal,
de todes maneres p´al casu ye igual
Pasaben los años y no había daqué,
pos ningún  mozacu a rondiales jué;
a rondiales jué,
y no hay que pensar 
que jueren les moces a un mozu rondiar.
Como a más de fées, taben sin un rial, 
yera muncha albarda pa pocu costal;
pa pocu costal,
pos fáiseme a mí 
que ye gordu entamu sin haber d´aquí.
Que pa vestir santos diben a quedar
ye lo que la xente dábase a pensar;
dábase a pensar
y no en sin razón
ya qu´el tiempu cuerre como esalación.
Mas yera un oficiu  flacu pa vivir; 
munches yeren cuatro pa santos vestir;
pa santos vestir,
pos un solu altar
con un solu Cristu hay en el llugar.
Asín que Telvona dióse a cavilar
en lo que faría pa poder casar,
pa poder casar
si cabe con bien
a les cuatro fíes, en un santiamén.
Como yera viuda y non taba mal
metióse-i n´alcoba un trucu xenial; 
un trucu xenial
con munchu güen fin:
atrapar a un vieyu, chochu y con coxín.
Xustamente, a pocu, de plata cargau
allegó un indianu tou perniquebrau;
tou perniquebrau,
mas tan señorón
qu´un vuelcu a Telvona dió-i el corazón.
Finxió carantoñes y dengues sin fin 
qu´al diablu  del vieyu  ficieron tilín;
ficieron tilín,
y jué tan  exprés,
qu´uncíos  quedaron en menos d´un mes.
En todu el conceyu,  muy prestu y veloz
que taba muy rica, corrióse la voz;
pos hubo que ver
lo que dexó el vieyu; dexó-ios……muyer.
Todes sos riqueces, todu el só filón
yera un cuentu chinu qu´inventó el vieyón;
qu´inventó el vieyón
y fízolo bien;
si Telva jué llista, él juelo tamién.
Ye el casu que Telva  les fíes casó,
y muy descansada, solina quedó;
solina quedó,
y non tuvo mal
al poner en xuegu su trucu “xenial”.
Sol en los pomares. Matías Conde.-


El valentón
Coyí una verdiasca,
compúseme el tipu,
y soltando el hipu
metíme n´a tasca.
Pedí una botella,
y bravié  con calma:
¿A quién frayo el alma
con esta civiella?
No acabé decilu
cuand´un botellazu
me tambaleó.
Y asín qu´espabilo,
¡ay, Dios! ¡Qué trancazu
un brutu me dió!
Viendo que muy fea 
se ponía la cosa
escurríme a gates,
tomé la verea,
y en sin otra prosa
di gustu a les pates.
Sol en los pomares. Matías Conde.-

¿Que i damos a mio Pa’
Les fíes de Barbona la del Tuertu,
llamaron asustaes al “Dotor”.
El so pá tá n´el catre casi muertu
quexándose  d´un ásperu dolor.
Dilixente el “Dotor” llegó a la casa,
y, rápidu, dispúxose a escultalu:
¿Duelte aquí? ¿Arresponde? ¿Qué te pasa?
¿Desde cuandu t´alcuentres algo malu?
(Esti mélicu, güenu y campechanu,
pa les consultes, tien muncha experiencia;
pos trata al de la aldea, en aldeanu,
si fala al de ciudá pon llarga cencia).
-¿Vas contestame o non? Díme ¿qué tiés?
-Usté que ye tan mélicu, sabrálu.
-Como non vine a ver ninguna res,
y  yes tan llistu tú, aguanta el palu.
Y non queriendo, al burru aquel, nin velu,
adisponse a salir sin decir ná.
Mas les fíes pregunten-i  con celu:
-Entós, “Dotor” ¿qué i damos a mió pá?
El mélicu con llástima les mira,
y sintiéndose ya al perdón propensu,
contesta-yos con calma y sin ira:
-¿A vuestru pá, qué i dais?
¡Dai un güen piensu!
El sol en los pomares. Matías Conde.-


La bravata
Pinón el Ferreru, de Pin el d´Ubierna,
el burru más burru  de tou el país,
muy tranquilu taba sentau n´a tabierna
echando el gargüelu so tragu d´anís.
De prontu arrepara que tras de la puerte
una gorda tranca taba allí arrimá.
Coyóla, palpóla y con voz re-juerte
encaróse a todos con esta toná:
¡Mirái! Como fierru ye dura esta tranca;
pos d´un solu esfuerzu pártola en metá;
sobre la rodiella, faciendo palanca, 
doy un golpe secu y ¡hala! ya tá.
Y apuestu el cogote  qu´en todu el conceyu
escoyendo abondu d´entre munches xentes,
naide, como menda, parte esti civieyu
igual que si juera palillu de dientes.
Déxate d´apuestes, Pinón, dixo un mozu,
que d´esa fazaña non yes tú capaz,
non faigas traxedia  de lo que ye gozu.
Sigue echando el tragu. Déxanos en paz.
Comu de so empeñu denguno lu saca,
sin face-ios casu y con gran aplomu,
pliega la rodiella, llevanta la estaca…..
-Todos están mudos, y nin por asomu
los mozos s´atreven contariálu ya.
Dominaos se sienten per la so bravata-
…abátiela raudu……¡eheu! ¡pumba! ¡paf!
Y d´un solu golpe…. partióse la pata.
El sol en los pomares. Matías Conde.-


Romance de la enamorada
Tu yes la cadena,
yo soy el  reló;
yo soy el tu amante, 
tu yes el mió amor……”
¡Mi alma, que Rosina
pe la Candelera
yera una floriada
manteguina fresca!
Sos papinos teníen les llumes
de la flor de piescal, tempranera,
y una guinda  pintaba so boca,
que por fresca , pruía mordela.
¡Yera lo que había
que ver e n´aldea!
Nidia, amorosina,
llúcia, sin fachenda;
yera encantu de moces melgueres,
y de mozos galantes, dentera……
En venti conceyos
a la redondela
no había utru encantu,
no había utru tema,
que Rosina llevaba la palma, 
que del caxeyu yera la reina, 
Rosina, 
la fía de la molinera…..
¡Qué gorgoritinos
facía la neña
cuando al vientu llanzaba  una copla
ximielgando la roxa guedeya………!
¡Taba inamorada
de Florín de Pepa!
Mozu gayasperu,
plantau y de febra…….
Viólu dando palos
un día ena fiesta
y semar de mozos 
toa la campera
del cotarru, quedando por gallu
sin fanfarria, sin bronques, sin temas,
que por tal,  la rapaza garbosa
de cariñu por él, taba ciega.
Bien lo  dimostraba 
cantando ena era,
n´a esfoyaza al cayer de la tarde,
n´el sayu, n´andecha;
per uquier que con elli atopara;
por uquier dondi elli la oyera…….
Pasó cerca un añu;
ya ´l roble  dió fueya,
de paxizo vistió la mimosa
y tamién floreció l´espinera.
La flor de los mozos,
llevólos la Reina……
Y en tierra lloñe de morería 
perdió la vida Florín de Pepa.
Vieno la toñada
tranquila y serena;
la rapaza non canta ena llosa, 
la quintana ta muda ´n sin ella
nin va a la esfoyaza,
nin anda a la gueta;
ya la flor amusgose n´el güertu,
y el reboyu quedóse ´n sin fueya,
que ´l ábregu triste
llanzólu per tierra
Sentada en escañu,
muda, friolenta,
como rosa amusgá  pe la llume, 
con carina color de la cera,
así tá Rosina,
dá tristeza vela…..
¡Taba inamorada
de Florín de Pepa…….!
No habiendo nel mundo ya nada pa ella,
pos de lo que fora
nin migaya-i queda, 
hacia el cielu llevanta so vuelu
la calandra cantora y melguera…….
¡Dizlo la campana
que soloza na torre la ilesia…….!
¡Probina coitada:
morrió po l´amor 
de Florín de Pepa……..!
Antología del bable. Tomo I.-