miércoles, 6 de diciembre de 2017

Montegrande (Teverga)


Lleenda de la florina namorada
Nel mediu  d´una roza, 
peles cotolles cudiada,
ximielgábase gociosa
una florina espigada.
Llucía nel cotollal
cual princesina encantiada,
fartuquina  d´antroxar
al sintise  acoricada 
pel vientu que, con veyures,
dexábala  empapiellada.
Enes nochis d´asonsañu
dulzayu un roidín l´añaba,
meciéndola en dolces cancios
que la soledá esnidiaba.
Acubixaben sos suaños
les gotes que-y algamaba,
cual llagrimines brilloses,
el rocíu, quien-y moyaba 
con tenrura les fueyines
mientres illa apigazaba.
Con tantes agarbaúres
el pimpoyín se cimblaba
d´un modu mui llasparderu
que munchu  la xaraniaba.
Mecíense nilla dolzures
y arrumes qu´esmigayaba
apinada de bayures
qu´amorosiega llancaba,
amogosando en so almina
lo que tantu deseyaba.
Xuncía a istos patacuellos
les que l´alba-y regalaba
cuandu al albanciar el díe
dalgún rayín allegaba
a besala sosiegosu,
tan selín, que si allendaba
cualesquier soplu del vientu,
con esi soplu, esñalaba.
Nun mundiu de sortilexos
la rosiquina folgaba.
Per un día un abeyón
que peles brañes llibaba
el dolzor  de les florines
que pel camín atopaba,
averóse aquel verxel
per ver si nelli papiaba
manxar mui apetecíu,
dau qu´allí s´amorgonaba
con golorín perfumosu
y un collor que gayolaba.
Averóse al par la flor
mientres atentu oservaba
aquel peacín de cielu
y el llimbu que la rodiaba, 
aforquetáu nel cantu
que ´l  llugar enguedeyaba.
Nun la llibó, mas besóla,
y ca vez  qu´un  chuchu-y daba,
la florina, con rescamplu,
el so  tallu enderiezaba.
Ñervosu, como taramiellu,
por si ´l so sintíu suañaba,
foi  saborgando d´a pocu
lo que ´l destín-y ufiertaba,
rellambiéndose dafechu
col gozu qu´acostinaba.
Ronceru l´atapecer
despacín  s´enximielgaba
desfaciendo so zapera 
cuando l´ecu reviciaba.
Nel ocasu de la tardi,
mientres el raitán folgaba
y solamente ´l curuxu
la paz na tierra alteriaba,
foise l´abeyón contentu
con rungar que barruntaba
l´allegría y los remelgos
que ´l so cuerpu allabanaba.
Fexo un mantu de silenciu
la nochi qu´emprencipiaba.
Namoróse l´abeyón
de la florina encarnada,
y en mañanes soleyeres,
col lloviu o la xelada,
diba ´l galán  presurosu
a festexar a so amada
faciendo esquiebres nel vientu,
cando dalguna tonada
o mosquiando como un xatu
al llau de la galantiada.
Aquesti divertimientu
de subida y  abaxada,
repetíalu, ensin fuelgu,
con vueltes a la rodiada
y el molondru allevantáu 
sin perde-y la regüeyada,
faciéndolu tar na creyencia 
qu´illa taba falagada.
Tou yera lluz y collor 
naquel  sitiu d´antroxada.
Arrumes a fartucar.
Armoníes d´ensuañada.
Gorxaben los xilguerinos
na ramina floriada,
y el cuquiellu  parlancheru
cunta dis  de casoriada 
pa que la probe mocina
nun se quede atristayada.
Fueren corriendo los dís.
L´abeyón  entamaba
cantiquinos que, dafechu,
al so amorín gasayaba,
mientres qu´aquesta, melosa, 
cuantes más la festexaba
más calorín sintía dientru
y en sos fueyes resaltaba,
encendiéndo-y el collor
qu´al da-y la lluz, rellumaba.
Les manes d´un segador
y un rozón, na albanciada, 
cortaren el cotollal,
tamién la flor foi segada.
Caeren al suelu sos fueyes,
el tronquín  quedó ensin nada,
semeyándose  al tarucu
d´una panoya  esbillada.
Musties quedaren les yerbes
sin la florina adorada.
Cotolla enriba  cotolla
ensin apuru axuntaba
el segador y, contentu,
un reciu cantu  entonaba, 
que l´ecu apuxaba lexos
y nes brañes reblincaba 
desamurmiando  al silenciu
que tranquilu s´esponxaba
entre filvanes d´oru
cuandu l´alba s´asomaba.
Pocoñín a pocoñín
la roza foi    despexada;
el rozu cargáu nel carru,
faciendo bona  pinada.
Ximió la exa  del carru,
por nun tar enxabonada,
y alexóse   ´l segador
manexando la guiyada.
La florina sol morgazu
quedábase  estrapallada.
Esmorguiosu l´abeyón
allegó   cuandu clariaba,
rezañando bien de lloñii 
lo munchu que refalfiaba.
Plasmáu, quedóse oservando
lo que nel sitiu alcontraba,
sintiendo  dientro so cuerpu,
dalgo que lu esfargataba,
faciendo trices so gozu
y ximíu lo que rungaba.
Pónxose  ´l cielu  paxizu.
Tratayu ´l  sol  s´alexaba 
sin fuerces pa escalecer 
el duelu que lu axelaba.
Afogó so canciu ´l tordu
que la campera allegraba.
El grillu nun llancia ´l  vientu
el xiblíu qu´espoxigaba,
mosquiando ´l probín tristayu
pel llugar qu´espatuxaba.
La brisina acoyedora
ya ´l so pasu aforfugaba,
mientres seliquín l´ecu
o sonsañu acuruxaba.
Fasta ´l ronceru rapiegu
nel cuévanu se cincaba
sin ánimu pal rebuscu
que la so andorga-y llenaba.
Pónxose amargu ´l silenciu
tan profundu, qu´aparraba.
Les fueyines de la flor
el vientu les amontiaba
d´una nuna y, dolcemente,
xunta la fonte dexaba.
La riega diba p´abaxu
col so son  que murmuriaba,
y pel alma la florina
tienres  plegaries rezaba.
El mofu atapó les fueyes
y la fontana lloraba.
Míseru ta ´l cotollal
qu´arrodió  tala llacuada.
Ya nun s´enximielga ´l vientu
la rosina cubixada.
Cunten les xanes parleres
falando  entre la enramada
qu´en nochis  de lluna enllena,
xunta la fonte platiada,
óyinse seles sollutos
d´una flor enamorada.
Cuentos pa neños. Poesíes. Enrique Pérez Álvarez.-


Textos dialectales
In tíu Duloru  foi pa ´Strimadura a facer madeira cun a sua  cuadricha, ya in Castañor d´Ibor ricomindóulli a un homi  d´aquel llugar que si quiría  búa madeira di carbachu  pa facer custiellas pas cestas, que si fora a Astierna, ya  que priguntara  eilli  pur a sua muchier qui si chamaba  Manula Gavela. Il bon siñor imprindíu il viax ya al chigar a Astierna  priguntóu  pour a tía Manula.  Forum hamalla a sua casa, ya baxóu  anquéi Picia, ya dixu, “¡Aha, tíu! ¿Usté  cuñicirá al mióu Manulu, quiciabis?” Ya esti homi  cuntistóu.  “Nó, you  a quen cuñozu ya a Manuel Gavela”. Ya intoncias cuntistóu a muchier, “¡Ési, ési, ési! ¡Ési  mismu ía!”
Josehg A. Fernández . (De la obra El habla de Sirterna)


In cierta oucasión chiganum Jusé di Dutín  ya Manulu Ligeru a ua pousada di Cacabiellus.  Discarganum  us machus  dus fardus  di cubirtoris cun qu´iban cargáus, mitinum  us machus na corti, puxínunllis il piensu, ya dispuois  priguntánunlli a pousadeira  qui llis pudía  facer di cinar Cunstistóullis qui si  quirían uas sopas di achu, ya dous  huovus cun patacas tustadas ditrás. Ellus cuntistanun qui si, ya sintánunsi al par dil llumi. Ya intoncias a pousadeira priguntóullis que cúmu quirian michor as sopas, si cun achu machacáu ou ispurriáu, ya ellus  intru us dous dixinun”.  “¡Hué! pus cumu ya sabemus  cumu ía machacáu, pónganulu usté ispirriáu”, hasta qui vinun  qu´a muchier mitía us dentis di achu na boca, mazcábalus ya siguidamenti iscupíalus subri la palicha das sopas. Ya a ellus  diullis noxu ya dixinun  que las cumira ella, ya cambianun a cena ya púxullis un gallón, qui taba más duru qu´as penas di Carubiu. 
Josehg A. Fernández . (De la obra El habla de Sirterna).-

El cantar de la Texera.
Mui ilustre siñorín,
si me quier dexar la venia 
pa falar unes migayes
al estilo de un civiella;
cura párracu de Santa
Maruxina Magdalena,
que non cabe na sotana 
con el gocio que lo afuega;
mayordomos arrogantes 
con la bolsa bien repleta,
que non saben qué facer 
si non facen obra güena…..
y cofrades mui amados
de la villa y de l´aldea,
qu´espetasteis cuando yo
la cuyar e na  escudiella…
Escuchaime, si voz plaz,
el cantar de la Texera,
que lo canta muncho bien 
la bandita Madalena.
¡Ay Texera! ¡Texerina
de mis ansies! En concencia,
non ye bon avilesín 
quian de tigo  s´escaezca.
Soilo yo desde magar 
el mió espiritu navega
per enriba los Piqueros,
L. Arabuya y la Grandiella,
porque asina ye preciso
que lo diga  quian lo sepia 
como yo, qu´ en to corriente
remoyaba la pelleya,
cuando yera yo más home
y la ropa más pequeña.
Regatín de miós amores,
que asomeyes una trenza 
de cristales, en qu´el sol
de continu rellumera;
que t´encueyes o t´espurres,
al blincar de piedra en piedra, 
de la presa pa la ñora
del molín de Ceruyeda
y de todos los demás 
que maquilen la molienda
con el agua cristalina
e to probe cañaleta.
Regatuelo rumoroso
del oasis de la tierra
más galana, más florida, 
d´entre todes la más bella;
que t´esmuces selemente
por el fondo de la vega
entre xuncos y  espadañes 
que te facen reverencia;
si me quiés como te quiero,
p´ayudame n´esta endecha,
has echame la gabita,
con que apurra, tan siquiera, 
una sola teyiquina
pal reteyo de la fiesta.
Mui ilustre señorín 
si me quier dexar  la venia 
pa falar unes migayes
al estilo de un civiella;
Cura párroco de Santa 
Marixina Madalena,
que non cabe na sotana
con el gocio que lo afuega;
Mayordomos arrogantes
co la bolsa bien repleta, 
que non saben qué facer
si non facen obra güena;
y cofrades mui amados 
de la villa y de l´aldea, 
qu´espetasteis cuando yo 
la cuyar e na escudiella…..
¿Non ye cierto qu´el regato,
regatín de la Texera,
tará lloco de contento
con el rumbo de la fiesta?
¿Non ye cierto, non ye claro 
como el sol que rellumera
que vertió el pedricador
tonelades de alocuencia 
n´alabanza del misterio
de la noche de la cena, 
que da más en qué pensar
cuando más en él se piensa?
¿Non ye cierto l´ornamiento
del altar y de la ilesia, 
convertíos n´escues dioro
de los pies a la cabeza?
¿Non ye cierto que la xinta,
por entero seculenta, 
a les bodes de Camacho
non yos debe ni una perra?
¿Ye lo cierto? ¿Ye verdá?
Pos oyeime con pacencia 
que me falta por decir
lo que lleva la palmeta.
Camarades de mi alma, 
si yo fos un gran poeta, 
de la grande procisión 
que sé yo  que vos dixera.
Vila yo cuando al salir
pe la puerta de la ilesia,
tab´allí Avilés entero
pa facei la reverencia,
Vi pasar el Arca Santa,
maxestática, suprema,
col Viril e na Custodia,
filigrana que hai que vela.
Vi que cuatro capellanes,
la portaben con fachenda,
dándoi guardia cinco números
de la heroica benemérita.
Vilo yo qu´entre dos files
de devotos con la vela,
el Bendito y alabao
diba por la carretera.
Y al oir tocar a gloria
les campanes de la ilesia,
y la música que bate
marcha rial, y que na tierra 
tá fincada de rodiyes,
muchedumbre tan inmemsa, 
mientres canten los xilgueros
al Siñor en l´arboleda, 
cuido yo que todo xunto
tá diciendo a boca llena:
Glori´a Dios e nes altures,
y pax vobís  en la tierra.
Ya lo sabe la parroquia 
que se afaya satisfecha
con el Cura, que non sabe 
si la tién,  o si la sueña;
ya lo sab´el cura párroco
los amigos con que cuenta:
un regalai una imagen
de la Virgen; otro-i envía 
los faroles p´allumar ;
otro da la vestimenta
del altar, el encensario,
cuanto ye mester que dean.
Todo       ye de agradecer, 
está bien que se agradezca,
porque tién el que agradez
la virtuz que más se aprecia:
pero aquel cuando i pieden 
unos tacos de madera
correspuende  al petitorio
de la forma más espléndida,
regalando la custodia,
filigrana que hay que vela;
el que fai un gran teatro
maravilla de la escena
en osequio de la villa,
na que vió la luz primera,
esi….. ye ´l avilesino
que faltaba  n´esta tierra.
Y como esto ye verdá 
que denguno me lo niega,
y a mi tócame brindar  
los los freres de la fiesta,
al echar por Anxelín
la cachada más tremenda,
que vos  coste que non güelvo
a sentame na tayuela
sin decivos  que Avilés
tién con Anxel una deuda,
que la debe de pagar
con moldialo en bronce y piedra.
Y i non lo fai asina,
como caso de concencia,
ye que, así me salve Dios, 
acabóse la vergüenza.
Orbayos de la Quintana. Marcos del Torniello.-

La “Virxen del LLungueru”
Vana facer una fiesta
a la “Virgen del Llungueru”
qu´está ´ncima “La Pumar”,
i face ya munchu tiempu
de que allí se ciellebraba
con bastante llucimientu.
Quieren aquellus vecinus
facer agora lo mesmu
que fixenon los d´antañu,
ricordandu  aquellos tiempus.
Quieren qu´háiga  bollu i ramu
pa dimpués asobastalu
e´na “Virxen del Llungueru”.
Quieren los comisionaus
facer un baile trementu
e´nonde al son del tambor
puean los mozus del pueblu
dimostrar la axilidá 
de que ye capaz so cuerpu.
Quieren ver cuántes mudances
saben los mozus solterus,
i ver si les rapacines
les bailen al mesmu tiempu.
¿Quién ha de ser el qu´en baile 
dé los pasos con aciertu,
nueva garbosu los brazus
bailandu siempre con tiempu
pa que podiamos dicer 
que ye ´l gallu del conceyu?
Ya mos provez por saber
a quién esi nombre demus,
por ser quien miyor bailó
e´na “Virxen del Llungueru”.
Dende que morrió ´l Zarricu,
dende qu´el Ferre foi muertu,
desque morrió la Marquesa
i el Malvís  dexó esti suelu;
desque se se morrierun tantus
que jueren tamién comu estus 
persones de munchu arraigu, 
d´experencia  i de rispetu,
ya non se golvió a bailar 
comu agora vus dicemus,
e´na camperina aquella 
de la “Virxen del Llungueru”.
Por esu quieren que sea
ricuerdu d´aquellus tiempus,
i güelvan les romeríes
a ser comu antañu fuerun.
Quieren que se güelva oyer 
cantar el “Señor Sampedru”
i la “Virxen Soberana”
que fai tiempu  non oyemus.
Quieren ver cómu se baila
i que baile cad´un sueltu;
ca´parexa frenti a frenti
mirándose con afeutu.
Los mozus ´n una ringlera
i les moces frenti d´ellus.
El de más fama d´el baile
siempre se pon  a un extremu:
ye ´l que saca les mudances
pa que tóus bailen lo mesmu.
Ansina bailaben antes,
ansina dicen los vieyus;
el baile yera descansu,
el baile yera consuelu.
Por esu quieren agora 
de que nunca lo ´lvidemus,
i güelvan bailar ansina 
e´na “Virxen del Llungueru”.
Anton el Chiova. Versos.-

Les gafeces
Hai que fuxir d´afechu, non pisales
que les gafeces ¡mialma! son dañibles
y convién  que se fagan los pusibles 
pa non veles siquiera nin topales.
Les mordedures d´elles son mortales,
pos noculen venenu, vengatibles,
y reparaes bien son perhorribles
que sembulicen los mayores males.
Cuélebres, basiliscos, gusarapos,
escalamuerzos, chinches, mosques, sapos, 
llagarteses, babosos, rates, fieres,
calaburnios, llangostes, saltapraos,
arañes, cucaraches y llimiaos, 
víbores, escorpiones, sacaveres,

Enfermedades qu´entren pela boca 
Enantes de comer hai que dicir esto:
Jesucristo, Rey Divino
aquel que nació en Belén
nos bendiga la cumía
y a nosotros tamién.
Dicíen esto enantes de beber nuna fuente:
Periquí  pasó la Virxen
periquí volvió a pasar….
si esta me ficiera dañu
que la güelva a gomitar.

San Pedro y San Xuan
per un camín van.
Diz-y  San Pedro a San Xuan
“Ahí va un queméu…….
Di-y  qu´escupa  tres veces 
y pronto será curéu.-


¡Adiós mundu!

¡Ay Virxen querida! ¡Virxen soberana!
acábase ´l mundu, el mundu s´acaba!
per un llau se funde, per otru s´aplasta,
per utru ´n magüestu, que too lo abrasa.
Y´un día ´l Vesubiu  qu´un gómitu ´ntama,
y alá del bandullu salpica la llava,
qu´un añu tras añu  avaru la guarda,
y fieru retiembla, terrible brama,
y gufa con juercia y empuxa con rabia,
qu´ hasta mesmu cielu so fuebu llevanta,
¡paez que, un malditu resopla ´n la llama!…..
Sube ´n remolinu; de secuti baxa;
too lo que topa  a su pasu, mata;
sema la tristura por u quier que caiga,
de lo que fo vida, non dexa migaya;
óyense llamentos que dan pena ´l alma;
quexes del que fuxe que doliente llancia;
ayes del que muerre tostáu per la llava
ruxíos que atronen, válagu qu´espanta:
llántase too  a una so´l mundu  con ansia
como si un castigu de Dios nos baxara.
Ya un día la tierra d´un llau s´esfarrapa
y estruxa  ´l obreru  que ´l probe trabaya,
rincandu del fondu riqueza preciada….
¡quién sabe si allegre  nel trabayu canta
pensando ´n los fíos quiziás na rapaza, 
qu´amorosa ´spera so feliz llegada!
Y allí queda ´l home fechu repla….. nada
¡polvu de que semos, lluz que fo y s´ apaga,
povisa que sube pel vientu arrastrada!
D´utru llau ximielga  ´l llombu  con rabia;
d´un calón al suelu los fogares bastia;
y ábrense barrancos na vega floriada,
onde un llanu viose, un monte llevanta;
y utra vez tristures, la llergia que fraya
y utra vez el home a quexase  ´ntama,
y mirando  al cielu, busca allí la calma
qu´abaxó ´n la tierra, el probe no afaya
y  ascomienza ´n  gritos de dolor, que plasma
¡Ay Virxen querida! ¡Virxen soberana!
acábase el mundu, el mundu s´acaba.
Pachín de Melás. Obra Completa. Volumen I.-