lunes, 22 de octubre de 2018

Andresín el de Raíces (Comedia Asturiana)


Andresín el de Raíces
Interior de una casa de aldea.Puerta al fondo y una a la izquierda del actor. A la derecha un llar en el que habrá colgado un pote; un escudillero, una masera, un arca y tres tayuelas. Aperos de labranza.
ESCENA PRIMERA
Sr. Juan (Aparecerá levantándose y dando un puñetazo en la mesa.) ¡Que yo non pueda llograr, del siñor Conde una espera (Pausa). Treci años fay que arriendo llevu, la llosa del Regueral conlos praos del Pinton y de la Sierra…Treci años xustos en que díe tras díe, fixe á sos tierres rendir con el sudor de mió frente saludable fruto,sin que podiera  llibar pa mió familia, más que un pasar de tristura… y hoy que la necesidá me obliga, á char del mió llao al fío de miós entrañes, venís á notificame de parte del siñor Conde, vaya dexandu estes tierres, si non cumplu hoy mesmu con el arriendu…Non lo fagais por ésti que vos fala Don Lluis, faceilo per mió familia, que quedaráse sin pan y sin abrigu…
D. Luis. ¿Y á dónde va vuestro hijo?
Sr. Juan. Vá pa la Bana, señor…..
D. Luis.  Tiene parientes allí, ó amigos que le reciban?
Sr. Juan. Naide!! (con amargura) Elseñor de cielus y tierra, que non lu abandonará… El ye buenu, dócile y hacendosu… y ansina comu á otros los ha favorecio  la fortuna, tamien esperu que le sirva á él.
D. Luis.  Grande locura me parece…Arranar un niño de los brazos de su madre…exponerlo á los peligros de la mar y los del vómito negro, sin un brazo bienhechor á donde volver la mirada…. me parece hasta criminal señor Juan.
Sr. Juan .  Y que i vamus facer……él más que naide lu desea y hasta lu pide…sus sueños de contino, son marchar lexos d´aquí, pá la Bana, y en so entosiasmo y delirio, dizme que non m´aflixa, pos el sabrá  con so trabayu honrau, tascar el xugo que así m´ayunta á la volunta del siñor Conde.
D. Luis. ¡Ja!¡ja! ¡ja! (con ironía) Y creeis por ventura que podrá algun día, poneros en posesión de estas tierras?
Sr. Juan.  De ménos non fexo Dios, señor….
D. Luis. No delireis señor Juan! Dejad á vuestro  lado al hijo que empieza á seros útil en las faenas del campo,y no soñéis  con riquezas ilusorias, que jamás vereis realizadas.
Sr. Juan.  Por torpi ú neciu me teneis, al falar d´esta manera… Non sabeis, que anque homilde llabriego, serví  d´algunos años en la Corte, en calidá de soldau…. ya anque probe  foy la istrucion  que recibí  de miós padres…el roce y la lletura, ficieron dispertar mió intelixencia adormecía, llogrando obtener un triunfo có nel conoscimientu de les coses humanes…. Catorce años fay que vivo n´este llugar, entregau á les llabores de la llabranza, más non piense por esu, que cierru el pasu á la refelexión… y eses corazonaes del mió fío, que son el reflexo de ún corazón ñoble y d´un alma engrandecía,  son acetades por mí con relixioso acatamientu, les faigo míes, y n´elles veu un rayu de lluz que me priesta allendu pá separáme dél.
D. Luis.  Hablais como un libro señor Juan… cúmplase pues, vuestra voluntad, y los deseos  de vuestro hijo; pero algún día os acordareis  de mis palabras…Si apenas podéis cumplir hoy con el arriendo… mañana que os falten esos brazos…cuál será vuestra suerte….?
Sr Juan.  Lu qu´l cielu quiera…. Ya vos dixe, que mió propósito ye firme.. como firmes son sos deseos de partir… (con resolución) Vuestra misión ye terminada…. Si es q´ dalguna consideracion le merez l´arendatario de treci años.. el llabrador esclavu, cuyo sudor vertió copiosu en les faenes de la llabranza, pá sostenei el brillu y aumentai les pompes del Conde de l´Atalaya… deciile de mió parte, lo que ´i pido…
D. Luis.  Mal consejero teneis señor Juan (tocándole el hombro) Y ese carácter altivo y altanero, que tan mal cuadra en un pobre aldeano, os hará sucumbir..os lo juro.. ¡Adiós! (Mutis).
Sr. Juan ¡Adios ! (Se dejará caer sentado, ocultando la cabeza entre sus manos)
ESCENA II 
Sr. Juan, Teresina.
Teresina. (Entrando por la puerta de la izquierda y tocándole cariñosamente en el hombro al Sr. Juan)
¡Xuan! ¡Xuan! Que pás col Mayordomo  del siñor Conde? Por qué ta ´l cuentro tan tristi y aflixío?
Sr. Juan  (Levantándose).  Non lo estoviese oscuchando.. Que semos perdíos, si el señor Conde no acede á la espera que i pedí…..
Teresina. Y tí le falaste á él ?
Sr. Juan. Sí, Tresina… y por Cristu que me pesa…
Teresina. Y qué te dixo?
Sr. Juan. Veu que pruyes po sabelo… y dirételo muyer… Non pierdas migaya de lo que falo..(Le tomará la mano y se adelantará dos pasos hacia adelante) Lleguéme ayer al Palaciu….y con el mesmo respetu de siempre, toquéi seliquin ne ´l cuartu, donde escribe  el señor Conde… Apenes conoció meu voz, abrióse ésta de par en par y ¡hola! Xuan, me dixo “que novedá poraquí.. ? Si señor y dixe yo… vengo á traele esti dinero de la renta, y á decile all mesmu tiempu, que con motivu de unviar al mió fío pá la Bana evo un crebantu… y falténme mil trescientus riales pal cumpletu…dinero que piensu pagále, con los reitos que tan vencíos,en poder d´un primo mío, vecinu del Conceyu de Tamon…. Mira muyer…lo mesmo foi acabar de decii esto, que non tuve fuelgu pá miralo frente á frente.. Gafo com´un tigre, dió una patada  ne´l suelu diciendu… “siempre estos ladinos, buscan pretextos y arguyen motivos para excusar el pago de sus obligaciones. No lo quiero.. ó todo ó nada… “ Pero siñor Conde y dixi yo… “Nada! nada ! retírese usted de aquí, y mi mayordomo irá á notificarle mi resolución… (Pausa) Salí Teresina de mió alma, sin dáme cuenta del camin  per que pisaba, pos tal yera mió estao de cóllera, rabiura, todu… En diez menutos llegueu aquí, mientres tu subíes al horrio… y con nel corazón feríu, sintiendu mió alma acongoxada por el despreciu que m´acababen de facer… resbariáronseme  les llágrimes como á un neñu, pos m´acordaba de tí, y del fío, q ´l probin nos dexa hoy….
Teresina. non t´apenes Xuan, que Dios ye grande.
Sr. Juan.  Y si Dios llega á faltame… Quién respuende per min?
Teresina. Ten fé, Xuan y non t´allories
Sr. Juan.  Non se si podrei… peru sea Teresina… y Andresin?
Teresina.  Disdi ´sta mañana que non sé dél.. y tú?
Sr. Juan.  Ye verdá….. Non m´acordaba ya que lu mandé á la Villa, á mercar un sergon y un baul… peru tarda y temu toviese d´alguna disgracia, pos que llevaba dinero.
Teresina.  (Se producirá un ruido hácia fuera como el de una puerta que cruge) ¡Calla! Siento q´abren la portiella.. él ye.
ESCENA III
Dichos y Andresin (Este último entrando por la puerta del foro, trayendo al hombro un baul amarrado con una soga de esparto)
Andresín.  ¡Carape y comu pesa! (Dejándolo en el suelo.)
Y eso que tráigolo llueco…
Sr. Juan. Ya lu creo, mi fiin… tu non sabes lu que ye, atravesar la Sablera baxo un sol que aplana el mundo y subir la cuesta de San Cristobal, sin posalo é nel camin?
Teresina. (Contemplando el equipaje) ¡Ay mió fío del alma! Qué tristura me dá, contempláte l´equipaxe.
Sr. Juan.  Y qué í vamos facer, muyer… d´algun díe quedrá la Providencia, que tengamos meyores díes. Dime Andresin, á  ú mercaste el baul?
Andresin. En cás de Ñacaron… y el sergonin, á María la de Pacha…
Sr. Juan.  Y nada más i mercaste?
Andresin.  Sí, señor…, un centuron, un corta-plumes y una cartera….
Sr. Juan.  Y qué pasaxe hay pe la villa?
Andresin. Muncho mi pá… Ya en cas de María Roman, s´alcuentran los pasaxeros de la Villa y de la Usebia… todus casi, son del Conceyu de Salas, y el de Grao.
Teresina. Que sofrir tengu Andresin…
Andresin.  Non tenga pena mió má, que ´n cuantu llegue á la Bana y me ponga á trabayar…non voy á gastar un cuartu mal gastau, y he de axuntar muncho, pá que ustedes llogren una veyéz tranquilina……
Sr. Juan.  Dios te oiga mió fiin……!
Teresina. (Estrechándole una mano con efusión) Que corazón tan bonu! Ténlo sí siempre Andresin…. !
Sr. Juan ¡Ea! que se fay tarde.. ayúdame á desñudar aquí (dirigiéndose á Andresin ) y tú, Teresina, ves sacandu del arca la ropia, pos baxamos hoy pá san Xuan .
Andresin. Mi pá;y qué gabarra nos lleva?
Sr. Juan.  La del señor Cabezon. (Juan y Andresin desamarrarán el baul, mientras Teresina irá sacando del arca, dos pantalones de dril, una chaqueta, un par de borceguíes blancos, un sombrero de copellon y un espejito. Todo lo irá colocando sobre una tayuela que arrimará al baul)
ESCENA IV
Dichos y Manolín.
Sr. Juan.  Q´hay Manolin?
Manolin. Que vengo á dici adiós á Andresin, que ya se que vá pá la Bana.
Andresin. Hoy llevamos l´equipaxe..
Teresina. Mira Andresin (colocando unos limones que tomará de sobre el arca) Al salir per la Farola,ten cuidao de sorber el agua d´estos limones que ye bona pál mareo…y esta lllibra de zúquere, ye pa dar dolzura al agua de les pipes,que bien sabes se pon mala.
Andresin. (Que habrá escuchado con atención) Si señora.
Sr. Juan. Qué aguda yes… al fin madre.
Manolin. (Mirando el baul) ¡Ay si mió pá me dexás dir pa la Bana….!
Sr. Juan. Y por qué non te dexa dir… ?
Manolin. Fáigole muncha falta… non vé que tá muy vieyín, y non puede casi llevantar la foz….?
Teresina.  Tien razon tó pá, Manolin… Naide sabe el dolor tan grande que ye pá una madre, desprendese de sos fios…
Sr. Juan. (Dirigiendose á Manolin) Tu que vienes de á fora, pa ú marca la ventolera?
Manolin Fay ñordés……..(Durante estos diálogos, todos los personajes procurarán indistintamente dejar listo el equipaje…)
Sr. Juan. (Advirtiendo el llanto de Teresina) Vamus, non llores Teresna… ten valor comu yo lo tengu…
Teresina (Estrechando una mano de Andrés y como dominada por un presentimiento) Y non tendrás miedu al mar mi fiin…
Andresin. (Con aire de satisfacion) Yo sé ñalar!
Teresina. ¡Ay neñu del alma! To inoscencia  me causa mayor tristura… Oyes Xuan? diz que sabe ñalar… ¡ah! (volviendo á estrecharle la mano) Que la Vírxen de Covadonga y el Cristu de Candás te guíe  ni niñin…. y cuandu llegues allá, non t´olvides de escrebir, pos sinó, qué será de tos pás sin noticies tuyes…..?
Sr. Juan.  Si Andresin… nunca dexes d´ scribir……..a ´nque non seya más que pá dicir q´tás buenu. (Se apercibirán á lo lejos los sonidos de la gaita Manolin y Andrés saldrán precipitadamente hacia fuera, diciendo)
Manolin 
Andresin 
Sr. Juan.     Ahí vá la gaita.
Sr. Juan.  (Mirando á Teresina, y luego hácia donde han ido los muchachos) Probes rapaces… ! mira con qué entosiasmo cuerren hácia el gaitero… el nuestro fío, apenes sospecha los trabayos y les penes que i aguarden.
Teresina. ¡Ay Xuan! Non sei lo que siento en mi…Piensar en que tal vez non güelva á ver al fío de miós entrañes… estu ye terrible… Por otru llao, una ideye muy ñegra  me escaxiella el corazon… complirá venti años y el serviciu del Rey  lu llamará, nos lu coyerán pá soldao… sí; peru antes q´eso, quieru que vaya y  xüegue la vida con llibertá…..
Sr. Juan. Tamien yo, como tú…. antes q´eso soceda, prefiero que nos dexe Teresina y  briegue so destino lexos d´aquí; peru que yo sepia que ye llibre.
Teresina. (Con visible amargura) Peru y los nuestros coidaos cuando él nos falte… ? Quién coidará de nuestra pobreza…? El, tan buenu como dócile y gayasperu… t´acompañaba á la Villa, en los díes de mercao, y non hevo ñunca trabayo que non fixese allegre y contintu…
Sr. Juan. ¡Calla por Dios, muyer! Non m´aflixas más…yo fincaré ´l espinazu y ….
ESCENA V
Dichos Andresin y Manolín 
Sr. Juan.  U fuesteis rapaces…?
Andresin  A escorrer tras el gaitero, que vá pá San Miguel.
Manolin. Saben por qué non quixeira dir pá la bana?
Teresina Por qué, rapaz…?
Manolin. Por q´allí asegún cunta Mingon de la Peñera, non se fayen fogueres tan allegres comu aquí…nin xamás  viénonse borrones pe les lloses, donde uno cuando tien fae asa unes pataquines y se farta la barriga… Nin se conóz el magüestu,  nin l´asfoyaza y en xüegos… ? ¡Ay Andresin! cómo vás char de menus el ronce, les chaples y la floca…..
Sr. Juan. ¡Manolin… ! al ´star llonxe de sos pás, tien que olvidáse todu…á Cuba váse á trabayar y non hay xüegos que valgan…
Manolin. Tá bien siñor Xuan, tá bien…..
ESCENA VI 
Dichos d. Luis 
D. Luis. Ya estoy de vuelta (Todos se quedrán mirando á Don Luis)
Sr. Juan.  ¿Y qué diz l siñor Conde….?
D. Luis. Que si en el término de quince días, no le habeis satisfecho los mil trescientos reales que os faltan…os echará a la calle…
Sr. Juan. (Indignado) Habrá xosticia de Dios…. !
Teresina. Ten pacencia…. Xuan….!
Andresin. (Con arrogancia y dirigiéndose á su padre)
Non s´apure mió pá, que le xuro per quien seu, y comu me llamo Andrés, que yo sabré trabayar hasta llograr q´eses tieerres que tantes llágrimes y cuesten, vienan á ser de uste.
D. Luis. (Dirigiendose al público) Risa me dá escuchar estos desgraciados…
Andresin. ¡Sí eh! ríese de miós palabres, por que les diz el  fío de un probe aldeano…
D. Luis. No me río…. os compadezco…
Sr. Juan.  (Con energía) D. Lluis , mire comu ´sta falandu, pos non toleru de naide eses burles, q´aunque probes, miós pás enseñánonme  á ser dino.. y digai al siñor Conde, que i pagaré cuantu y debo….
Teresina.  Xuan! Xuan! per el cielu, non te furezcas…
D. Luis. Adiós… señor Juan… algún día le pesará, mostrarse tan altanero. (Mútis)
ESCENA VII
Dichos, menos Don Luis.
Sr. Juan. Y en toavía non quiés, que yo pierda la pacencia… En so rostru no vés pintada la allegría, co la disgracia axena.
Teresina.  Si sofrir ye nuestru destinu, soframos Xuan.
Sr. Juan. Sea, muyer, lu qu´el cielu quiera… (Con resolución) Ven pá cá Andresin (apartándolo á un lado) Díi adios á  to má; peru sé valiente… y tú Manolin, carga con el baul. (Andrés se dirigirá á su madre; esta que comprenderá la intención, se precipitará sobre él y le estrechará en sus brazos)
Teresina. Non quieru que te vayas Andresin, que te vás ´a morir.
Andresin. (Conteniendo el llanto) Non s´aflixa mio má….
S. Juan.  (Tratando de desasirlos) Peru muyer… yes tu la que fai un momentu me priestaba allendu y agora….
Teresina. (Sin soltarlo) Y tu me dexes Andrés… y quién sabe si pá siempre… ¡oh! non quieru que te vayas..
Sr. Juan. (Con gran sentimiento) Por Dios Teresina que se nos fai tarde…
Teresina. (Agitada y como si fuera dominada por un vértigo) Vés, Andresin, vés… y que la Virxen de Covadonga te´acompañe … toma (Poniéndole al cuello un escapulario que habrá sacado del pecho) Xamás te separes dél, y ruegai comu yo lu faigo en miós tristures y dolores… Abrázame otra vez.
Sr. Juan.  Vamos! (Le pondrá el brazo sobre el hombro y se dirigirá hacia la puert. Manolín marchará delante con el baul; Andresin sollozará por lo bajo)
Teresina. (Dando dos pasos hacia ellos) ¡Yo quiero vete salir…..
Sr. Juan. Esu ñunca…. (cerrando la puerta)
Teresina. (Con delirio y tratando de correr) ¡Xuan! ¡Xuan ! Andrés, fío de mió alma…. ! (cae desmayada)
TELON RAPIDO.
 ACTO SEGUNDO  
(diez y seis años después) La misma decoración. Sobre el llar habrá un manojo de berzas, dos pucheros de barro prieto y dos escudillas. Aparecerá Teresina remendando una saya.
ESCENA PRIMERA 
Teresina. (Dejando la costura que pondrá sobre el arca)
Teresina. ¡Válgame  la Vírxen santa! Non m´acordaba ya, que non chei les berces al pote…y yo aquí piesllando rotures… (se dirigirá al llar y se pondrá á soplar el fuego) apagóse el fueu y non sei á ú tan los mistos pá encendélo.
ESCENA II
Dicha y Juan. (Entrará ñor la puerta del foro, trayendo una fesoria y n forcau al hombro)
Sr Juan. ¡Qué cansau vienu.  Teresina de mió alma (dejará en un rincón los aperos de labranza). Dende que salí de cás, non tuve un momentu de parada… sallando tuve tres hores,  y en verdá te digu, que ya lus años me pesen co´mun fuerti estandoriazu… tengu miedu de mí!
Teresina. Y á ú  tuviste llueo?
Sr. Juan. Dexa muyer… nunca falta un amigu, que lu faiga perder tiempu… Acertó á paar perallí, Pepón el Garabatero,  y mientres chábamos un cigarru, mestamos en nuestres plátiques un monton de coses…. entre ´lles la ñada del maiz, que non tien isti año nada de bona….
Teresina.  Y non i preguntaste po´l  su fío…….?
Sr Juan.  Sí….muyer… Y por ciertu, que tá llocu de contintu co nel… Recibíu carta nisti correu… y una lletra de dos mil riales.
Teresina. Que bien y vienen al probe… (con tristeza) Y á ú  tará el nuestru Xuan….?
Sr. Juan.  Non sei… peru munchu  me  temu q´saya disgraciadu… Tú sabes que fará per San Martin un añu que non s´cribe, nin que naide de lus que ya vinieron, dán razón de ´l . El, que ñunca dexó un correu y que todus lus años nus umbiava pá la renta.
Teresina. Tará probe y non quedrá decínoslo…
Sr. Juan. Cun tal que sopiera que vivía… taba tranquilu.
Teresina. Y yo Xuan….
Sr. Juan. Bien sei que por eses tierres, non anden les coses comu en utru tiempu, pero esu non quita pá que ´scribiés dos lletres. … ¡ah! si sopieran los que tan per allá, que tristes queden los corazones de tóos aquellos que sospiran per algu que tá lexos, y vienen de l´stafeta enaguaos de ver á utrus con carta.
Teresina. ¡Y muncho que si….! Mira la probe de Nicolasa,que dende ´l último díe que embarcó al fío, xamás tuvo una carta dél.
Sr. Juan. Ye qu´l  rapáz foi siempre de mala cabeza.Ya cuando era pequeñin, barruntaba lu que sería… Xamás diba á l´escuela, y anque só pá  lo emburriaba, facía modu de montála é na Ribera, ó nel prao del Rexidor… Peru tengu fame… y son cerque ya de les doce…
Teresina. Ye que tuve  aguardando una moscancia  que i cargué á la Villa y esa ye lla causa de que non te l´pote….
Sr. Juan. Buenu, Teresina…. Mientres tu cocines les fabes, voy cabruñar el gadaño, que mañana si Dios quier, tengu que segar un poquiñin de yerba pá ´l ganao…
ESCENA III
Dichos, D. Luis
D. Luis. Buenos días señor Juan…..
Sr. Juan. Buenus díes don Lluis…ye estraño usté per aquí… (Teresina arrimará una tayuela al llar y se sentará atendiendo al pote y de vez en cuando, á la conversación de Don Luis y su marido)
D. Luis. Nada de eso…  vengo á un asunto que no le habrá de agradar…
Sr. Juan. ¡Carape! Don Lluis, que uste non tenga pá mí, más que males nueves…
D. Luis. Que quiere usted… cosas de la vida… la fatalidad ó como quiera llamársele, de que sea usted el arrendatario, en quien más se ha fijado el Condesito…
Sr. Juan. Llamentu e´nel alma non ser el santu de so devocion… y aún más debo llamentame, per los años que van fincandu mió espíritu que foi d´acero….
D. Luis. No se por qué lamentaros…. cuando en vos mismo llevais, el gérmen de vuestros males…
Sr. Juan.  Cómu!!
D. Luis.  Sí, señor… volved la vista al pasado, reunid fechas, y vereis si me asiste la razón.
Sr. Juan. Non recuerdu…
D. Luis. Débil sois de memoria… Ya no recordais lo altanero y orgulloso que os mostrásteis con el señor Conde y conmigo, por que fiábais en las promesas de un niño, que eran humo nada más…. ?
Sr. Juan.  Pocu á pocu Dos Lluis… Enxamás mió fío, faltó á los deberes de tal, pos nada me faltóu dende que llegó á la Bana… Si hoy non nos atiende pos fai un año que non sabemos dél, non sea esa lla causa pá falar d´esa manera.
D. Luis.  Os falta ya vuestro hijo…. ¡Si saldrán ciertos mis pronósticos!
Sr. Juan. Entoavía Don Lluis… Yo taltále al respeuto al siñor Conde? Yó habéle inferíu ofensa grave? Dicíi cuándo y de qué manera pos estoy alloriau…
D. Luis.  Reciente es el hecho… La otra tarde, en que recogíais narbaso para el ganado, tuvísteis á vuestro lado á dos señores …no es cierto?
Sr. Juan.  Sí…..
D. Luis. Pues bien… el uno era el Condesito de la Atalaya… y el otro; excuso  deciros quien era. Sin dignaros á levantar la vista, ni menos el descubriros  cual corresponde al arrendatario que se encuentra delante de su señor, proseguísteis trabajando… De propio intento,  permanecimos allí más tiempo que el necesario… pero nada,  con la misma arrogancia de siempre, inmóvil y mudo permanecísteis á nuestra presencia….
Sr. Juan. Y en tós….
D. Luis.  Aún hay más…. Picado el Condesito por tan grave descortesía, acertó á preguntarme quien érais… yo como es natural le contesté que un arrendatario del señor Conde …y á fin de que no ignorara, le hice entónces historia de vuestra ilusoria ambición… de las tontas promesas de vuestro hijo…y de lo altivo que os mostrásteis con su ilustra padre.
Sr. Juan.  (Con energía) Bien miserable ye usté… Don Lluis… Non respeta que llonxe s´alcuentra el mió fío, nin  este canes de mió cabeza.
D. Luis. Qué quereis… Yo soy muy franco en todas mis cosas… y jamás ahogo lo que siento siempre que pueda decirlo… (Teresina escuchará esta escena mostrando intranquilidad)
Sr. Juan.  Tien razón….. non sabe aparentar el odiu que guarda drento del pechu, por esta probe famlia  que i xamás dioi que sentir.
D. Luis.  No se como me he contenido y he tenido paciencia para escucharos.. Solo atendiendo á la misión que traigo, pude soportar tanto descaro……
Sr. Juan.  Respetai les arrugues de mió frente… Don Lluis… Deciime á que veniesteis y dexaime tranquilu….
D. Luis.  A haceros  saber que desde mañana mismo, ya no seréis arrendatario de los Condes de la Atalaya… Dejaréis  las tierras y los prados… incluso la casa y el hórrio…
(Teresina que habrá escuchado estas últimas palabras correrá hacia Don Luis en actitud suplicante)
Teresina. Tenga compasión d´stos vieyus, Don Lluis….!
D. Luis. (Retirándose) Se lo he jurado al Conce… (Mutis)
Sr. Juan. Y non vereislo cumplío ……vive Dios!
(Teresina se dejará caer sentada sobre una tayuela, cubriéndose la cara con el mandil. El señor Juan se cruzará de brazos y  permanecerá cabizbajo)
ESCENA IV 
Dichos, menos D. Luis.
Sr. Juan . Cimpués d´estes ventoleres en que xugamos la vida… vénos sin más techu qué la vióbeda celesti… ! nin más amparu q´el cielu. (mirando á Teresina) Probe vieya…. ! Vinieste al mundo pá sofrir  y pá llorar… (pausa) Y yo en mió coraxe dixei que non sería… ¡ah! pensar qu´Andrés… lloca quimera… Andrés ye muertu… toy persuadíu (pausa) Qué non m´falte el valor Dios mio, por esa vieya, cuyes llágrimes me atorturen más mios penes… Teresina 
Teresina. (Levantándose) Qué quiés, Xuan….?
Sr. Juan.  Non llores muyer, que yo buscaré donde dir….
Teresina. Quién vá á tener  en so cás, á dos vieyus comu nosotrus.
Sr. Juan.  Diré a servir de criau… y tu dirás á cás de mió compadre el güeyu.
ESCENA V
Dichos, Manolín 
Manolin . (Mostrando gran alegría) Santus y güenus díes, siñor Xuan…..!
Sr.Juan.  Q´ay, Manolín……?
Sr Juan. Dí rapáz…..
Manolin. Fey tres díes que tuve na Villa, y como seu ansina, dióme  la tintación de pasas por l´stafeta y preguntai al istafetero si había cartes pá San Cristóbal o Raices y sabe una coa siñor Xuan….?
Sr. Juan.  Qué, Manolín ? con gran interés)
Manolin.  Que diénonme una pá usté; pero non ye de la Bana.
Sr. Juan.  Y tú como lu sabes….?
Manolin. Adivinélo pol sobre.
Teresina. Cómu rapáz..?
Manolin.  Si señora… pos les cartes de la Bana… trayen il sobre paxizo…
Sr. Juan. Y por qué non la traxiste de nantes….?
Manolin.  Al blincar la saltadera, menquéme é nun cadril y tuve en casa tres díes.
Teresina. Qué malu yes, Manolín……
Sr. Juan.  Y quién puede ´screbime que non seya de la Bana… dame la carta… (sacará unos espejuelos y se los pondrá)
Manolin. (Quitándose la montera) Guardéla  aquí n´a montera, pá que non se me esmuciese……
Sr. Juan.  Tienes razón… non parez de la Bana….(rompiendo el sobre) Lleamos…
Teresina. Sientu llatime el corazon…. !
Sr. Juan.  Santander…. !! Junio 16.
Teresina. (Con vehemencia) Mira la firma Xuan 
Teresina. ¡Ay! mió Andresin del alma, que lo güelvo á ver!
Sr. Juan.  ¡Gracies, Dios mío…….E
Manolin. Mialma, mialma, equivoquéme, peru non ye de la Bana… Llea siñor Xuan
Sr. Juan. (Leyendo) Queridos padres: acabo en estos momentos de desembarcar y mi primer pensamiento se dirige á anunciarles mi llegada. Teniendo aún, algunos asuntos que ultimar y que reclaman mi presencia, no puedo fijar el día en que les abrazará su hijo que los quiere de corazón. Andrés González del Fresno.
Manolín. (Con gran alegría) Que contintu  estoy siñor Xuan… golver á ver á Andresin…. !
Sr. Juan.  Pero ista carta vien  atrasada…….
Teresina. ¡Ay, que ganes tengu de abrazálo….!
Manolin. Vendrá ricu, eh , siñor Xuan…?
Teresina. Anque viniés discalzu….ye mió fío, y quiero tenelo á mió llao.
Sr. Juan.  Con q´allegría voy á pasás mió veyéz.
Teresina. Y yo Xuan.
Sr. Juan . Perdía del todu l´esperanza, vieno n´unos momentus pa mí muy  azarosus; peru so presencia anque venga fecho un probe daráme allendu…. (pausa). Mira Teresina; non se por que s´ame figura, q´eses son desculpes; la carta tien munchos díes y buenu será que preparemus algu.
Teresina.  Si nada tenemus pá honralo…. Fabes y berces non i gustarán y na masera, non hay  más q´un pucheru de lleche presa y dos escudilles de freses.
Sr. Juan.  Ye lo mesmo… venderemos la roza que tá cortada n´ ´l monte, y  co lo que den por ella, podremus mercar algu pá facei d´alguna cosa. Manolín que tien güenes pates, dirá á la Villa, ¿Non ye verdá, Manolín?
Manolin. Pos non vo á dir…. ? Yo que i quería tanto á Andresin… Ya sabe siñor Xuan…. yo toy allá baxo.
Sr. Juan.  Y por qué non te quedes y xintarás con nosotrus?
Manolin. (Saliendo) Non puedu… escachóseme una madreña y tengu que chai una cantesa. ¡Hasta llueo… (Mutis)
ESCENA VI
Dichos, menos Manolín.
Sr. Juan.  Dí, Teresina…. y á ú  iponemos la cama?
Teresina.  Dexa eso de mió cuenta… ya he piensau, que durerma n´el hórrio…. Peru non t´acuerdes, que mañana non taremos aquí:
Sr. Juan.  Tienes razon y ….
Teresina.  Antes q´eso soceda, diré á ver al siñor Conde y pedirei de rodillas que nos dexe.
Sr Juan.  Eso ñunca… Los siñores, más se ufanen alante d´el aldeano, cuantu más homillado lu ven 
ESCENA VII 
Dichos y Andresín (Andresin sin pasar adelante)
Andresin. Se puede pasar adelante…..?
(Al escuchar esta voz, volverán la cara y se quedarán en actitud muda pero consultiva prorrumpiendo ámbos)
Sr. Juan 
Teresina.  Ye……. Andrés!
(Al propio tiempo correrán á abrazarle, saliéndoles el al encuentro y tendiendo un brazo á cada uno)
Andresin. Yo soy padres míos…. yo soy el pobre aldeano que salió de aquí diez y seis años hace, y vuelve á tener la dicha de abrazarlos… (advirtiendo el llanto) Pero por qué llorar …. No es este el momento de afligirse sinó de ponerse alegres……
Sr. Juan
Teresina. Lloramos d´allegría……
Sr. Juan. Aun t´stoy  viendu salir d´aquí, con aquel baulin y el sergon, onde diba toda tu pobreza… (reponiéndose de la emoción) Peru que güen mozu tás…. paeces á tó pá, cuandu  tenía ventiaños….
Teresina ¡Non pudimos dir á la Villa á  ´speráte…..!
Andresin.  He querido sorprenderles…..
Teresina. Y trais salú……? 
Andresin. No me vé….? fuerte como un roble.
Sr. Juan.  (Como vacilando al hablar) Peru en q´ocasión tan disgraciada llegaste, mi fiin….!
Andresin. (Alarmado) Pues qué ocurre?
Sr Juan. Yes fío… y non tengo por qu´guardállo…. Figúrate q´al cabu de trinta añus que trabayo nestes tierres, échenme mañana d´aquí.
Andresin (Indignado) Será posible?  Y quién   es el que así le trata….?
Sr. Juan. El conde y su mayordomo…
Andresin. Hoy mismo los veré.
ESCENA VIII 
Dichos y Manolín.
Manolin. (Con júbilo) Ya sé que llegó Andresin….!
Andresin (Volviendo la cara y esperándolo con los brazos abiertos) ¡Dame un abrazo, Manolo!
Manolin (Mirando con sorpresa) Peru tú non yes Andrés….  ¡Córcholis ! y comu cambiasti….
Andresin Mas también he sufrido mucho.
Manolin. (Volviendo á  mirar á Andresín) Téngote envidia Andresin.
Andresin. No me la tengas, Manolo. Que en Cuba hay un calvario, si se ha de ganar la gloria.
Sr. Juan.  Tú quedrás descansar de les fatigues  del viaxe…. non ye verdá? Tó má subirá pa ´l hórrio arreglate el cuartiquín … Vés al hórrio Teresina…. (Mutis Teresina)
Andresin . Antes quiero otra cosa, que me está haciendo sufrir…Manolo…..?
Manolin. Que quiés on?
Andresin.  Sabes dónde vive el mayordomo  de los Condes de la Atalaya….?
Manolin Sí, on….  En cás d´Pericon de la Sablera.
Andresin Vés corriendo allá…… y dile que venga la instante….
Manolin De parte de quién y digu……?
Sr. Juan  Qué vas á facer , Andrés?
Andresin. Usted  lo verá mi padre (A Manolín) De parte del señor Juan … No te detengas.
Manolín (Saliendo) A correr, ni un llibratu me gana.
ESCENA IX
Dichos, menos Manolín 
Sr. Juan.  Peru tú puedes acasu?
Andresin.  Oigame usted, padre mío… Aunque llena el alma de amargura, consintió usted mi partida para la Habana…. y yo la efectué con júbilo… Cuánto he sufrido para lograrme una posición independiente en aquel país…. sólo Dios y yo lo sabemos… Jamás pude olvidar en tan largo tiempo, las gratas impresiones de la infancia, ni el recuerdo siempre dulce y cariñoso de mis amantísimos padres… y si alguna vez llegaba a mis oídos, el eco de un ixuxú lanzado por algún comprovinciano que alegre y contento cruzaba las calles de la ciudad… por que los hijos de Asturias, al encontrarse lejos de sus hermosas y agrestes campiñas, de sus bosques y sus valles, de sus playas y sus ríos….. sienten avivarse  en sus pechos el sacro fuego  del amor patrio y en sus nobles corazones, llevan impreso el sello de su entusiasmo por la humilde  choza que los vió nacer…. por su pueblo y su provincia….(pausa) Siempre con afán creciente, ni el trabajo me ha rendido, ni el placer logró por un instante desechar el recuerdo de lo que fui…. y el deber que al partir de su lado me impuse… pudiendo al fin y tras grandes privaciones, cumplir una promesa formulada en la infancia, y en los instantes solemnes  de mi partida para Cuba…. Ya estoy aquí. Cuanto soy y cuanto valgo… es de usted padre mío… Estad tranquilo, que si el Conde no accede á la venta de campos regados por el sudor de esa noble frente… yo sabré multiplicar la oferta hasta rendirlo, que no hay muro  por espeso  que sea, que no rompa la presencia del dinero.
Sr. Juan.  (Abrazándolo con efusión) Dios te bendiga Andresin… !
Andresin. Estais satisfecho de mí?
Sr. Juan.  Y orgullosu, de tener un fío  que vale tantu!
Andresin. Y mi madre?
Sr. Juan.  La probe foise ál hórrio pa reglate el cuartiquin.
Andresin. Tendremos que esperar mucho por ese caballero?
Sr. Juan.  Tien la cás muy cerca d´aquí  (Mirando hacia la puerta) Ahí tán ya…….
ESCENA X
Dichos, Don Luis y después Manolín 
D. Luis. (Con arrogancia) A qué soy llamado aquí … podré saber?
Andresin. Al instante… Excuso el preguntaros, si sereis el mayordomo de los Condes de la Atalaya…..?
D. Luis. Vuestro padre podrá responder….
Andresin.  Quiere decir segun eso, que sabeis quién soy……?
D. Luis. Me lo he figurado… os ví marchar cuando niño, impulsado por una ambicion…
Andresin . Es cierto. Ambición  noble que debísteis respetar y no mofaros de ella… más al fin…. quiso mi buena estrella, echar abajo vuestros cálculos…
D. Luis.  Por lo que veo,  segúis soñando tan neciamente como el primer día.
Andresin.  Hablo en serio, señor Don Luis y os prevengo midais vuestro lenguaje… os he mandado á buscar, para que los dos nos entendamos, pues deseo cumplir una promesa que formulé en la infancia.
D. Luis.  (Con ironía) Y aún persistís… No veo yo en vuestra facha, trazas de poder cumplirla.
Andresin.  Por quién me estareis juzgando…?
D. Luis. Por el hijo de un pobre aldeano… que fué á la América y llega, creyendo cegarme con su falso brillo….
Andresin. Ahora lo probaremos… ¿Cuánto valen las tierras del señor Conde, regadas con el sudor de este anciano? (Señalando al señor Juan )
D. Luis. Para qué lo preguntáis, sinó  habreis de pagarme por ellas lo que valen.
Andresin.  Os lo exijo. Don Luis.
D. Luis. (Con énfasis) Ciento trece mil reales…. !
Andresin. Ja! ja! ja Os devuelvo la carcajada  que lanzásteis, cuando este anciano soñó que su hijo pudiera llegar á poseerlas… os acordáis? .. Dos millones de reales cuenta el hijo del señor Juan, para cumplir su promesa….(El mayordomo dará muestras  de gran asombro, Manolín pegará un brinco y el señor Juan también mostrará gran admiración)
No os asombréis! Dos millones de reales y la gerencia principal de una casa de comercio en Cuba… con que ya veis si podré comprar al señor Conde, su actual y rural fortuna…. pero no me respondeis….?
D Luis. Me habeis dejado estupefacto… y no sé que responder….
Andresin.  Creísteis  realizar sin duda, una venganza pobre en el día de hoy, arrojando á la calle á dos ancianos sin contar con que podría vivir su hijo, para acudir en su auxilio….
Sr. Juan.  Y vás á comprar les tierres? Mira que non valen tantu!
Andresin. Aunque doblara su precio. Qué decís, Don Luis?
D. Luis (Con servilismo) Jamás mi ánimo ha sido tratar con tanta dureza á vuestros padres… Iré á ver al señor Conde y contaré lo ocurrido. Puedo casi aseguraros  las ventas (aparte) (Ciento trece mil reales! Tiempo hace que el señor Conde, no  vé tanto dinero reunido)
Andresin.  Daos prisa, pues quiero, que no pase del día de hoy…. pero ántes entregadle  esta tarjeta al señor Conde, para que sepa  quien compra…..
D. Luis.  (Leyendo) Andrés González del Fresno, Caballero de la Real y distinguida Orden Americana, Isabel la Católica.  Excelentísimo señor (inclinándose) Tendré mucho honor en serviros… (Mutis).
ESCENA XI
Dichos, menos D. Luis 
Andresín. (Mirándole marchar) Miserable! Pretende borrar la huella, que dejó marcada su emponzoñado  aguijón.
Sr. Juan. Peru Andrés ¿Ye verdá todu esu que oí? 
Andresín. Si mi padre, todo es verdad…..
Manolín. (Que se habrá ido acercando) Tu yes tantu com´ un Rey? Yo ´stoy alloriau!
Andresín. Eso no es nada, Manolo.
Manolín. Mialma, mialma… entovía  te paez pocu?
Sr. Juan.  Y que piendes facer cun tantu?
Andresín. La felicidad de ustedes…
ESCENA ÚLTIMA  
Dichos y Teresina
Andresín.  Y la de esa anciana, que vertió muchas lágrimas por mí.
Teresina. Arregladín te lu dexé y a ´nque probe, hay muncha llimpieza.
Andresín. A todo me he acostumbrado. De hoy mas, no sentirán ustedes la estrechez de la miseria….
Teresina.  Déxame gozáme con miráte, Andresín….que me paez ver los anxeles del cielu….
Sr. Juan. ¿Y tú volveráste a marchar?
Andresín. No. Servirles de amparo en la vejez, ha sido mi propósito.
Sr Juan. Qué buenu yes Andresin…
Andresín. Y tú Manolo… ! que jamás  abandonaste á mis padres, pues sé que les ayudaste en lo que has podido…vendrás a vivir con nosotros, y cuidarás  de las tierras que yo compre…
Manolín ¡Ay, Andresin  del alma! Yo fechu casi un siñor…cuando ni un garitin  de boroña tenía pá xintar.. bendígante mios pás que tán na gloria…. y Dios t´aumente munchu lo que tienes… Déxame besate la manu… (Tratando de hacerlo)
Andresín.  Nunca…! Los dos nacimos aquí… y juntos nos hemos criado… seremos siempre lo mismo…
Sr. Juan Peru cun tanta allegría naide  i quiso xintar.
Andresín Hoy no (calcando la frase y sonriendose) xintamos aquí… Eso será en la Villa…
Sr. Juan 
Teresina.   ¡Cómu…..
Andresin. Que allí lo dejé dispuesto, para celebrar mi llegrada.. Ven con nosotros Manolo….
Manolin. (Tirando la montera al alto y gritando) Que viva Andresin del Fresno….!
Andresin. ¡Ah! pero antes de marchar, déjenme  que desde esta noble Provincia, dirija  un cariñoso recuerdo, á la Perla de las Antillas… á esa Isla de Cuba… qué tan cariñosamente me tendió  sus brazos, y á cuyo  fértil suelo debo Una promesa cumplida, Y por ella, Comer tranquilo en mi hogar Fabes, tocin y morciella. 
FIN

Andresin el de Raices.  Una promesa cumplida. Francisco Fernández Santa Eulalia. Habana 1887.-


jueves, 18 de octubre de 2018

Junco (Xuncu) Ribadesella








Junco (Xuncu). Aldea y parroquia de  Ribadesella. la parroquia comprende los lugares de Junco y  Cuevas y se encuentra  situada  en la margen izquierda del río Sella. La aldea de Junco se encuentra  a 4 km de la capital municipal. Aislada y en un paraje  de singular belleza se levanta la iglesia románica de Santa María de Junco -catalogada como Monumento Histórico Artístico -datable en el siglo XII, reformada en el siglo XVI y restaurada en 1984 tras la destrucción causada  durante la Guerra Civil. Es de nave única rectangular y ábside semicircular, separado por el arco triunfal, sustentado por columnas con capiteles de aves y rostros fantásticos. Sobre la puerta principal figura el escudo de la familia Junco y una inscrpción  de difícil  lectura. 





La Aguyeta de Dolores

-¿Tráesme aguyeta, Pepe?
-No te  la trayo.
-Portéstite dentonces!
-Sé lo que jago.
Un paxarin me dixo
lo que tu eras, 
cuando yo arreventaba 
pe la tiyera; 
que andabas en paliques
co´los indianos,
sin importate un pitu
lo que jablamos
cuando nos vimos
de noche  en el to güertu
pa´despidinos
¿Acuérdeste de aquello?
Por mor del agua
(porque llovía sin tinu)
tenías la saya
echada per encima 
de la cabeza;
y, metiendo la boca 
pe la mio oreya,
dixístime al escuchu:
“Ve sin recelu,
y de que yo te olvide
no tengas miedu;
que he de querete
jástasa que estos oyos 
cierre la muerte.”
“Cuando venga el  veranu,
la to Dolores, 
mientras que tu trabayas
ente los gorres,
jará los menesteres 
de la labranza.
No dirá á  romerías; 
del campu á casa.
Y si de lo que dices 
puedo fiame
(que no sé: palabrinas….
las lleva el aire….)
cuando tu güelvas,
casaranos el cura….”
“¡Que Dios lo quiera!”
Díxite yo y marchéme
per esi mundiu,
y trabayé en Castilla
como un berrugu
por ver de ganar algo 
pa´ lo tratau; 
y ya al venime, sepi
con que descaru
faltabas á lo dichu, 
corriendo bromas 
con esos de la Habana 
que andan agora 
pe las caleyas, 
engañando á simplinas 
con so fachenda.
“No diré á l”
¡Cumplisti el compromisu
muy bien, rapaza!
No quedó ni un san  veisme
que no te viera;
jacíaste una almíbar
con esi pelma
jiyu de la tía Rosa, 
que vieno  esti añu
y según me dixeren, 
no trexo  un cuartu.
Pero tien fraque,
y eso pa´las palurdas 
e´ lo bastante.
-¿Acabesti? Pos güenu;
me toca agora.
El paxarín que dices 
joy paxarona.
El cuentu, arreglaríalu
como unas perlas, 
porque la tal e´ páxara
de mucha cuenta.
E´verdá que no estevi
siempre en mio casa, 
y que joy á funciones, 
anque contadas.
Santa Marina, San Roque, los Santucos,
la de la Guía….
No sé si á alguna otra.
¿Pero quién piensas, 
que se empeñó en llevame 
casi á la juercia?
Joy la bachillerona
que te dió el soplu;
Rita, que está alampada 
por tener mozu,  
y anda siempre en chismucos
co´los rapaces,
á ver si pesca algunu
mas que sea el diantre….
¡Está güen cuadru,
con so cara de torta
y oyos de gatu!
Unas veces con burllas
porque no iba, 
y otras con sos palabras
tan meladinas,
jéciome dir al cabu
contra mi gustu
á todas esas fiestas.
Molióme muchu
pa´ salir co´la suya;
y, después de eso
escribióte una carta 
llena de cuentos……
¡La muy ….morcona!
¡Oyos de gata falsa! 
¡Cara de torta!
Si andan  esos de Cuba
pe las caleyas 
engañando á simplinas,
eso…. allá ellas.
A mi nengún nacidu 
puede engañame; 
ya sé que de los  hombres 
no hay que fiase; 
que al que, con so monita,
pasa por santu, 
si lu vieran per dientro
vieran al diablu.
¡Con güena daba 
quien quixera reise 
de esta rapaza!
Pero si los indianos
gastan fachenda,
á tí nada te emporta:
será que puedan.
Tocante á lo que dices 
de esi del fraque
no vo á day un bufidu
cuando me parlle.
Si  trexo ó no perrinas 
nada sabemos.
¿Pidióte acasu algo, 
pa´ dicir eso?
No lu disprecies…
por más  que á mí no e´cosa 
que me interese.
-¿Conque no te interesa?
¡Güenos estamos!
Dixístime bastante 
de los indianos
pa´ que yo te conoza
las aficiones…
Bae,  que te diviertas;
Adios, Dolores!
Puedes jacer  to gustu,
que lo parllau
ente nos, acabóse.
-¡Mejor babayu!
-¿Qué me dicías?
¡Miren la sinvergüenza 
como se explica!
Pero no hay que enfadase;
sigui tu antoxu,
y, si se  preporciona,
pesca esi mozu.
Yo no te lu disprecio,
tendrá lo suyu….
-¿Jéciote  cascaritos?
¡Pos zampa el ruscu!
-…Y si,  con sos millones, 
te jaz marquesa,
llevarásme de paje…
-¡Ya lo quixeras!
-Jasta el güen día….
-Que me lu des tú  prontu….
-¿Con quién?
-Con Rita….
Pinceladas. Cuadros de costumbres, descripciones y leyendas de la zona Oiental de Asturias.  Antonio Fernández Martínez.  Llanes 1892.-

Museo del Pueblo de Asturias.-


Pa´la  Tiyera
-Prontu va á jacer un añu
que aquí, en esti mesmu güertu, 
te dixi adiós, al marchame 
co´ ´l tiu Fermín el Melenu
pa´la  Ribera de Aranda
a trabayar como un perru……
-¿Como un perru? Enjamás ví que trabayaran…
-Pos güenu; 
yo vilos.
-¿De que te ríes?
-De nada. Güelvo á mió cuentu.
Al despidinos, jecisti
promesas  que llevó el mesmu
diantre  cuantas que vinieren 
los de la Habana.
-¡Magüetu! ¿Quién los amiró siquiera?
-A otru can con esi güesu, 
Dolores; yo no lu trago.
Quedóme muy güen recuerdu
de aquello que me dixeren
que pasó  ente el adefesiu
del jiyu  de la tía Rosa
y la nieta de to güelu.
Dí tú,  que ero un enfeliz
sin más raigores en cuerpu
que un criu recién  nacidu; 
y que, por suerte, esto´jechu
á deliriar con veletas 
que cambean  según el vientu.
-Dígalo sinó  Ritona, 
que te dexó por……..
-¡Un cuernu pa´ tí y pa´ ella!
-¡Ave María, qué voz!
¡Paeces un becerru!
- Pos e ´ la verdá: ¿Qué bruxa 
descurriría esi cuentu?
Si yo parllaba con Rita
era sin  nengún empeñu
pa´ con ella,  y co´´l aquel 
de enterame del enredu
que traíais  ente manos
tú y el otru…..
-Po´supuestu;
¡cómo si yo te creyera!
-Que me creas ó no, e´ciertu,
-Dentonces ¿por qué  engarrastes 
tú y Perico el Falecheru?
-Joi por custión de un enboque.
-O de una boca… ¡de infiernu!
La  que tien´la to Ritona,
que á un santu i  quita el peleyu,
cuantu más á una inocente 
como yo.
-Como…….
-Así mesmu.
Contábate mil llevantos, 
poniendo  lo blancu negru, 
y tú en todo la creías 
y  te ajogaba  el venenu.
Por últimu presentóse
Periquín el  Felecheru
a jacei la rosca, y ella,
que no está pa ´ perder tiempu,
vió al rapaz  encaprichau,
dioi cara, ponióte ceyu,
enfadéstite con ella, 
riñisti co ´´l galán nuevu,
engarrastes, macucióte 
y  te llevó el  esperpentu
de la moza. Después visti
que el mal no tenía remediu
y´ pa´ quitate la pena, 
busquéstime de consuelu.
-¿Te jartesti,  paletona?
-Tú sí  que eres güen paletu.

-¡Si no sabes lo que parllas,
tan siquiera! A lo primeru
dices que,  al contame Rita 
el enamoramientu
que te entró  co´ ´l  indianete,
ajogábame el venenu…
¿A mí! Bae, me da la risa!
¿Pos no te mandé á paseu
cuando  vieni el otru añu?
¿Te jeci acasu  mal terciu
apegándome á to saya
en ´ os bailes? Dí ¿no e ´ ciertu
que te dexé  en libertá 
de jablar con to… embelesu,
y que  no golví  á mirate 
jástasa fines de Eneru,
que parllamos una noche
en ´ a jila del Robecu?
Pos si yo no te amiraba 
¿por qué había de ser venenu
pa ´mi lo que tu jecieras?
¿Qué me emportaba? Y sien pechu
me jacía cascaritos 
samejante gatuperiu,
como tu dices, sería 
por tenete algún  afeutu,
y dentonces no sé cómo 
había de dame celu,
que cortejase Ritona 
con Perico el Felecheru.
Que me macució …. ¡Recolle!
¡Cuando besó el santu suelu
de la primera guantada 
que i sacudí  ente el pescuezu
y la oreya! Y si no acuden 
á echame mano al momentu
los que andaban per allí, 
tienen que tocar á  intierru
por el mozu de….. to amiga….
¿Piensas que yo tengo sueru
por sangre? ¡No me conoces!
Que te busqué de consuelu
pa´mió pena….. ¡Mentecata!
No paez´sino que en pueblu
no hay más mozas que tú y Rita.
-Pero ven acá, morenu:
si no te emportaba nada 
mió tratu co´´l  habaneru,
¿á santu de qué me dices
que por saber el enredu
parllabas co´la fulana?
-Pos díxitelo al efeutu
de que… el  saber nunca asobra.
Y cuando hay un folasteru
que tien´ fraque, y anda á guzma
de una moza del to pelu,
y  ella que lo agüele ponse
como cabra con cencerru,
y se i revela una suerte
que i baxa  del quintu cielu
y no conoz´ la intención
con que bien aquel corteju,
anque nada nos emporte, 
gústanos abrir el güeyu
y  estar al tantu del casu,
enterándonos  por mediu
de las rapazas paletas
que,  del  unu al otru estremu
del lugar, corren las voces.
Asucedió que co´ ´l  helu
que nos vieno per Noviembre, 
se heló tamién  el deseu
del indianu po´la moza; 
dió fin  al pocu dineru
que traía en ´ a  fatiquera
y se joi con vientu frescu
pa´ las tierras de la Habana,
´onde  diz que no hay iviernu.
Cabósenos la comedia, 
y,  no teniendo otru empeñu
yo  con Rita, retiréme.
-Eres el mayor zopencu
que  se crió con borona
y friera en tou el conceyu.
Si tantu dió que riir
el nuestru cortejamientu,
¿por qué después me busquesti?
-Yo no te busqué.
-¡Está güenu!
Buscaríate yo acasu!
-Tampocu.
-Tu no estás cuerdu.
¿Còmo pudió  ser dentonces?
-Me ´magino que el alcuentru
joi pura causolidá.
- Ya; en la jila  del Robecu.
Y después ¿por qué siguisti?
-Siguí.-… por matar el tiempu.
-¡Probín! y con qué frescura lo diz!
-…. Y co´ ´l pensamentu
de que me aprendieras algo.
-¡Angelucu! A esti borregu
y  da siempre por tomar
á las mozas por colegiu!
-Como usabas jabla fina
tratando co´ ´l habaneru,
pudieras dame leciones….
-Si acasu darete un piensu,
que e ´lo que te jaz más falta 
pa que mejores de pelu.
-Muchas gracias,  Dolorinas; 
se te agraëce el  osequiu,
pero guárdalu pa ´ otru que lo use.
-Sí por ciertu; jora cargu de concencia 
el dátelo á tí.
-¡Mal geniu!
-Déxame en paz.
-Dexaréte.
Mañana salgo del pueblu
pa ´ la  tiyera.
-Güen viaxe.
-Y… si me lo pide el cuerpu,
te escribiré dende allá.
-No me jaz falta.
-Al momentu contestarás….
-Pa ´ ti estaba!
-Queda con Dios.
-¡Vete al cuernu!
Pinceladas.  Cuadros de costumbres, descripciones y leyendas de la zona Oriental de Asturias. D, Antonio Fernández Martínez. Llanes.  1892.- Museo del Pueblo de Asturias.-