COYA

Noche buena
Ya fuxe ´l Sol pel Ocasu Ximelgando la melena, Y al chapuzase ´na mar Dexa de llumar la tierra. El cielu quea ´scamplau Sin una ñube siquiera,  Y llucen les estrellines Al par de la Lluna ñueva. El monte quea sordíu, Orbaya pe la praera,  Y los xatos en corral, Allúguense ´nte la yerba Los mozos hoi non galantien, Nin s´atutien pe l´aldea. Nin van a les esfoyaces, Nin xuguen a la moqueta. Ca cual aspera ´n so casa Fasta l´hora de la cena, Que e llarga la colación, Y fáise descolga ´l pote Que ta ´na calimera; Y va ´scanciando les fabes  Cad´un e n´so ´scudiella. El gatu que ´pigazaba Debaxu de la masera, Anda ´goliendo per ende Por ver si i toca la preba. Comen también les mazanes  Qu´asaren e ´na foguera, Y les sardines arenques Pa que la  sidre apetecia. Les muyeres ruque torta Callente, con lleche presa; Los homes quieren más sidre,  Porque ye lo que yos presta. Non falta quesu i cuayada, El Magüestu, la sosiega, Chochinos n´arroz con lleche,
Pa la postre de la cena. Amontonen los cacíos Pa ´chalos e ´na caldera; Y entós riecen el rosariu Mientres qu´Antona los friega. Entren pel corral pa ´lantre Con muncha xente que llega, Los que van cantar a coru La canción de Noche-Buena. Ellos son seis rapacinos Los más chuscos de l´aldea, Que canten el agulando Y toquen la pandereta; Pos deprendioyos el cura Dotrina, música i lletra, Y pa cantar pe les cases  Anden vistíos de fiesta. Riecen un “Ave-María”,  Chando mano a la montera, Y en comiencen a tocar Cantando d´esta manera:  “Cantemos los Vilancicos,  Comience l´alegre fiesta, Pos ya que ñació ´l Siñor, Esta nuiche e Noche-Buena. Los anxelinos baxaron  A la venturosa ´ldea, Y encariando a los pastores  ´Nunciáronyos esta ñueva: “Pastorinos de Belén,  Vostra dicha ye completa, Porque ya nació ´l Mesíes, Y ´nun pesebre s´alberga. Reclinadu ´nte unes payes El Siñor de Cielu i Tierra, Tiritando ta de fríu,  Y so Madre lu consuela. Correi, correi, pastorinos, Esta nuiche nadie duerma: Di ver al Neñín de Dios,  Y llevai ropa i cebera”. Desque caben la canción  Van pasando la bandea; Y cuerren per toes les cases  Cantando la alta la lleva. A les doce de la nuiche Que ye cuando Dios ñaciera, Toquen gaites y tambores,  Y el vecindariu s´alteria. Ya repiquen les campanes, El cabildru se perllena, Y van a la “Misa ´l Gallu” Entrando tóos ´na Ilesia. Fasta que toca ´l alzar, Cad´un como sabe, rieza; Y canten los Villancicos Con gaita i con pandereta. Desque se ´cabó la Misa, La xente non sal pa ´fuera, Qu´jai que ver el Nacimientu. Y el mesmu cura lu ´nseña. Par´un lladu del altar Hai mofu, peñes i tierra, Cabañes, cases i güertos, Montes, praos i arboleda. Forma ´l pueblu de Belén. Dond´hai muncha carretera, Cuestes pa ´riba i pa ´baxu,  Y muncha xente d´aldea. Un vieyu, va per un puente. Con una carga de leña; Utru, ta piescando ´n riu, Desque ´caben ´la canción, Utru, fai de centinela. Baxen del monte pastores Con goxes e ´na cabeza Pa llevai al Neñu-Dios Torta, miel, lleche i mantega. Tamien unes pastorines Lleven en so servilleta Cacíos, ropa i pañales, Guevos, quesu i fruta güena, E ´nel Portal de Belén, Que ye a móo d´una cueva, Ta ´l Neñín ent´unes payes viendo xente que llega. Cuando ´traren los pastores, Enclúcase la recicla;  Y entoncia los Villancicos Cantaren pa fin de fiesta: “ Correi, correi, pastorinos, Esta nuiche naide duerma,Veremos al Neñu-Dios Qu´ha ñacido ´n esta Tierra-
Francisco González Prieto. 1919.- 
Dibujo de Luis M de Luarca

Capilla de Guadalupe
El mio güelu cuntaba que una vez diba la güela pal molín, y a la güelta pescóla una tormenta muy juerte. Quedó toa empapada. Pónxose como unes sopes. Y al  entrar ena caneyona esa de ahí rriba vió un cabritín negru, piquiñín, muy piquiñín, que debía haberse perdíu de la madre co la tormenta. Berraba ellí al llau de la cebe. Entós, dió-y llástima, pónxolu ´m burru y atapólu con un saco. Cuando llegó a casa , dió-y lleche callente nuna escudiella. El bebiólo y andaba per ellí. Ella tamién se mudó de ropa pa secase.  Entós el cabrita de un saltu subióse a lo altu ´l platera y empenzó a riíse , y dicía: -¡Ay que te vi ´l culo! ¡Ay que te lu ví! ¡Ay que te comí les sopes! ¡Ay que te les comí! Y saltó riyéndose pe la ventana la cocina. Era el diañu burllón. Curuxeri (Cabranes).- 

El fiyu ´l diablu
La Corona de Castro, cerca de Coya, es una altura que reúne bajo un mojón el límite  de tres concejos: Nava, Cabranes y Piloña. Estos lugares son cumbres que suelen estar cargadas de fuerzas desconocidas, que nadie puede explicar claramente. Es lo mismo que ocurre cuando  los dedos de varias personas se ponen en contacto  para producir efectos de misterio. Tales lugares se distinguen por los parajes tétricos y miedosos que encierran. Hay allí unos muros arruinados cubiertos de maleza, y, según las gentes, allí se reunía el Diablo con las brujas para celebrar sus fiestas y para concretar los planes de sus futuras y malvadas actuaciones. Allí cerca, en La Cotariella, al norte de Villa Abaxo, que es Coya, había una casa  que se llamaba la Casa ´l Diablu en el siglo XVIII. Allí vivía una mujer sola. Las gentes dieron en decir que vivía con el mismo Diablo en persona, y cuando la mujer tuvo un hijo, los vecinos de Coya le bautizaron enseguida como el Fiyu ´l Diablu. La mujer murió, y el rapacín, " guapu, blancu y roxu y con unos melgueros güeyinos azules" quedó solu. El Sr. Cura Párroco de Santa Eulalia de Coya, aun teniendo en contra de su parecer a todos, o casi todos, los feligreses, lo recogió y lo bautizó con el nombre de Diosdado, porque dijo que era un regalo que Dios le hacía. A pesar de ello, los vecinos no lo querían, y en la parroquia cercana, Ludeña, también le aborrecían las gentes, porque le suponían heredero de todas las malas artes de su madre y de la abominación del padre, y le creían verdaderamente hijo carnal del demonio y la bruja. Tanto se llegó a enconar el odio, que el Sr. Rexidor, don Cipriano Alvaz Díaz, señor de las Casas de Trambarria, empleó sus buenas trescientas onzas en tener a raya a los vecinos que no querían a Diosdado. Como en la vecina parroquia de Ludeña, no había quien repartiera onzas para tener a las gentes a raya, el odio popular  se había disparado, y pensaron incluso atraparlo  un día y molerlo o matarlo a palos. Entonces los amigos de Diosdado  le avisaron y prohibieron que apareciese por Ludeña por ningún motivo. La cuestión se puso muy tirante y muy fea. Cuando alguno se cruzaba con Diosdado, aun sin tener ni una palabra con él, soltaban una fórmula de rechazo al mal y acompañando ciertos signos de la mano decían: Dios te guarde, lo cual resultaba injurioso. 

Ecos de Piloña. 
Unieron sus destinos ante el altar de la iglesia de Beloncio, la bella y encantadora señorita Dolores Viña, de Arenas; y el simpático joven americano don Cándido Aladro, de Bargaedo en Coya. Bendijo la unión el párroco de Beloncio, don Miguel Núñez; fueron apadrinados por la bella señorita Gumersinda Viña, hermana de la novia; y don Manuel Cuesta. Terminada la ceremonia religiosa, salieron los novios y los numerosos invitados a la misma para Infiesto, siendo obsequiados con espléndido lunch en el restorán de “ La Gran Vía”, reinando el mayor entusiasmo y alegría, dándose entusiastas vivas a los novios. Llanes 1920
Probe Neñu
´N un establu tiradín, con les patines al xelu, ayeri vi á un rapacín más dulce q´un caramelu Yera un Neñu per graciosu, y llistu como una xana; más guapu que toos los neños que cuerren pe la quintana. Una carina ¡qué mona! y unos güeyinos.... ¡qué güeyos!  lo mesmo que dos estrelles. Cuando el probín se reía, facía unos furaquinos metanes é nos papinos... que el veilos daba allegría. ¿Qué faces, Niñín, i dixe, echadín ´n aqueses payes? tás tan tienru y tan blandín que les espaldines mayes. ¿Non ves cuantu fríu fai, y qué gran xelá cayó? Tapa isi cuerpin, mio Neñu, tápate, monín, por dios. Y en sin movese siquiera, nin pensar un migayu, con so boquina de gloria, y más llixerin qu´el rayu, dixo que baxás del Cielu pa ser de los homes guia, pos vió que la tierra taba por llaceries aflixía; y á predicar la probeza, por eso taba en carnines echadín, sin más camina q´unes poques de payines. Mio vida con él pasaba, más temí quitai el sueñu, y faciéndome mil cruces, colé y dixe ¡probe Neñu!. 

Romance de Venturina
En la ciudad de Jaen un moro que en Cristo andaba, llora por non tener fijos; por los de Dios sospiraba. Suplicaba al rey del cielo y á la Virgen suplicaba que le diesen fijo ó fija de la Santa Fe cristiana. Al cabo de nueve meses su mujer encinta estaba; parió una niña muy linda, como el lucero del alba. La niña tiene siete años y por bautizar estaba; no hay pila de bautismo en toda la riolada. Pusiéronla por padrino á mi Dios, que en cielo estaba; pusiéronla por madrina á la Virgen soberana: diéronle por penitencia que á Roma fuese descalza. A la vuelta del viaje, de Roma vino calzada; en el medio del camino le conteció una desgracia. Moros perros la vendían, moros perros la compraban, moros perros le decían: - Niña, tú has de ser cristiana? ... - Yo cristiana: sí, por cierto por la fé que me tocara. - - Pues para casar conmigo has renegar de tu alma; de padrino y de madrina, de la hostia consagrada. - Eso non lo he de facer por la mi vida y mi alma, aunque me quemen en fuego, aunque  me fiervan en agua. Perros moros con gran ira la cabeza le cortban; y por las salas de Cristo Venturina se paseaba. 
Miseria
Hace unos días que estuve en Espinareu, y en aquella soledad, aun estando a la orilla del río, he podido notar una gran enfermería crónica  con hombres y mujeres que se viene padeciendo por siglos. He visto  a sordos, mudos, personas con cabezas enormes, casi enanas,  y gran cantidad de  imbéciles, que han de vivir con todas estas anormalidades, y otras con grandes molestias  en las gargantas con crecidas bolsas que impiden el movimiento del cuello. Y todo esto lo he visto  también en aldeas  de otras parroquias, que hacia el sur  de Piloña tienen aldeas con  estos y otros padecimientos graves, que aumentan cuanto más adentradas en montes están, más retiradas de los caminos. Yo me pregunto si habrá que descubrir  nuevos medicamentos que remedien estas monstruosas  taras humanas, o si será suficiente el hacer desaparecer estas soledades que impiden tantas y  tantas cosas. Cuando la carretera de Espinaredo sólo llegaba á Ferrán, en la misma piedra de dicho nombre  de utilización paleolítica y túnel minero prehistórico, llegué con mi familia a Villa, donde  está la iglesia parroquial, y observé con estupor que más de la mitad de la población era enana, con imbéciles, sordos, mudos y con grandes bocios, y que sin embargo, sabían conducir el ganado con acierto; pero la visión de aquellos rostros  a través de los barrotes de las solanas de las casas, que pretendían saludarnos en aquella tarde de hacia 1915, con sonidos guturales torpes, siempre la recordaré, Los padrones también reflejan esto: 
En 1722 se consigna: 
Juan Blanco Despina, mudo, es hijodalgo.
Toribio Sotil, sordo, pechero, etc.
Mª Josefa Canellada. Folklore de Asturias.
Allá en la paz aldeana del lugar de Bargaedo hay una capilla santa con dos imágenes dentro. Y que según la leyenda de un octogenario viejo a rezar una doncella iba allí de tiempo en tiempo. Y con promesas de amor allí oraba con excesos porque el Supremo Hacedor le diese las nupcias presto, pero aquellas dos imágenes forjadoras del misterio no le han curado los males nacidos por Himeneo. Sabían que aquel amor lejano del patrio suelo pasaba a vida mejor desde el día en que se ha muerto.
Más la rapacina aquella se dió cuenta del siniestro
oyendo que en su aldehuela tristes aullaban los perros. Fue tan leal en la tierra tan cariñoso y tan bueno que más que aquella doncella lo lloró todo un concejo. ¡Cuántas como estas, lectores perderán en el destierro esos soñadores amores que vá evaporando el tiempo!- 

La Vaca y el LLobu
El tíu Cosme diba llevar la vaca a non sé onde, paime que pal mercau de l´Infiestu. Entós, atóla pe los cuernos y aseguróla ´n tueriu de la cerezalona. La vaca, desque se vio sola, empenzó a forcexar y a sopelexar pe la cuerda hasta que la rompió, y la vaca fúi perende alantre. Atopóse con un llobu que-y dixo:  -Vo comete. Y pónxose ella: - Cómime, pero primero dexa que me fartuque un pocu, qu´estoy muy esfamiada. - Sí, pero, entós, márcheste. - Non non. Tú ten pe la cuerda, y déxesmela un pocu llarga pa que podia pacer. Conque el llobu, pa que non se-y juera, ató al so cuerpu, bien amarrada, bien segura, con cuatro ñudos que malaya si se desfacín, debaxu la so barriga. Cuando la vaca sintió que taba bien amarrada, dio un surtíu y salió como si mosquitara. Diba como lloca, y endereizó pal camín de la so casa. Topaba coles sebes, colos escayos, coles piedres, y ella siguía corriendo. El probe llobu non podía defendese. Diba delles veces cabeza, delles de culo, dando trancaes, o tamién abasando encima ´l rau. Non podía facer más que dexar que lu arrastraren, y dicía elli: - Si la cuerda non se ruempe o se desata, vo parar a casa l´amu la xata.  Y allá foren parar. Cuando la vaca paró delantre casa ´l tíu Cosme, ya taba ellí dispuestu, co la foceta na mano, pa dir buscala. Cuando el probe vio tou aquel estropiciu y tresmontoriu coses que se-y venía ´ncima y que non entendía, quedóse plasmau: - ¡ ay, madre, ´l alma! ¿ello qué yé esto? Arremelló los güeyos, y arremangó la foceta encima ´l llobu, y arrexuntando toe les juerces, dexó caer l´arma bien agarrada co les dos manes encima ´l llobu. El probe llobu non podía facer nada; taba sangrando y tou mancorniau, y casi que non podía nin movese. Tou lo que fezo fúi espulise un pocu pa un llau, y la foceta que venía pa él, casyó´ncima la cuerda y partióla dafechu. Antes que el tíu Cosme entendiera lo que tenía pasau, el llobu, que non podía nin movese,  ya taba esñalando per aquellos castañeos arriba que non lu alcanzaba ni un degorriu. Torazu (Cabranes)
Vaques
Tenía yo un prau que llindaba col de Xuan. Y xunta la sebe teníamos un pumar. Resulta qu´el mio pumar tenía manzanes, y yo dicía: - Oye, Xuan. Ten cuidau coles vaques, que hay manzanes ehí, na sebe, y non se vayen afogar con una. Pero yo lo que dicía era pa que non comieren les manzanes. Y así non tenía problema con estar cuidándoles tou ´l día. Un día pe la tardi, una nuviella dél come una manzana. Y tragóla; y empenzó a inflar y tal, y que s´afogaba. Andaba entós el Veterinariu faciendo ´l recorríu ellí per Piñera; llámenlu, y metio-y una goma a la vaca, y el casu ye que la manzana pasó pa dientro, y ¡bueno1 Al otru día, ena Encruciyada dixi-y yo: - Xuan ¿ no te icía yo de les mazanes, que tuvieres cuidau co les vaques, y tal? - Oye , vaya sustu que  llevé...... pero yo toy pensando una cosa: que en ver de los treinta duros que me llevó Benino el Veterinariu por meté-y la manzana pabaxu, si doy una llimosna a San Antonio ¿la vaca sanaría? - ¡Ah! Eso sí que non lo sé. - Yo creo que San Antonio no-y la mete pabaxu. -

La muyer brava
Ella era Enriquetona, y él Refael. Trabayaben los dos al campu. Conque un día allegaren de sallar toa la mañana y non alcontraren en casa ni un rispiu comida. Regolvieren y escaciplaren per toa la casa y non atoparen nada. Entós foren al gallineru  y atoparen tres güevos. La muyer dixo: - Dos pa mín y ún pa ti. - Non, non. Pa ti ún y pa mín dos, que so el que más trabayo. -¡Malañu! Entós el friílos non ye trabayu, oh? Yo dos, y tú ún. Asina aprofiaren munchu ratu, hasta que l´home dixo: - Mira te vo matar. Yo tó comer dos güevos. -Non, non. Mas que me maten, yo tó comer dos, y tú ún. Entós, mátote. Vo llamar al siñor cura y confiéseste, y mátote. Y vieno ´l cura, y confesóla, y ya diben pal cimenteriu. Y ella siguía que non, y que non y que había comé los dos güevos. Taben ya faciendo la fuesa y ella entirriada en que había comé los dos güevos. Conque con eso golvieren pa casa, y ella comió los dos güevos, y el probe dél tuvo que comé ´l güevu que quedaba. 

Un día salía mi tíu Ricardo de casa Pinín de Xuaco. Habín andau de moces. Taba lloviendo. Taba mediu nevando. Conque salieren y oínse munches voces en casa Francisco, entel matrimoniu. - Non me tires per ella, Fina. - Non, non te tiro per ella.- Pero ¿non ves que la tienes toa? ¡so xostrona! Conque acercárense y llamaren: - ¡Francisco! - Qué..... -¿ Non vieren per equí una patrulla regulares? - ¿Una pastilla de qué? -Non, Una patrulla regulares, d´esos que anden poniendo paz.- ¿ Y quién son ustedes? - La Guardia Civil. - ¡Ah!  Buenas noches, señores. Non crean qu´estoy hablando con una muyer normal.  Está lloca. Non me dexa dormir, qu´estoy muerto fríu. Al otru día fué a la fragua, y preguntáren-y: - ¿ Qué pasaba anoche con Fina, Francisco? - E que.... yo tengo una manta solu. Y eso apolillada. Y ella tien dos pa tapase. Y encima tovía quier llevar la mía. Menos mal que llegó la pareja de la Guardia Civil, que si non, ¡la que se arma!. Pandenes (Cabranes).-
Na Ferrería óese tou lo que pasa pela arrodiada, con toes les siñales. Pepón el de Naveda fezo agües mayores nún corredor, ente les castañes que taben asoleyándose en casa un vecín. Entós, llevárenlu al Juzgau de Santolaya. El juez preguntó-y que si era verdá qu´hubiera fechu agües mayores en corredor de Fulanu. - ¿Hay agües má grandes qu´otres? Non lo sabía. - Home non Quiero icíte que i é verdá que tirasti los calzones en corredor de Fulanu. - Home home, ¿cómo vo tiralos, si non tengo más qu´estos , y ya tan remendaos? Si non s´esplica un daqué más, non puedo arresponde-y. - Güeno , güeno; hablando claru, y con perdón, pregunto que si V. cagó ente les castañes del corredor de Fulanu. -¡Ma! Faríalo guapamente, claro está. Pero, a dicir verdá, non m´alcuerdo, porque ye una cosa que fago  tó los dís. Castiellu (Cabranes).-

El Rey 
Enes esbilles, el que alcontraba una panoya "roxa", quier dicir, colorada, un rey, llevántalu en altu pa que lu vean todos y diz: -¿ Quién me homilda esti güen rey? - Yo te lo humildaré. - El güen don que te daré. - Tou lo que me mandes, faré. - Ven acá y te lo diré. Se acercaba y al oído le decía: Vas da-y un abrazu o un besu a Fulanu, o a Fulana, o lo que fuera.  Y cuando diba a da-y el besu o el abrazu ¡ la que se armaba! ¡del degorriu p´arriba! Otras veces dicía: - Adioós que me voy. ¿A ónde te vas? - A buscar amores, que tú non me das. ¿ A quién te vas? Asi, si era una muyer, atrapaba a cinco hombres. Y si era un hombre, atrapaba a cinco muyeres. Entós tenía que dicir  pa qué quería a cada un o a cada una: A un, pa desvistilu; a otru pa chalu al ríu abaxu; a otru pa posa-y los zapatos; a otru pa chalu na cama, y a otru pa dorir con elli. Entonces se armaba la gran juerga: - ¡ Coño, con que a mín tirábesme al ríu abaxu? Taba muy guapu aquello, y pasábamoslo muy bien. Pintueles ( Piloña).-

La llavandera
Era una mociquina que diba a llavar al ríu. Un día alcontróse con un mozu bien guapu, al que nunca había vistu antes. Ayudóla a llevá ´la carga ropa, y fézo-y compañía mentes que´ella llavaba. Falaren non sé cuántu. Dimpués ayudóla a torcer les sábanes, que siempre-y quedaben tan mal torcíes y que pesaben tantu, tan grandones y toes empapaes d´agua. Torciérenles y sopelexárenles pa que soltaren bien tou l´agua. Y riérense bastante los dos. Tovía la ayudó a poné la carga la ropa encima la cabeza y acompañóla un pocu pel castañeu aquel tan escuru que daba mieu. Y cuando  ya faltaba pocu pa llegar a casa la moza, el mozu quiso despidise, y la moza dixo que-y agradecía toa la compañía que-y había fechu- Non tienes nada qu´agradecer. Soy yo l´agradecíu. - ¿ Por qué , si yo nunca lu ví? - Tó los dís que to madre diz "Malditu sea ´l diablu", tú retruques-y : ¡Calle, madre non maldiga al diablu, que bastante malditu tá él!" Y yo eso agradézolo munchu. Y entós, esmucióse pel castañeu abaxu. La probe llavandera corrió pa casa rezando y nunca quixo dir sola a llavar al ríu. Torazu (Cabranes).-

Este era un vecino que subía en dirección a su casa, de noche, y oyó un resoplido  espantoso muy cerca, y al mirar alrededor a ver lo que era, vio delante de sí un mulo gigantesco de orejas descomunales y comenzó a saltar y siguió resoplando. El hombre comprendió  que era el Diablu en persona y echó a correr como un loco. Sólo pensaba en correr. Pero el mulo también corría y el aire de sus resoplidos azotaba la cara del infeliz, mientras con sus patas hacía rodar las piedras donde pisaba. Corriendo, corriendo, el hombre bajó a la carretera y continuó por ella siempre con el mulo que le pisaba los talones y que le asustaba cada vez más con sus resoplidos. De pronto, las casas de la Venta, y el paisano comprendió que si no se escondía, no tardaría en perecer. Se dirigió a la primera de las casas y de una tremenda patada la abrió de par en par, y cayó a lo largo dentro de la cocina, y perdió el conocimiento. Pero todavía oyó el último resoplido del mulo que  se perdió en la noche galopando. 

La Güestia
... Víase por la orilla ´l monte pe la noche. Creín qu´eren los qu´habín muertu naquel añu na parroquia. Salín de noche a facé la ronda los muertos. Cuando venía oíase: ¡¡¡Buúuuuuuu!!! Y si t´atopaben dábente una vela. Y cuando llegabes a casa  y querís prendela ´n candil, vís qu´era un güesu.  Los vieyos cuntaben que pela orilla ´l ríu que diben y que sintíase así como un ensame abeyes. Y entós, al qu´atopaben que-y daben una vela  na mano ena escuridá. Y que resulta que cuando venía pa casa, lo que traía na mano era un güesu. Tamién cuenten que era como una procisión que era de los qu´habín muertu aquel añu na parroquia, y que diben pe la noche: - Andar de día que la noche é mía!.- Andaben pela urieya los ríos y dicín qu´era la huéstica, y seríalu bien. Y andaba ´l tíu Xicón que quería conocé la huéstica, y dixo-ylu al amu. Y dizo-y l´amu: -Ñon ti hagas casu, que ti van rompé la cabeza. Hué payá cuna zurriagüeta , y yuegu s´enmiró cola huéstica y dixu: -Hay que sabé que é huéstica.  Y yuegu emprencipiarin a dar trompazos y yuegu quedó solu ´l tíu Xicón meniandu la zurriagüeta a l´airi. 

Era de Luiña, concejo de Villaviciosa, y vieno pa Naveda. Tuvo en Naveda munchos años. Cuando se ponía a mal con algún vecín....... era mala.  Dotra manera, non, entós era güena vecina.  Nuna casa estuvo munchu tiempu, y dimpués pónxose  a mal con ellos porque quería  la casa y no-y la daben. Entós, metióse-y na cabeza que non la querín.  Y echó-yos maldiciones. Dos cumpliérense. Nuna delles dixo que yos viniera una pérdida per un animal que tenín na cuadra.  Y era una vaca. Güeno , pos esa vaca, en sin caer ni nada, rompió una pata. Y ya non curó nunca más. Pasaren así otres munches  coses. Había estau trabayando  con una señora qué si yo cuántu tiempu. Non sé qué-y pasó con ella, ´l casu é que-y echó una maldición, y de la noche pa la mañana quedó ciega. Era cocinera, era güena cocinera,  y andaba trabayando  pe les cases, y anduvo  per munchos sitios: Echó maldiciones per munchos llaos. Llevábase muy mal col padre y los hermanos y echárenla de casa por eso. Ella tenía en casa una vela prendía, y diz  qu´allumbraba al Santísimo pa que-y concediera lo que pidía. Nosotros dicíamos qu´allumbraba al diablu, porque nun creo que Dios-y haya concedíu eses coses. Una vez oí yo a una vecina  que fó a pidi-yos  lleche, y dixéren-y: - Mira, no tenemos más que una vaca, y tenemos un bandu rapacinos pequeños. Non te podemos vendé ´la lleche. Nu da más que pal gastu  de nosotros. Y la vaca dexó de dar lleche, o dábala con sangre, o qué si yo. Piñera (Cabranes)

Señes 
Era en aquellos tiempos, cuando se pagaba una peseta por subir en coche desde Infiestu. Fuimos un lunes al mercau. Yo venía con otra vecina mía, que era la tía de Falo, y cerca de la Encruciyada y aquel chigre que hay ellí na esquina  del corredor, pero arriba, en corredor, taba ellí una vieyina destes que llevaben  un chal doblau encima la cabeza. Y al salir nosotros del coche pal establecimientu, díxonos:


-¿Venís d´Infiestu?- Sí. D´allá venimos. - ¿Qué tal estuvo aquello? - Bien, bien. Entós, tomamos ellí una cervezuca, y salimos po la carretera pa baxu, que nosotros viviamos na Rebollada. Y siguimos el camín, pero pasando per un senderu qu´había como un atayu pa coyer el camín otra vez, que iba dando güelta. Y cuando  díbamos per ellí, en una camperina que hay así, delante un portiellu de un prau tenín ellí una vaca, vimos sentada a la muyerina col chal ena cabeza. Era la misma. Y yo cunté que había traíu la vaca al agua. Pero non podía ser de ningún  modu, porque nosotros  vinimos a pie pel camín, y ella quedaba en corredor. Entós yo, en vez de siguir el camín  que diba per enfrente a ella, a una distancia así como d´equí a esa casa, torcí pacia el castañeu, pa non pasar per ellí.  Y díxome ella:  -¿ A ónde vas? Esto non te importa nada. Y desapaició. Y morrió al otru día. Yo mieu non.  Pero esto fui ansina. La Rebollada (Cabranes).-

Mio madre, cuando era pequeña, quedó güérfana. Y atendínla y peinábenla dos hermanes que vivín  embaxu la so casa. Una de les hermanes, morrió. Y mio madre quedóse cola otra. Conque esta hermana, a la temporadina de morrir la otra, taba una noche dispierta na cama.  Y de repente  vió una lluz muy resplandeciente ena habitación, y ella asustóse. Y ve que la puerte ´l cuartu, entra una moza muy guapa, muy guapa, que-y diz: - Non t´asustes. Que soy yo. Entós, ella conocío a la ´rmana que se-y había muertu. - Non t´asustes. Vengo a dicite que non puedo entrar  en cielo hasta que non entregues una juente fariña que yo pidí a Fulana ( y nombró la vecina). Una vez que tú entregues la juente fariaña, ya puedo yo entrar en cielo. Y quédate contenta, que yo ´stoy bien. Y en esto, marchó diciéndo-y adiós. Y desapaició la lluz. Y tou quedó como staba.

Una vez iban dos hermanos a buscar hierba a un prado con un carro. Pero debían pasar por la finca de una vecina, y se encontraron con ella y riñeron por culpa del paso. Ellos siguieron adelante. Y ocurrió que, cuando ya volvían con la hierba, un toro de los del carro se dejó caer en el suelo sin querer levantarse. Por más esfuerzos que hicieron los dos hermanos, no fueron a levantarlo. Entonces, uno de ellos , cogiendo un instrumento de labranza llamado vulgarmente forcón, fue recorriendo adonde estaba la vecina. - Mire bien lo que hace. Si a mi toro le pasa algo, la quito de delante. La mujer le contestó casi entrecortadamente: -¡Vaya, hombre, vaya.... que San Antonio lo guarde! El toro se levantó y siguió andando como si nada. 

El laurel
Para alejar las tormentas se queman ramos benditos de laurel. Si no los hay benditos, pueden cortarse de un laurel, porque este árbol apenas necesita bendición; tiene carácter sagrado. Por eso nunca caen chispas sobre él. Es el ramo de esta planta el que sirve para hacer las bendiciones  de los campos y salvarlos sí de los bichos dañinos. Antiguamente en el ataúd, debajo del cuerpo, se metían hojas y ramos de laurel. 
Una costurera de Libardón iba a coser al Eslabayu. Cuando volvía al oscurecer la acompañaba su amo un poco del camino, y luego, cuando ya estaba cerca se volvía. Una noche, cuando la dejó sola , vió que venía una fila de gentes con luces y creyó que era el viático. Les abrió una portiella para que pasaran y se arrodilló mientras lo hacían. No conoció a ninguna de las personas que iban, ni entendió nada de lo que rezaban. Una de esas personas le dió una vela, y otra le quedó en la mano, aunque no traía más que una. Pasó la procesión y la costurera vió que lo que tenía en la mano era un hueso. Le dió tanto miedo que enfermó y murió enseguida. 


Mandárenme a buscar al cura que viniera a poner la santa unción o pa que viniera a visitar a mió güela. Yo diba per esa caneya per onde ves de frente la Parea Avieu. Y ví ellí como si fuera una muyer vistía de luto amarrando una carga lleñe, así: amarrándola. Yo tuvi la sensación de que era mi güela. Pero yo, tranquilu. - Güeno . Yo a mi güela no´y tengo mieu. Luego, aquello saltó a lo que está debaxu, al prau de Fero. Pero diba así como volando. Y dixi: - Güeno; eso yé un chaval, non yé una muyer vieya. Pensé eso y quitóseme aquel pensamientu de que era el espíritu de mio güela. Y tampocu pensé que eren señes pa morir una persona. - Pero yo vila. Vi como una muyer de negru amarrando una carga lleñe. Tovía non estaba del tou amanecíu. Ya se vía, pero non taba del tou claru. Yo era pequeñu, y diba co la inteligencia  de que el cura diba porque ya estaba muy ala; muy grave. Tenía una uremia muy aguda y podía morir. Yo non sabía lo que era uremia nin nada pero dicín que tenía uremia y qu´estaba muy grave. A la güelta, travesamos la llosa mio padre, y per ellí venía don Francisco hablando conmigo. Era un gran señor. Y mi güela morrió a los dos dís. Pandenes (Cabranes).-

Había un cura en Grameu, que yé una parroquia pequeña y probe, que por eso mismu andaba apurau de medios  por la escasez de les mises. Era un güenazu de Dios, y, si non taba tan preparau como otros cures, en materia de esconxuros taba muy allegau a Dios. Había veniu aquel añu pel maiz una epidemia de ratos que non dexaba panoya en pié. Ningún de los remedios que ponxéren era bastante p´acabar co los malditos ratos. Entós, foren a buscar al siñor Cura, a don Juan y ésti prestóse de muy güena voluntá  pa esconxurar los ratos. Traía de casa debaxu ´l brazu un paquete co ropa d´iglesia, el llibru los esconxuros, el calderín del agua y un ramu lloreu. Cuando allegaren a les tierres infestaes, preguntóyos don Juan a los vecinos: -¿ Pa ónde querés que vos eche la epidemia? Uno de los vecinos dixo: - Pa ningún llau. Y otru dixo: Pal ríu.. Pero ´l casu yé que pueden podrecer allá y envenenar toa l´agua. Allá aprofiaren ent´ellos y estuvieren contestes en que los ratos debín dir a un matorral muy grande y abandonau, enonde non había más que piedres y escayos. Don Juan revistióse ´l roquete, abrió ´l llibru los esconxuros , moyó ´l ramu lloreu n´agua ´l calderín, y empenzó a rezongar oraciones  y  soltar ramascazos pa les cuatro esquines de les tierres. 


- ¡Fuera topos, fuera ratos y tou bichu comezón, qu´equí traigo agua benditu y el ramu de la Pasión! Cosa de cinco minutos, y emprencipió a salir la procesión de los ratos y foren tós obedientinos y mansos a metese en matorral. Y acabóse la epidemia. Santolaya (Cabranes)

Una vez empezaron a dicir que había un camín pallá de la Llana Coya, que se oín unes voces. Y en cuantu escurecía ya nadie quería acercase per ellí. Un día, esa siñora de la Infiesta, doña Ramona, diz ella: - Ah,  Pos vo dir yo! Conque garra agua benditu, un ramiquín de lloreu y un rosariu y diz: ¡ Allá vo yo! Y diz-y a Primitiva: ¿ vienes comigo?- ¡ Ay, señora! Yo pallá non voy, que creo qu´está allá non sé quién, el diablu, o un alma del otru mundu..... ¡Ay! Pues hay que dir, que a lo mejor é daquién qu´está pasando penes en purgatoriu. Conque va pallá, y va tamién Primitiva, que-y diz; Vo con usté, siñora, pero hasta allá non llego; quedaréme un pocu atrás. Conque foren pallá, y al llegar a onde se parte ´l camín , onde dicín que taba la fantasma o ´l diablu esi, entonces prepara ´l ramu lloreu, y enrosca ´l rosariu na mano y plántase así, y entós vió venir una cosa blanca, un bultu blancu, ya casi de noche, pel camín del carbayu abaxu. -¡ Ahí ´stá lo que yé! ¡ Ahí ´stá el mieu! Saca entós el ramu lloreu y empezó a echa-y agua benditu, y bueno. - De parte de Dios-y digo que quién yé, que qué yé lo que quier, que si yé cosa del otru mundo habrá que dici-y mises, claro. ¿ Qué diz, señora?, ¿Qué fay equí a estes hores? - E qu´empenzaren a dicir coses y la xente d´Arriondu ya non quier salir de casa pe la noche. Pero güeno. ¿Usté quién yé? - Yo soy el güelu  de los del Fontayu, que vengo con un sacu fariña blancu del molín. Nesti mismu llugar, que naide quería pasar per ellí, entós fo el tíu Manolón y ponse él: Vo yo pallá¡coño!  a ver que hay per ellí, a ver qué demonios son los que hay. Quedóse co la foz pa defendese, detrás de la sebe, al llau del camín. Y entós venía ´l mió güelu, el probucu, con una borrachera grandísima, y venía diciendo.: ¡Bah! dicen que per equí hay un mieu, que si hay un diablu o no sé qué, pero non lu hay, ¡non!. Y l´otru, que taba tres de la sebe, diz él: - ¡ Si lu hay!¡Síiiiii!¡ Meca! Al mio güelu pasó-y la mosca de golpe; tiró les madreñes; corría que fo milagru que non perdiera los calzones, y quedóse al pie la tienda de San Roque pa non dir solu pa casa. Arriondu (Cabranes).-

Contrastes
Dos notas que me chocaron: la una decía: “ Un loco en una iglesia”. Otra: “Un cura cuerdo está en un manicomio.” Leyendo estas dos noticias en dos colegas, me asombro viendo cómo, en este mundo anda tan revuelto todo;  porque si entra en una iglesia, quizá a decir misa, un loco y en cambio a un cura muy cuerdo le llevan al manicomio, no hay duda que aquí anda el juicio en un completo trastorno. Por más que, si bien se mira, tales hechos son muy lógicos y hasta yo creo que encierran filosofía en el fondo;  porque si en las dos noticias, lector, te fijas de pronto:
¿dónde mejor que en la iglesia puede encontrar cura un loco; sí, según una beata el rezar lo cura todo?
¿Y dónde mejor un cura está, que en el manicomio, 
si toda casa de orates para orar es apropósito?
Así que aquellos dos párrafos que he encontrado en dos periódicos,
si bien se les examina no son tan contradictorios. 
Enlace.-    
La Esfoyaza
Pigaciaba la tardi, una tardi triste y escura, más bien ya de noche, pues á dos pasos escasos de nosotros ya non acollumbrábamos migaya. Grandes ñublones tan negros como la fame esmucins´escapaos como ´l diantre, dexando per detrás del rabu suyu unos furacos cuasimente más prietos qu´ellos mesmos. Tal paecía qu´en cielo habín puesto á ensugar munches pieces de sayal. N´había entamao á salir la lluna per tras d´un ñublón cuando ya la tapaba otru más q´á pasu. Allá pel castañeu abaxo oínse ruxir les fueyes seques que pulín per entre los caños. El orpin menudu y calcau ponía ñingando la cara d´unu. Pepín el de Fonsa ensugábase co la manga la chaqueta. Allargamos el pasu. Engolósei á Falin un calcañu na nariz d´un arbol y dió ´n suelu de focicos. Chó dos ajos bien chaos y non gurgutó más. Tábamos ya en metá del camin de la Pereda. Pel otru llau de la vera nuestra oíase el cánticu d´algunos mozos qu´escurro que cual nos irín pa la ´sfoyaza Yera ´questa na casona de Manin l´americanu. Allegamos al praón, deschamos el cibiellu q´abraciaba la portiella; lladró ´l perru asolforiau, con les pates delanteres sofitaes na paré y acolumbramos lluz en corredor al salir la tiá Xuaca á reñir con élli, que fiel el probe á tal mandatu, esmució ´l rau entre les piernes y acurrucose xunto al bancu del portal, non sin afogar en el gañote el postrer lladriu  como si no estuviés tovía conforme. Non tengués cadiao, qu´el perru non vos fay nada- dixo la vieya-¡ Quietu, moro!  Alluma p´acá col candil, neña; paé que tás fata. Per ehí non subáes q´hay un furacu.Y non yera ´quel sólu; más de treta tenia la ´scalera que de vieya caíase á peazos. Rinchó la puerta la salona al damos pasu y piscanciamos un buen agolor á sudor de pates mecío con fumu de cigarros. Más de cien güeyos s´arremellaron en nosotros de la qu´entramos. Oyóse falanciar al escuchu lagunos mozos; pellizcábense nes caderes les rapaces, pero naide llevantóse del só sitiu. - Rifaela: ¡ miá quien tá quí! -¿ Quién yé, chacha? - ¿ Non lu conoces? Paeme que non. - Arrepáralu bien. - Ya lu arreparé, pero non acabo de caer ena cuenta. - Sí, muyer, ye ´l fiyu Victor que ´n gloria esté. -¡ Chacha, cómo se asemeya á su tía Filo! ¿Verdá? Tienes razón. Fícime el desimulau , como que comigo non diba la cosa y á falta de otra meyor en qué sentame afinqué ´l real na jueya que non s´estaba del tau mal que digamos. Tenía yo al mió llau, sentada tamién en suelu, una mociquina abondo curiosa, con los cadriles metios per entre la fueya y les panoyes. Por mió plarte desfueyaba poquiñin, pos nunca en jamás tuvi munchu apaño pa estes coses y gustábame atropar les panoyes más gordes. Vi una tremenda d´allí á pocu y chei mano; pero quedéme alloriau cuando oigo la moza d´al par de min que dicía: -¡ El demoniu  del mozu esti! ¿ A usté fegúrasei  que tou el monte ye oriéganu? ¡Miña p´allí si non m´agarró per una pata! ¿ Cómo non voy apurame? - Non te apures muyer , - dixi. - Mialma si non creí qu´era una panoya. ¡ Pos paécense! ¡Qué ocurrencia d´hombre! ¡ Vá haber que mercai unos lentes! Ye ocurrencia, non estremar la mió pierna d´una panoya! ¡Como non traes medies!..... Eso, á usté, nada i emporta; non traigo medies plorque no me dá la gana ¿oyólo? pero téngoles, gracies á Dios. Di la güelta pa ´l otru llau pa non ver la cara q´aquela condenada, juera ´l alma, me ponía, y de pasu pa sentame so ´l otru cadril, por qu´el del llau derechu ya lu tenía del tou aformigau. Tanta fué la xente q´aquela noche juntose, qu´el que pudo atropar una silluca en que fincar el real piníase per llocu de contentu, y chaba plantes si xunt´á una moza taba, tan y más contentu de so suerte que si atropau hubiés la cosecha meyor de tou el añu. La verdá ye q´habia ca piazu de carína tan nidia y gayaspera, que mialma dixérase que d´alguna ciudá habín salío pa venir á quitamos el sosiegu. Escomenzaren les vieyes á cuntar cuentos y coses más que menos subíes de color y paez que non, pero les moces bien que se esmocayaben de risa. Les panoyes desfueyaes corrín de ano en mano más q´aprisa, hasta llegar á les de Lín de Xuaca qu´en puñaos d´á tres les enriestraba, apertándoles co les xuncies qu´el sobrín de Ricarda i apurría. Pero ya non son estes esfoyaces como les que mió madre me cuntaba. Los candiles de fierru con sain habínlos ya cambeau per un quinqué de munchu lujo. Non vistín ya los mozos de pedrosu y gordu pañu; chau habín ya pa un llao el chalecu d´amariella baeta, el cortiquin calzón y la montera, y gastaben cerilles de restallu en ver de cañutu co la yesca. Non se vía una moza que la saya traera d´estameña, toa al reor con plleguinos enfilaos. ¿ Qué de les medies branques y el pañuelu amarrau per cima ´l moñu? ¿Cómo ya non traín enes oreyes les rellucientes arrracaes? ¿Qué yera aquelo? ¡Tou había cambeau, mialma la mía! Por eso non tán llibres de mil llevantos y calunies. Nin chocóme migaya oir xunt´á min estas palabres: ¿Tú visti otru tal, muyer? ¿Qué fué ? ¿Non lo sabes?  ¡ Como non me lo digas.....! ¡Pos plásmate! ¡ Carai si non tás poniéndome ´n cuidau con tal misteriu ¿Qué te pasa? dílo. ¡ Que dá en dicir la xente que la saya de llana de la mió Carmela fó un regalu que i fizo don Ramón y que si tuvo ó non tuvo que ver con elli.... ! - Serán llevantos. - Non lo son non, endita pizca. ¿De quién salió entós- De Ricardona. Yo non quixera que naide perdiés pe la mió boca, pero estoy en qu´ello hablóse en ca la só prima, que no me puen ver. ¡ Tá, ta, ta! ¿Tómeslo a pitu? Porque sabes ye una falanciona que tien una lluenga lo mesmo q´un zapatu. - Ya lo considero. - Entonces ¿que carai temes? ¡ Ay, boba; mentanto la mió fiya pierde! - Non fagas caso que nada pierda viniendo donde vien. ¿Traes corsé? Dimos fin en un santi amén á les panoyes; apradiamos pa un llao toa la fueya, y Pepin , que ye el mesmu demoniu, escomenzó á tocar la filarmónica. Diérenmos la garulla y bailamos hasta más de las doce. Y ye lo que yo digo: ¡Qué bien se pasa ´l tiempu ´n estos sitios si non fuá pe les males lluengues! Pachín de Melás. 

La muyer juerte. 
Pa baxu la Cobertoria y mirando pa Santolaya, enos praos del Corveru darriba hay una cabaña y una figar muy grande, y un sábado que diba a ser la foguera del Carmen de Torazu, taben llendando dos rapazones hermanos un rebañu vaques y un torón muy grande y muy feu. Ena parte abaxu del mismu Corveru estaba llendando les vaques otra rapaza de la misma edá más o menos que los dos hermanos. Los rapazones anduvieren abasándose pel prau nos reyones del portiellu y cuando cansaren ponxérense a figos, y la probe rapaza tenía que llendar los dos rebaños pa que no se tomaren unes vaques co les otres. Los rapazones, encima que non querín llendar, después que se fartucaren de figos y baxaren de la figar, empezaren a echa-y el toro pa onde ella staba cansada de aguantar toa la mañana y cuando se cansó del tou, díxoyos: - Si me daes con una boñica, preparávos. La rapaza había estranau aquella mañana un vistíu bastante guapu, por eso de que era el sábado del Carmen. Nada más dicir esto, ¡zas! una boñica ponxo-y  perdíu el vistíu nuevu. Ntós, la rapaza separó bien unes vaques de les otres, y  doi-y unos cuantos garrotazos al torón tan grande y tan feu que daba unos bramíos terribles que facín temblar a cualquiera. Dimpués, col palu la llende fúise a los dos rapazos, toa encerrizada de rabia al ver el so vistíu recién estrenau. Al más pequeñacu d´un emburrión tirólu pates arriba y tóvia baxó dando marigüeltes pel prau abaxu. Lluego la rapaza fui engardise col grande. El rapazón agarraba pel vistíu, pero  como era nuevu y fuerte, non rompía. En cambiu, la rapaza entamóla co la camisa ´l rapazón, y fui rompiéndola en tires y dexábales colgando, que paicín talmente flecos o cintes de Carnaval. A cada enviyón clavaba-y les uñes y sacaba cuatro tires de la camisa, Cuando ya non quedaba nada que rompe-y , porque aquello non era camisa, sinon una filtraya retayes, el rapaz viose perdíu y empenzó a llorar pensando na paliza que-y diben pegar en casa si lu vín daquel fechiscu. Al rapaz pequeñu que lu venía ayudar, daba-y otru emburrión y poníalu pates arriba otra vez. Cuando la rapaza lo cuntó ´n casa, el padre lloraba de risa. Y los rapazones, cuando la vín en prau, díbense a llendar a otra parte. Castiellu ( Cabranes).-

¡Coses del Mundo!
En nacer y morrer somos iguales, según diz Xuan el Foscu, los mortales, y que probes y ricos nos morremos po la sola razón de que nacemos. Yo topo muy agudu ´l argumentu pos ye de chispa ´l mozu y de talentu, y cierto ye, en verdá, que non morriera la xente, si primero non naciera. Mas si en fin y prencipio hay parecencia mientres dura la vida hay diferiencia; unos fártense y fuelguen, tienen  miles, y los utros ensiñen los cadriles.Ansina lo dispunxo ´l Soberanu y, homilde al so mandatu, el bon cristianu, sofrir sin mermurar debe so suerte, que la vida escomienza co la muerte. ¿Los déos de la mano son iguales? ¿Non viésteis al coyer los maizales con tres panoyes, munchos aparráos, y dalgunos sarnosos y xeláos? Pos lo mesmo asocede  á los nacíos..... quiciáes los más tristes aflixíos, á forza de sofrir ´n aquisti suelu un llugarín atroquen en el cielu. Mas golviámos al casu; los pichones, pavos, pitos, perdices y llacones, á los probes non dan estomagada.... ye propia de los ricos tal llacuada. Nunca tríen  el suelu, siempr´en coche van arrepanchigáos día y noche; nin saben que ye azáu, nin mesória, nin llaviegu, forcáu, nin fesória. Todu ´l añu gociando, muy fartucos, dúrmen atopadinos como cucos. Tienen escaños d´oro, muy folgáos, arellánense nellos: los criáos, qu´el saber qu´apetecen ye so xera, cuerren per casa sin triar siquiera. Ruxen esquila pa llamar al ama, onde comen, escriben y en ´a cama; y malapenes ye repicotiada. Escudielles de plata solamente verás enes cocines d´esa xente; de barro no  les quieren...... ¡porquería! ye bona pa los probes tal cacía. Galvaneros, fartucos, refalfando, ye solo ´l so llabor estar folgando en tanto que los probes desgonciáos en turriones el sol dexa trocáos. Dios ansina lo quixo.... ta bien fecho; esmuergue quien lo tenga  y bon provecho, mas ye bono  que sépian los señores les llacéries del probe, y los sudores que yos cuesta un zoquete de centenu, que par´ellos pior ye que venenu. Ya amanéz, los paxarinos esnalando so ´l teyáo, faen dos mil gorgolitos en el roble y el carbayu. Lladra el perru, berra el güé, pia ´l pitu, canta ´l gallu, barruntos de que ya ´l alba cuaya de perles los campos. Abre los güeyos un probe..... homildicu, bon cristianu, fái la siñal de la cruz, esperézase, da un saltu, pon madreñes si les tien y si non fuxe descalzu, pero non gurgut´al vése en tan llamentable estáu. Cuerre listu á la masera, garra la boroña un gaxu, y lláncia de puru gozu un ijujú por bucáu. Acullá .... lloñe... nel monte, con útru ye asonsañáu que lu allenta, y pergozosu blinca sebes como un galgu. Naide está allí con tortóriu: al grande y al pequeñacu non s´escuende que les fabes nacen con munchu trabayu. ¡ Folgar y comer... ! ¡ Mentira! Muy lluego d´un berganazu se faría al galvaneru andar más listu qu´un gamu. Al folgazán non hay moza qu´en tientes quiera mirallu, por más que se desazone y sea derechu y guapu. Todo ´l mundo allí trabaya  faiga sol ó esté nubláo desque Dios non úmbia ´l día fasta vellu arrematáu. Teodoro Cuesta.

La parroquia de San Lázaro de Vallobal, en el concejo de Piloña.
A la mitad del kilómetro cuarto de la carretera que sale de las proximidades de Villamayor en dirección al Castañoso.  Quemada en 1936 la antigua y tosca  imagen de San Lázaro, fue sustituida  por otra moderna y de escayola; pero esta imagen en el centro del altar mayor, viene a mostrarnos que Vallobal, es , entre las iglesias  que pertenecieron a malaterías, una de las pocas que conservan la advocación de San Lázaro, pues en la mayoría de los casos  dicha advocación ha sido transferida a la Magdalena.  A unos metros de la iglesia, hay una casa antigua, de planta baja y un piso, a la que aún se denomina La Malatería; detrás de ella, y al lado del campo de la iglesia, una pequeña finca que se conoce como El Huerto de los Malatos, y todavía encontramos un Prado de San Lázaro, a unos trescientos metros de allí en dirección a Miyares.  En los  ciento catorce años que van desde 1661 hasta 1775  ingresaron en Vallobal unos sesenta enfermos.  En algunos casos  sus estancias superan los diez años; en otros la muerte  sobreviene antes de los seis meses; pero en muchos el alta se produce por curación.  Esta clase de altas parece en Vallobal mucho más frecuente que en otras malaterías, y ello se debe, sin duda, a que la renta de un copín de pan que los enfermos fundaban a su ingreso, sólo quedaba a beneficio de la malatería cuando el malato llegaba a fallecer en ella.  Las limosnas  y rentas las recogía el farnero o cobrador, siendo excepcional que en esta malatería tuviesen que salir los enfermos a mendigar. " La casa que thienen destinada para su abitazion, se recojen en las casas de los vecinos, quienes les socorren con lo que tienen, así castañas, nueces y otras cosas, leña y abellana, solo por que no parezcan" Hospitales de Leprosos en Asturias.- José Tolivar Faes. 
Aquel hombrucu roín, tou él añegratau, que dicín dél que facía puntu como les muyeres, que lo había aprendíu ena cárcel, nonde ´stuvo porque había matau a un hombre. Casi que non mos atrevíamos a pasar per delantre la casa dél. Siempre andaba per ellí un goliatu raru, per una tabla berces qu´había pa un llau de la casa. (Más tardi aprendimos que aquello que golía era apiu, sin más). Non sabíamos cómo se llamaba, nin lu víamos hablar con naide. Teníamos-y así como un pocu respetu mezclau con rabia, ensin que fuera rabia. Entós, el mió ´rmanu y yo entamamos seguro que non teníamos munchu que facer da-y un sustu o algo así. Esperamos al anochecer.  Teníamos arrancau de la güerta la mio güela un calabazón de los más crecíos qu´atopamos. Vaciámoslu, dexámos-y tres abertures arredondiaes pa los güeyos y la nariz. Tovía discutiemos si había que dexa-y abertura pa la boca o non. Por fin, non la dexamos. Aquello tenía per dientro unos espetos de palu y tou ello colgaba de unes cuerdes. Ya pel escurecerín fomos paquel llau de la güerta los goliatos, ellí, col campu llibre delantre pa correr. Entós prendimos la vela dientro ´l calabazón. Esto fiede qu´apolmona, dicía ´l mio ´rmanu. Ellí aguantamos hasta qu´el hombre aquel golvió pa casa. El sustu fuy bizarru. Taba tou escuru, y la calavera de lluz aballicábase pigaciando hacia la ventana el so cuartu de durmir. Llamó, gritando, a daquién y lluego metióse corriendo pa casa. Y por si acasu  salía co la escopeta el crimen, saliemos el mió ´rmanu y yo que non mos alcanzaba ni una maldición. La Parte (Cabranes)

Bastián
¿Non vos acordaes d´elli? Sí, om, sí. Esi que era un pocu coxu..... Un día llegó per equí... Naquel tiempu, buscábense munchu los xatos. Non sé si por la guerra, o porque faltaba carne, o por qué era. Resulta que al pocu de ñacer ya los trataben, y ya quedaba ´l tratu fechu. ¿Non ves que hay que tenelos dos o tres meses hasta qu´el xatu esponxingue? Pues nesi tiempu andaben muy buscaos. Y pasaben per aquí xentes a ver si podín pescar algún. Un día allegó per equí Bastián y pidió una botellina sidre. Tuvo falando munchu; con unos y con otros. Y cuando ya taba acabando la sidre, díxi-y yo: - Entós, ¿qué te trae per equí, oh?  - Pos vengo... toy esperando que golvia Enrique l´Oteru pa echa-y el toro a una vaza que traigo. Y ....... ¿quiés creer que pasó per equí ún y que ya quixo comprame el xatu d´esta vaca?  -Sí, sí, Esti Bastián..... Díbamos un día a misa a Torazu, y andábamos hablando de les marques de los relojes. Y diz él: - N´ome, non Como el que yo trexi de la ´Bana... ( El había estau pe la ´Bana un pocu tiempu) . Esa marca sí que é güena. Como esta marca non la hay. Mira, l´añu pasau perdilu yo sembrando na LLosa. Y alcuéntrolu l´otru día ´mbaxo una boñica, y al dicir a Dios que tóvia taba andando!¡ Que sí, que sí, que lu alcontré pel soníu cuando diba a la pación! Esti hombre siempre tenía recursos pa tou, y siempre taba de folixa. Facía puros de cosecha cuando non había tabacu. Vendía carbón. Y tamién tuvo trabayando na teyera.  Un día, al contróse n´Infiestu a les cuatro la mañana y non sabía cómo golver pa casa. Entós llamó al médicu, que eran don Paco, pa que juera a ver a so madre, que taba muy mala, que taba malísima. Don Paco llevantóse, y cogió ´l coche. Y cuando allegaren: - Don Paco, usté tranquilu. Voy a subir a ver a mio madre, a pregunta-y porque tien mal geniu, que é capaz de matalu. - Pero ¿no dices que está tan mala? - Ye igual... Si  hay algo que no-y gusta.... Conque subió parriba, y bajó otra vez y diz: - Ya-y lo dicía yo. Ya lpuede usté marchar. Que non quier saber nada de usté. Entonces ¿qué-y debo? - Son ocho pesetes. Y dió-y-les . El taxista hibiéra-y cobrau catorce. Piñera (Cabranes)

A tres kilómetros de Infiesto, parroquia de Coya, y al lado de la carretera de Oviedo, no ha muchos años que se descubrió un enterramiento  muy extraño de cinco cadáveres, colocados alternativamente la cabeza del uno á los pies del inmediato, y, al lado, unas bolitas con puntos y otros signos ininteligibles. Los cadáveres estaban en buen estado de conservación, pero fueron destrozados por completo al sacarlos del sepulcro para conducirlos al inmediato cementerio. Lacrimosidad que debiera despertar este otro caso se satisfizo  con decir que era un enterramiento celta y con la ocurrencia de algún coleccionista que, a guisa de recuerdo, guardó varios dientes de sano y blanco esmalte. Cuando llegó el hecho  recientemente a nuestra noticia, impresionados por las nada comunes circunstancias que le rodean , sitio del hallazgo, objetos encontrados en ellos, etc., hubo de surgir en nuestra memoria lo que habíamos leído en punto al ceremonial funerario de los pueblos arias, los cuales, según ya Herodoto sabía, tenían la costumbre de sacrificar cierto número de servidores al ocurrir la muerte del jefe ó señor, para enterrarlos juntamente con él; y como en fecha próxima se enlazó con este dato y dió margen a interesantes discusiones entre los hombres de ciencia la invención en Alejandrópolis de un enterramiento muy semejante al de Coya, por el número exactamente igual y disposición parecida de los muertos, no se tendrá por impertinente señalar la coincidencia , sin pasar más adelante por lo que á nosotros toca. Aquéllas bolitas enigmáticas encontradas junto á los cadáveres de Coya, nos llevan a hablar de otro presunto descubrimiento cuya noticia debemos a un antiguo discípulo y amigo con el que, para verificarla, acudimos al lugar del caso, el cual no es otro que la altura, inmediata a Oviedo, sobre la que se levanta el antiguo santuario, hoy completamente reedificado, del Cristo de las Cadenas. A la izquierda de éste, sobre Vega, dominando  y atalayando por el frente y a una y otra mano un dilatado horizonte, el terreno aparece dispuesto en varios tajos ó escalones, entre los cuales hay descansos o planicies de mayor o menor extensión, nunca mucha, y en uno de ellos, aquel amigo, se sorprendió un día con el hallazgo de numerosas piedras de forma regular, aspecto barrio y notable peso, á modo de huevos de gallina ó pequeñas pelotas, que aparecían sueltas en la superficie del suelo o incrustadas en él. Por observación más detenida, creyó ver que las tales piedras eran bolas de barro muy duro que tenían en su centro una verdadera piedra que servía de núcleo, y de que fuera de una determinada zona, no muy amplia, no volvían a presentarse. Como el producto no parecía resultado ú obra de la naturaleza como la disposición de aquel lugar era la más propia de castro, sitio fortificado o estación de primitiva  adecuada industria, el inventor llegó a afirmar que se trataba de un depósito de piedras de honda, elaboradas por remotas gentes. Nosotros que, según dijimos , examinamos el sitio en cuestión, logramos recoger por nuestra mano varios ejemplares. De aceptar el informe, allí, en el Picayón, como lo denominan los aldeanos del contorno, habría habido honderos, hábiles en fabricar el más primitivo de los proyectiles que usó el hombre y que, con destreza tanta, valiéndose de la honda hecha con nervios ó tiras de piel de animales, cuerdas de cáñamo u otras materias, dispararon fenicios y hebreos, griegos y romanos. Monografía de Asturias- Félix de Aramburu y Zuloaga.1848- 1913.- 

Había equí una muyer que dicía que-y agüeyaben los fiyos,  y qué si yo..... Antonces diba a Piñera, a una paisana qu´había ellí, y dicía que esa paisana echaba-y una cruz en agua y curába-y-los. Dimpués deso, tenía que poneyos a los rapazos una bolsina cagayones de gochu pa que no-y los agüeyaren más. No-y cobraba nada. Na más que yos pidía pa les ánimes, mises pa les ánimes. Antes echaben la cruz en agua. Agora diz que ponen una cruz negra. Esa agüeyadora, tá en Méjico, y tóvia sigue creyendo neso. Taba pero ciega neso. Folkore de Asturias- María Josefa Canellada.-

Histories
Equí p´arriba había una güena iglesia antigua. Quemó. Enterrada  pal llau del altar mayor, encontraren una muyerina intacta, como una momia pero bien conservada. Tres o cuatro veces la cambiaren de sitiu, y non había posibilidad de que se desficiera. Non sabemos quién era. Cuando andábamos los rapazos per ahí xugando, atopábamos güesos llargos, tibias y peronés,  y unes calaveres horribles.   Arriba, en altar, atopé yo un hisopu enteru, y unes vinajeres, unes jarrines d´éses, que con tantu calor del quemau taben toes retorcíes. Vino un paisanu d´Infiestu, que se llamaba don Tomás, y llevóles, Hoy, pa mín, tener eso no habría dineru que lo pagara. Tamién venía la xente a robar piedres deses que taben así, faciendo l´aleru, y que mirando pe los llaos, tanto ´l sol a meyudía, tenín munches figures, eso, canecillos, y eren figures de toe ´l races, y creo que eso era como faciendo burlla de los cures, que les facín los canteros así. Santines Piloña. -

Los pantalones claros
Con aquellos candiles que había antes…. Echáben-yos aceite, y ponín-yos una mecha. La mecha era un cachu de camiseta o de la tela que había antes, que quitáben-yos una tira y poninla ellí, y alumbraben con aquello.  El aceite era de saín, de grasa.  Pero esto ya era cuando ya diba reformándose un pocu; pero cuando él empenzó a coser alumbrábenlu   co los abuxos, que eren los tallos de una planta que hay abondu della per ehí. Pelábamos  la varina y prendíamosla y dicíamos nosotros: -¡Cosi, güelu!, mentes que lu alumbrábamos. El cosía pe les cases. Ena mía alcordanza  ya non salía a coser. Facía ya en casa  pantalones de pana de esos que se van  quedando amariellos. Facíalos de les dos partes de atrás, y ¡huy! unos de aquellos eren unos pantalones nuevos ya.  Los vecinos traín-y  los pantalones pa que yos los remendara. Ponía otru géneru encima del primeru, porque ya ´staben gastaos pe les rodiyes y per atrás. Eren de una pana así……. que quedaba como amariellu.  Todos eren así; cuando eren nuevos eren más oscuros, y según diben haciéndose vieyos, eren más claros.
El mió güelu facía escarpinos pa tou ´l pueblu. Eren de sayal. El sayal facíase  nún molín, nún batán del ríu. Facínse mantes (entre pulgues y mantes ¿quién dormía?). A los escarpinos  ponín-yos  una suela de pelleyu d´oveya. Alcuérdome yo de ver coselos al mió güelu, y machacaba  les costures con un martiellu.
Alcuérdome una vez que fizo unos pantalones al mi hermanu pequeñu. Entós cocíamos les castañes nuna pota al jueu, y había un banquín de piedra así ena cocina al llau del jueu, y estábamos sentaos ellí, y el mi hermanu pequeñu taba sentáu el últimu, y nosotros teníamos-y  rabia porque él  había estrenau unos pantalones y nosotros  non habíamos estrenau nada. La cocina era d´aquelles baxes, y nosotros  empenzamos a emburriálu pallá, y tantu emburriamos hasta que zarapicó pacia el llar, volcó la tapa  ´l pote y sentóse encima la tapa, pero ¡ay los pantalones nuevos! Pusiérense negros como el carbón. Tós afumáos y prietos. Entós, todos nosotros a riímos. Enfadóse munchu. El pote ya estaba volcau, así que él garró ´l pote y empenzó a dar potazos  enmedio la cocina, que era de llanxes, de piedra. Todos a gritar:
-¡Non dés, non dés, non dés!
Allá mi madre lu tornó, que, si non, acaba col pote por culpa los pantalones claros.
Riufabar (Piloña)- Folklore de Asturias. María Josefa Canellada.-

Romance de delgadina 
Tres fijas tenía el rey todas tres como una grana, y la más chiquita dellas Delgadina se llamaba. Estando un día á la mesa, estando un día á la tabla, la reparaba su padre, su padre la reparaba. - ¿Qué me mira, padre mío, qué me mira pa la cara?... ¿ Qué tengo de mirar, fija?.... que has de ser mi namorada. - Non lo quiera Dios del cielo, nin la Virgen soberana; non lo quiera Dios del cielo que yo sea su namorada. El padre que aquesto oyera á una torre la llevaba: non le daba de comer, sinon sardina salada, non le daba de beber sinon agua de naranja. Delgadina con gran sed asomóse á una ventana, y viendo estar sus hermanos con los mejores de España: - Hermanos, los mis hermanos; ¿non me dais una sed de agua?.. que el corazón se me rompe y el alma tengo arrancada. - Non te la doy, Delgadina; non te la daré, Delgada: que si tu padre lo sabe, la vida tengo jugada. Delgadina con gran sed asomóse á otra ventana, y á las sus hermanas vido bordando paños de Holanda: - Hermanas, las mis hermanas, ¿non me dais una sed de agua? - Non te la doy, Delgadina, non te la damos, Delgada; que si tu padre lo sabe la vida habrémos jugada. Delgadina con gran sed asomóse á otra ventana, y viendo estar á su padre dispuesto para ir de caza, - Mi padre por ser mi padre, ¿non me dais una sed de agua? - Si, te la doy, Delgadina, si me cumples la palabra. -La palabra cumpliré, aunque sea de mala gana. Los criados que tenía todos los manda por agua; unos con jarros de oro, otros con jarros de plata. Al primero que venía una corona le daba: al último que llegase , la cabeza le cortaba. La cama de Delgadina de ángeles está rodeada, y la cama de su padre de degorrios coronada.-



Llobos 
Na cabaña Lauriano, equí pabaxu, hay una cabañina. Entós diben a llendá ´les oveyes y dicín:
-¡Ay! que se m´infló los pelos, que se me respinguen los pelos.  Entós apañaben un palu y llevábenlu arrastrando patrás, pa qu´el llobu non lu viera.
-¡Ay! ahí está cerca, que se me respiguen los pelos.
Conque vinieren pe la caneya Fréxole, col palu  detrás, arrastrando.
Llegaren a la cabaña y ponínse a meté les oveyes, y los pelos respigábense-yos. Ntós metín les oveyes y metínse  ellos dientro, pero ´l llobu metía ´l  rau y facía así  pacá y pallá. ¿Tú crees  que co la puerte  trancada podía abrilo un llobu col rau?
-Sí, sí puede, que esto oílo yo cuntar a la tía Beba, que-y pasó al tíu Picoxu. Que tó los dís alcontraba el ganau alborotau, y non sabía por qué. Tou alborotau, tirando de la cadena, y qué si yo. Entós diz él: -Vo yo saber lo que pasa. Y quedóse ellí toa la noche a ver qué pasaba. Non pasaba nada, pero cuando ya estaba ellí munchu tiempu, vió que la puerte se movía pacá y pallá, y emburriar y emburriar, y qué si yo.  Entós él taba muy atentu, pero non s´atrevió a dicir nada por si era algún ladrón que-y  pegara, o qué si yo. Y cuando ya llevaben  un ratu llargu sopelexando y emburriando pe la puerte, entós vió qu´un rau de llobu taba metíu per ente la puerte. Y entós  él garrólu bien juerte. Sopelexó toa la noche, y él aguantando y aguantando toa la noche. Cuando ya era de día sintió a un vecín que venía madreñando pe la caneya y él non lu soltó. El conocía les madreñes y gritó:  -Fulanu, fulanu. Ven pacá y apaña una fesoria y da-y que lu tengo yo garrau pel rau. Tú da-y que lu tengo bien agarrau. El otru vieno enseguida  con una fesoria,, y dió-y  ena cabeza y matólu. Y ya non pasó nada. El ganau taba alborotau tou ´l día.
Folklore de Asturias. María Josefa Canellada.-

Coses del ferreru de Castiellu
Taben ya curiosando el pueblu y taben iguándolu, porque ´l Angel diba ser a l´otru día. El Presidente la Cofradía tenía que atender qué si yo cuántes coses. Entós, dixo-y al Ferreru que fora élli escontra el Gaiteru Llibardón, que ya taba avisau. El Ferreru non tenía ónde llevalu a dormir y eso era ya un descréitu pal pueblu. Tou ´l mundu tenía ya compromisu co los familiares y forasteros que venín esti añu, qu´eren munchos, y paez que non quedaba una cama disponible en tou Castiellu. Lo primeru tou, llevolu a cenar a la so casa, y diéren-y delles de les fabes qu´habín sobrau de la xinta. Dimpués foren al chigre, y, copina va y culín vien, empenzó a cunta-y cuentos hasta que lu tuvo bien mareau. El Gaiteru ya taba cansau del viaxe y tou eso, y non quería más que dormir. Entós, el Ferreru llevólu casi que a rastres a una tenada, la que atopó más cerque, y dexólu dormir con toa tranquilidá. No-y costó ningún trabayu quitá-y la gaita y va él fui pa casa y metióse ´mbaxu la cama la Ferrera y empenzó a toca ´l roncon. La Ferrera, que ya taba cansada  y dormiendo tamién, dispierta toa axorizada porque sintió que-y emburriaben el colchón parriba, y además sintía aquel ruxir tan espantosu. Llevantóse y salió como un volador, y llevó per delantre la mesuca co les melecines que tovia fezo más grande el estropiciu y el roíu. Desde ´l corredor empenzó a dar apellidíos llamando a los vecinos, que taba ´l diablu en so cuartu. Los vecinos paime que taben dormiendo tamién y naide la oyó y naide acudió. Entós el Ferreru empenzó a riíse con toa el alma. Ella conociólu ena risa y pónxose ella: ¡Ah, cabrón! ¿conque fusti tú? Ya fai años que debís estar ardiendo nos infiernos. Al día siguiente, qu´era el día de la Fiesta, non apaicín per ningún llau ni el gaiteru ni él Ferreru. Como si  los hubiera llevau el Sumiciu. La probe Ferrera era la última que había vistu al Ferreru pe la noche. Y toa la historia del diablu que yos cuntó era lo únicu que podía cuntar. No-y sacaren na más. Ya taba la mañana mediu vencía, y ya sonaben algunos voladores pa acompañá´los ramos que diben allegando. La tía Benina subió a la tenada pa mesar un pocu d´herba pa les vaques y alcontró al Gaiteru roncando tovía ente la herba. Allá lu espabilaren con café caliente y tóvia llegó a acompañar la procisión del Angel. Cuando el Gaiteru la alcanzó, ya diba mediau el camín que llevaben, y diben cantando aquello de: Pues Dios a tí me ha entregado con dignación paternal, Angel mío muy amado, líbrame de todo mal. Los vecinos ponxérense percontentos, porque aquella diba ser la primera vez que la fiesta l´Angel non diba tener gaita. Y túvola. El Ferreru non apaició en munchu tiempu. Castiellu (Cabranes)


La Romera
En el palacio del rey una niña sola había, que su padre la adoraba, que su madre la vestía, Un rosarito que tiene tres veces rezaba al día: el uno por la mañana, otro por el mediodía; otro por la media noche, cuando la gente dormía. Estando una vez rezando, llega la Virgen María: -¿ Qué faces aquí, devota, devota del alma mía? - Estó rezando el rosario que de rezarla tenía. - Yo te vengo á tí buscar para ir en romería. - El mi padre está dormiendo: sin su amor yo non podía. Despierte, padre, despierte; despierte por cortesía; que dentro del su aposento está la Virgen María que á mi me viene buscar para ir en romería. - Bien sabe Dios que lo siento; que otra fija non tenía; mas por mandar quien lo manda, vete con Dios, la mi fija. La Virgen  por la su mano llevóla una sierra arriba: enmedio de aquella sierra  encuentra una fuente fría. - Aquí has de estar siete años, siete años menos un día, sin comer y sin beber nin fablar con cosa viva. Una palomita blanca te verná ver cada día: en pico de la paloma  una flor muy amarilla; en el olor de la flor bien sabrás quien te la envía. Nuestra señora me valga, Válgame Santa María. -

Miseria
Pela tardiquina, salía tou ´l rebañu de los rapaces de la escuela. Tó los del berizu, los del monte, diben xuntos, y tiraben pa incós. Los ´rapazos dando pataes al aire, arrincando berdiasques de les sebes y cortando ente dos piedres lo ´raos de les probes llargateses que quedaben degullendo tris-tras.  Delles veces, cuando atopaben alguna bacallorina pequeña ( les grandes, non, que garren de presa y hay que prende-yos jueu per detrás pa que suelten) xuncín dos d´elles pe la cabeza con un espetu afilau, y xugaben con elles a los gües, y dexábenles morrir a les probes bacallorines, que se llamen asina porque paecen reondes y brillantes, les bolines de los ramos de lloreu. Le ´rapaces diben tamién xuntes. Falucaben de tou. Desapertaben les sayes y baxaben la cintura pa que arrastraren y paicieren les sayes llargues de les señorites, más que se llenares de folla, y les sayes tapaben los patucos descalciquinos, o les madreñes encantesaes y basines. Y bien que retorcín el piscuzu pa vese per detrás. Pero antes de desamecese los del berizu pal monte, los de la moruxa pal pueblu, armaben folixa, xugaben a la piesca unos tres d´otros, y llamábense llamátigos que daba pocu gustu oílos. Siempre en dos bandes: los del monte y los del pueblu, y delles veces acababen en roín cosa. 

Probes
La mió má siempre daba alguna panoya a los probes que venín pidiendo. Y en casi toe les cases daben panoyes. Conque un día vieno un probón a vandemos un saquetu maíz esgranau ya, lo menos un copín dello. Y dixo ´l probe: Doivóslo po lo que queriés dame. Diéren-y qué si yo cuántos riales, y fúise muy contentu. Conque al otru día atoparen na tenada munchos tarucos, y mio madre preguntó a tó los de casa que quién había esgranau maíz ena tenada. Y non había síu ningún. Entós dixo mió má: - Esi fui el probón d´ayer que mos vendió ´l nuestru maíz. Equí lu espero pa otra vez. Un día presentóse el probón a pidir otra vez. Díxo-y la mio má que qu´era eso de vender el mismu maíz que robaba na casa . Y pónxose el probón: - ¡N´ome non! Si yo díxiyos que lo que quisieren dame, pero era pol trabayu d´esfregalo. Pandenes (Cabranes)


Una noche, Lauriano y Angel diben a cortexar pacia Candones. La noche taba de lo más escuru. Non se vía nin clariar el camín. Diben casi a tientes col palu, tentiando les sebes pa non salise del senderucu.Oínse roíos entremezclaos pel castañeu y non se sabía qué era. Lauriano ´mpezó a dicir que la noche taba algo miedosa. Y diz Angel:- Yon non tengo mieu ni al Diablu. Llegaren al puente aquél que hay, el Puente ´l Pantorru, que non son más de dos travieses, y preséntase -yos  ellí una oveya con un cascabel. A Lauriano, que taba ´nmedio ´l puente, no-y feco nada, nin lu tiró nin lu tropezó. Y a Ángel, que taba ya saliendo del puente tirólu a un matu, ente los escayos, d´un topetazu. Con tou esto, ya non tenín ganes de dr a cortexar, y entamaren tomar una sidrina en Llanu, y golver pa casa. En esto preséntase-yos un perru negru, grandísimu, co los dientes arregañaos, y volaren a él a palos y a garrotazos, y non lu alcanzaben , y no-y pidieren dar el primer palu tovía. Torazu (Cabranes).-

Vieno utru probe, y díxo-y mio má que si quería trabajar un pocu, y dixo que sí. Y díxo-y que juera por agua a la juente. Y fúi. Y entós dió-y una taza llechi callente, con torta, pa almorzar. Más tardi mandolu llevar el ganau a la llende hasta la hora xintar. Y que ya-y buscarín dalgún llaborucu pa la tardi. Xintaren ellos, y lluego arrexuntaren tó los desperdicios tou p´abaxu, tou p´abaxu de los plato, y cháron-y-los al probe ´mplatu, y diéren-y-lo. Más tardi mandáren-y dir paliar una tierra que tenía un argayu, pa que echara la tierra parriba. El probe fúi paliar, y palió la tierra tou p´abaxu, tou p´abaxu. Pandenes (Cabranes.).-


La vida nuestra era así, un pocu complicada. Dimpués yo quería unos pantalones llargos. Los primeros fízomelos, de mahón, María del Campu. Hoy ya los traen los rapazos piquiñinos. Pero entonces.... tú date cuenta de lo que ye la ilusión de un hombre joven.  Andaba yo mirando patrás y pal llau, mirándo pal pantalón, a ver cómo andaba el pantalón. Alcuérdome que vieno per equí un ingenieru agrónomu a facer unos ensayos. El venía con un señor que-y llamaban Santiaguín. Los experimentos  facínlos nun molín de allá alantre. Alcuérdome que ponín un palu con un cartón enes plantes diciendo cuál era el abonu que se ponía en cada sitiu. Y les jueyes del maíz eren el doble de anches de les corrientes, de como son hoy. Una vez que vieno  per equí l ´ingenieru, que era coxu, mandóme mió padre que lu llevara á no sé ónde. Llevélu nún burru. Cuando se posó  del burrú dióme 15 pesetes. Yo casi non lo pidía creer. Y como pa tranquilizame, dicía yo: Güeno . Puen ser falses.  Y entós... había yo vistu un cartel: " Pantalones a 15 pesetes" . Y dixi yo: Pa ahí van les míes. Alcuérdome muncho dél. Era el campu blancu y la raya negra. Estaba yo muy grave con él, porque era más anchu. Era como los cubanos. Pandenes (Cabranes)

Epitafios
Yace aquí D. Lupercio Canutillo,
Que parecía  un hombre muy sencillo;
Pero bajo esa capa D. Lupercio 
Tenía más trastienda que un comercio.
………………
Reposa aquí  el insigne D. Mamerio,
A quien nadie lloró después de muerto;
Esclavo siempre fué de la avaricia,
Y murió de ictericia.
Era soltero, cincuentón y rico,
Y dicen que dejó millón y pico;
No tuvo más amor que el del dinero.
¡Descanse en paz el  célebre usurero!
……
Bajo esta losa yace Dª Ignacia
A quien ninguna hermosa hacía gracia.
Soltera se murió, porque no quiso
Contraer con los hombres compromiso,
Y al perder la belleza con los días.
No tuvo otros placeres 
Que decir de los hombres perrerías,
Y quitar el pellejo á las mujeres.
………………
Duerme aquí D. Crisanto,
Que en opinión de muchos era un santo;
Y anque por fuera parecía bueno, 
Era por dentro un pozo de veneno.
¡Dios perdone al hipócrita y taimado
Que ante el  mundo pasó por hombre honrado!
…….
En esta tumba fría
Se guardan los despojos de Lucía, 
La cual se convirtió en tales despojos
Cuando al mundo empezaba á abrir los ojos.
Teniendo quince años no cabales 
Se elevó  á las regiones celestiales,
Sin haber recibido nunca el daño
Que causa el aguijón del desengaño.
 Pérez del Robledal. El  Eco de Cabranes. Nº 3- Santa Eulalia 10 de Junio de 1906.-
Ya vieno lo que faltaba
Diérenme unos amigos.
Que cosa equí mos faltaba.
Dixiyos: un papelín 
Que mos únia cuerpu y alma.
-Pes mira, equí lu tienes. 
Si quiés  dicir algo, fala.
Vi esti periódicu, y tuvi
Que pediy un thé á mio ama.
Pes tantu fúi mió alegría,
Que temblé como una paya.
Al verme descoloriu
Arropárenme na cama.
Y ente la colcha retayes
Y el fríu cabezal de rama.
Dixi á voces: ¡vivia el mundu!
¡Vivia Asturies! ¡vivia España!
¡Vivia el Coceyu Cabranes
Con so hermosu Santolaya!
¡Y vivien los cabraneses 
Que están ajuera y en casa!
Valiéndome  de un descuidu,
Asoméme á la ventana,
Y dixi á les mociquines 
Tan guapes de mió quintana:
Tocai esa pandereta 
Y cantá con toa el alma
“Hay periódicu en Conceyu,
Ya vieno lo que faltaba” 
Jesús Arango. 
El Eco de Cabranes. Nº 1. -Santa Eulalia 10 de Mayo de 1906.-




Mañanitas de San Juan, mañanitas de oro y grana; cuando la Virgen María á la tierra se bajaba, con un libro en las sus manos bendiciendo estaba el agua La fija del rey la vido que á sus feniestras estaba, y bajó de almena á almena, bajóse de sala en sala. - Bien venida, la doncella, - Vos seyades bien fallada. -¿ De quién es fija, mi vida? ... ¿ De quién es fija, mi alma?... - Soy fija del rey, señora; soy fija del rey de España. Para ser fija del rey vienes mal acompañada. - Para venir á la fuente non necesito comapaña. -¿ En qué lo has llevar, mi vida? ¿ En qué lo has llevar, mi alma? ....- Hélo llevar yo, señora, en regozos de mi saya: mi saya como es de oro, gota á gota non manaba. - Toma, niña, ese jarrito, ese jarrito de plata: que aunque pequeño lo vieres lleva mas que una ferrada. - Agora dime, señora, si he de ser monja ó casada. - Casadita, sí, por cierto y á sabor afortunada. Tres fijos has de tener: dos han de ceñir espada; uno ha de ser rey en Sevilla, otro ha de ser rey en Granada; el más chequito de todos ha decir misa cantada. Una fija has de tener que ha ser monja en Santa Clara, y despues de esto complido, habrás la gloria ganada. .-

Manuelón
Era ún que vivía na Miyer y que-y llamaban Manuelón. Esti Manuelón emprestaba dineru a la xente probe que staba nalgún apuru y que dexaba en prenda alguna tierrina o álgún prau. Facíayos firmar papeles  que lo tenín que pagar pa tal día.   Y esti día venín y él non taba ´n casa. Si volvín otru día ya era tardi y perdínlo tou. Asina fui faciéndose muy ricu.
Cuando morrió, resulta que lu metieren na caxa, y un de los que lu metieren había dexau dientro una ferramienta, un martiellu o non sé qué. Cuando abrieren  otra vez pa sacá la ferramienta, atopárense co la caxa vacía.
Pa non armar escándalu en pueblu, metieren dientro unes piedres y clavárenla otra vez, y fexeren así l´intierru.
Co les coses qu´habín  quedau d´él fexeren una foguera delantre casa, en potril, y empenzaren   a salir culiebres de la ropa que se quemaba. Y salín y metínse na sebe. 
Torazu (Cabranes).-Folklore de Asturias. María Josefa Canellada.-
Una vez yera y nun yera,
y taba arando nuna tierra.
Encoyó los güés en xugu,
coyó ´l camín acostáu
y tiró pela guiyá.
Fue pa casa cien vecinos, 
comió cien platos de fariñes,
y foi pa misa tocando ´l rau
comu si nun hubiera probáu bocáu.
Cuando ´l cura dixo: Oremos, 
el entendió cagaremos.
Llevantó les sayes hasta la cintura
y llenó la mierda hasta la tribuna.
El cura dizo: ¡Ta llocu!
y él entendió que yera pocu.
Llevantó les sayes  hasta les ceyes
y llenó de mierda  hasta les teyes.
El cura y el monaguín salíen per un furaquín,
les muyeres comu bobes nevegaben comu sopes,
los homes, comu plasmaos, 
y yo, comu home honráu,
salí per el teyáu.-

Cuentín de mentiras
Cuando yo era güen pastor
y andaba cudiando cabres
encontré un reboriu secu
redoblando de manzanes.
Púsime a tira-y pedraes 
y caían avellanes.
Con el ruidu de les nueces
salió el amu del peral.
¿Quién mi come les castañes?
Apegómi un garrotazu.
Apuntómi nun tudillu.
Sangraba per una muela 
y encañéme per un didu.-

La flor del agua

Mañanita de San Juan anda el agua de alborada. Estaba Nuestra Señora, en silla de oro sentada, bendiciendo el pan y el vino, bendiciendo el pan y el agua, cuanto en el mundo se halla. -¡Dichoso varón o hembra que coja la flor d´esta agua! La hija del Rey lo oyera de altas torres donde estaba; más de prisa se vestía, más deprisa se calzaba. - Dios la guarde, la señora, - Doncella, bien seas hallada. ¿ De quién es esta doncella, bien vestida y bien portada? - Soy hija del Rey, Señora, mi madre Reina se llama. ¡ Para ser hija del rey vienes mal acompañada! - Yo me viniera así sola por coger la flor del agua. Metiera jarra de vidrio y de plata la sacara. -¿Quién he de decir, Señora, que me regaló la jarra? - Que te la dió una mujer de las otras extremada; y para mejor decir Nuestra Señora se llama. - Pues ya que es Nuestra Señora, diga si he de ser casada. - Casadita, sí por cierto, y muy bien aventurada. Tres hijos has de tener, todos cinguirán espada; uno ha de ser rey de Sevilla, otro ha de ser rey de Granada, y el más chiquito de todos será Príncipe de España.



Era de Luiña, concejo de Villaciciosa, y vieno pa Naveda.Tuvo en Naveda munchos años.
Cuando se ponía a mal con algún vecín….. era mala. Dotra manera, non, entós era güena vecina. 
Nuna casa estuvo munchu tiempu, y dimpués pónxose a mal con ellos porque quería la casa y no-y la daben. Entós,, metióse-y na cabeza que non la querín. Y echó-yos maldiciones. Dos cumpliérense. Nuna delles dixo que yos viniera una pérdida per un animal que tenín na cuadra. Y era una vaca. Güeno, pos esa vaca, en sin caer ni nada, rompió una pata. Y ya non curó nunca más. Pasaren así otres munches coses.
Había estau trabayando con una señora qué si yo cuántu tiempu. Non sé qué-y pasó con ella, ´l casu é que-y echó una maldición, y de la noche pa la mañana quedó ciega la señora.
Era cocinera, era güena cocinera, y andaba trabayando e les cases, y anduvo per munchos sitios: per Villaviciosa, Gijón, Oviedo. Echó  maldiciones per munchos sitios. Llevábase al col padre  y los hermanos y echárenla de casa por eso.
Ella tenía en casa una vela prendía, y diz qu´allumbraba  al Santísimo pa que-y concediera lo que pidía. Nosotros dicíamos qu´allumbraría al diablu, porque nun creo   que Dios-y haya concedíu eses coses.

Piñera (Cabranes). Folklore de Asturias. María Josefa Canellada.-


El Torrexón
En Ludeña hay una torre, torre más alta no había; a los cuatro aires alzada de los cuatro aires batía. No la fezo  ni un canteru ni home de carpintería, que la fezo Dios del cielu pa la so madre María. Tres ventanes ena torre, tres ventanes que tenía; per una la lluna entraba, pela otra el sol salía; pela más galana  d´elles sale la Virxen María con un rapacín en brazu que lloraba y se riía.-

Con un sombrerin curiosu,
que malapenes tien ala, 
con camisina de llienzu,
q´asemeya  á la cuayada,
chalequin y pantalones 
con perneres n´abondancia,
pos tapen i les oreyes 
de los zapatos que calcia, 
presentóseme ayer mesmo
con un baul y una carta,
un rapacín gayasperu
y engañaor, po la cara.
-Usté ye…… díxome ´l neñu-
Don Nolón?
-Ansí me llamanl
Miróme d´arriba abaxo
con so pillina mirada,
y meniando la cabeza
falome con muncha gracia:
-Po les señes que me dienon
non ye usté ´l que yo buscaba.
-¿Qué señes son?
-Son les mesmes
que oyí  nel llar de mió casa:
Un home xoven y ricu,
sin vexigues en ´a cara 
col pelu ñegru, y vistíu
como la xente mas maxa.
“Búscalu, Antoniu,” mió madre
dixo cuando m´abrazaba;
pero,  por mió mala suerte, 
busquelu  y non topé nada.
Y el probin, atristayau
de sentimientu lloraba.
-¿Non seré yo?
-Non, siñor, 
el creelo ye bobada:
usté ´stá vieyu y canosu,
mal vistiu-…..
-Abasta, abasta.
-¿De quién yes fiu rapazucu?
-Soy fíu de mió madre Llaura.
-¡Llaura! ¡Benditu recuerdu
de los años de mió ´nfancia!
Vaya, rapacín, non llores.
¿Tienes fame?¿Qué te falta?
-¿Usté conoció á mió madre?
-Muncho, lin, llímpiate y calla.
¿Quitosci ya la berruga
que ´n so ñariz s´empinaba?
-Sí, señor, cortoila el méricu.
Sonrióse y diome la carta. 
Abríla  y eché los güeyos
so les lletres  de la ´ngrata 
que premitió á los ceviles 
que pa aquí yo me ´mbarcara.
Dicia entre muches coses,
que non quiero recordallas:
“Mira per esi Antonin, 
como si por i miraras,
si ye verdá  que deberes
mirabes bien á to Llaura.
Si aporta facer fortuna 
esi rapacin del alma,
non quedarás descontentu,
xuro acompañate, mialma, 
con otros cinco fiinos 
pa que to vida distraigan.”
…………….
-Antonin, di á to adre 
cuando i escribas 
que se morió ´l indianu,
que solecitas.
Y tú ten xuiciu,
pos si no andes derechu
vas pal hespiciu.
Nolón. 2 Noviembre de 1889. 
Asturias Pintoresca. Habana, 3 de Noviembre de 1889.-

Al Niñín Jesús
Cordero del cielu, Pastorín del alma, bien venidu seas per esta baraña. Dexasti por vemos to rica mayada, de nuestra probeza vistiendo la llana. De to llueca oyimos el son que mos llama: ¡ qué toque tan suave! ¡ cómo alegra ´l alma! Al son, la reciella á gálamos salta, y vien corripiase  e na to corrada. Ábri  la portiella; ya ´ta dientro, ciarra; torna que denguna del corripu salga. Aquí ´ta callente co la fogarada del Corazon tuyu, que priende en nuestra alma. Per fuera..... ¡uy que frío! el viciu xarala; y todo lo axela; fa muncha gurriana. Aqui hay bona ceba, del cielu é la grana; más un come d´ella, tien d´ella mas gana. Afuera hay cotolles con flor, que yos tapa ´l espetu, y coméles la boca taraza. Ta quí un denfendiu po la to cayada, y non se desmoca per una carrasca. Per fuera anda ´l llobu buscando carnada¡ ay probe la oveya q´en sós uñes caya! Con un taragañu déxala corada, y esmesa per ella cincándoi la pata. Si Tu non la llibres, Pastorín del lama, y á tos recostines non eches la carga. Xibla, Pastor, xibla, xibla que se vaiga; secúdi la flundia; dái una piedráa. Fói poco tavía co la ´struyonáa, que i dió co- ´l calcañu to Má na garganta. Agora anda sueltu, ullando de rabia; cíncai la rodía; póni una morgaza. Mira les oveyes, que ´l endinu ´spanta, y cuerren lloriáes... échai la llaciáa. Torna, que denguna, que denguna salga de les que, por dicha, ´tan na to quintana. Si puña dalguna y quies castigalla, dáila á la Pastora, y empréstai to vara; Que ye morosina y enllena de gracia, y golpe de madre non duel, afalaga. Xibla, Pastor, xibla, que el llobu se vaiga, y toda reciella vólvia á to manada; Y el Mayoral tuyu  álce so cayada, pa que en mundo hébia sólo una cabaña. -





















Lugares en la parroquia de Coya: Villabajo, Villarriba, Monte, Mures, Bargaeu, Serpieu, Buenavista, Tranvarría, La Cabaña, El canellu, La Cotariella, La Gallera, Brañaviella, Bustiello, y Gamoneu.-

Castaño.- Árbol de 30- 35 m de altura, con querencia por los ambientes abrigados y frescos. A pesar de que , como especie arbórea, ha dejado de recibir la atención preferente que tuvo en Asturias en los siglos pasados, sigue siendo abundante en la región. - Forma masas puras o con mezcla variable de otras frondosas {castañares} en territorios ocupados por carbayedas. La corteza , lisa y grisácea en los ejemplares jóvenes , se torna parda y resquebrajada en los añosos. - Tiene hojas caducas , simples , alternas, pecioladas y con el limbo entero, lanceolado y de bordes aserrados. - Florece en junio-julio. El fruto es una nuez coriácea {castaña}que madura en octubre. Algunos de edad milenaria alcanzan perímetros de 8-9 metros. -La madera muy dura y perdurable, era apreciada en la construcción de viviendas y de hórreos, para hacer vigas, así como la fabricación de muebles, duernos, toneles y estacas. - Las abejas cosechan polen y néctar en sus flores para la elaboración de miel



En 1990 el Conde de la Vega del Valle daba cuenta de una concentración de hallazgos de materiales prehistóricos en las parroquias de Coya y Lodeña, es el caso del de Riega Zalamiegos que incluían la calificación como " primera pieza bifacial de tipología infero-paleolítica de la cuenca del río de Piloña", y no se lpueden olvidar las noticias referentes al Dolmen de Coya, destruido en 1879 que contenía diversos grabados.



Los Robledales: - Son bosques caducifolios que se asientan predominantemente sobre suelos silíceos, en regiones de montaña entre los 800- 1.200 m. - Las formaciones actuales son los escasos restos un bosque que junto al haya dominaba la cornisa cantábrica. Las mismas características del roble: robustez, resistencia y dureza y longevidad, que hizo que a lo largo de la historia sirviera como emblema de un pueblo o ciudad, son las que propiciaron su intenso y continuado consumo de drásticas consecuencias, pues a principios del siglo XX en nuestra región la mayoría de los robledales habían desaparecido. -{Página oficial de turismo P. Asturias...








Borrachera
Cuando baxé la Candanosa,
ya cantaba la curuxa,
y costóme güen trabayu
alcontrá ´l molín de la Paruxa.
onde Carlinos pasaba
les grandes noches moliendo
arrimau a la monxeca,
noche de catorce hores
pa moler una fanega.
Per delantre del molín
pareme yo un pedacín,
per ónde me convendría
llegar al mió puebliquín,
que non me viera un vecín
llegar co la borrachera
Non sé si subir per Sotu,
llegar pe la Palombera,
o si subir per Rameu
y non subir pe la pasera,
porque hay munchu desnivel
pa esto de la borrachera.

Los sueños del pobre Lin
¡Asturies del corazón! ¡Solar y cuna d´España!

Con cuántu afán te contemplo Desd´esta tierra lejana

Al través de un vasiquin Desta sidrina de casa,Desta sidre de mió tierra Que sabe a rica manzana.Véote, querida Asturias Humilde y acurrucada Entre los Picos d´Uropa Y el Puertu de Vegarada Que te guarden y defienden Como se guarda a una Infanta,Princesa o doncella hermosa Po les bruxes encantada....

Y ye bono que te guarden Porque yes muy dociciada;Codicióte en otru tiempu La República romana Y quixo facete suya, Pero tú fusti tan brava Que non dexasti que naide En ti posara so planta.¡Que lo diga el Sarracenu Que, según la Historia narra,Con la ayuda de la Cruz Y la Virgen Soberana,

E´nos montes de Cuadonga Quedó fechu una farrapa!Allí fundó el gran Pelayo La monarquía Asturiana Y por eso Asturies ye La cuna y solar de España...

Y qué milagru que jueses Por todos tan,deseada,Que ye to clima tan suave Y de condición tan sana Que nin apierta el calor, Nin ye dura la invernada....¡Ay sidrina de mió tierra Fecha con rica manzana!

Véote facer gorgoritos, Y acuérdome de la gaita Que´n toes les romeríes Y en toes les fiestes tocaba,Angel Antón de Capita (Fiyu de Melón de Juana)Dios en so gloria lu tenga Po lo bien que la sonaba Saludando al Mayordomu Tocando la alegre Diana,Y en el coru de la Iglesia Cuando la Misa de gala,

Hasta el mismu Cielu diba La Marcha Rial que tocaba.¡Ay de mi pueblu la gaita! Que asemeyaba al xilgueru Cuando canta na enramada, Y al pinzón y al veranín.

Y al pardillu y la calandria; Y acuérdome sobre todo,Del cantar de la rapaza En eses tardes d´otoñu En que llendando la vaca, Entona el "Señor San Pedro"Y la "Virgen Soberana" Y "Ay un galán nesta Villa"

Que ye nuestra antigua danza... Y enrédense los recuerdos Como se enrieda la llana Del cadexu que mió güela Puestu na rueca filaba, Y recuerdo los cantares Que de pequeñu cantaba: "La casa del señor Cura"

"El Trébol" y " La Praviana" "Tengo que subir al puertu","Canta com´una xiblata"... Y canciones de pastores Pe los montes y la braña. Y recuerdo versos vieyos Que de neñu recitaba. ¡Ay bable, lengua materna!

¿Por qué fusti abandonada?...Gracies a tí, sidriquina,De mi tierra tan preciada Estoy soñando despiertu Co la tierrina asturiana Y recuerdo les esvilles,Y el magüestu y la filada, Y les noches de cortejo,

Y acuérdome de mi casa Que me paecía tan grande,Y ye com´una cabaña, Y acuérdome de la iglesia Donde mi madre rezaba, De la escuela, del maestro,Del señor Cura, del alma, Del campu donde corría,Del sitiu donde jugaba. Al pido campu y al marro,Al chole y a la pampaina... Y con toos estos recuerdos,

Sidriquina de mi alma, Quier salir un ixuxú

Desde el fondo de la entraña Y al pasar por el gargüeru Se m´ataruga y atasca, Y non sé si ye sollozu O si ye una carcajada, Pero sé que de los güeyos Quier brotar dalguna llágrima Y sé que con tu color,Y sé que con tu fragancia, ¡Sidriquina de mió tierra

Fecha de rica manzana! ¡Para mi siempre serás

La encarnación de mi Patria !

Carlos de la Concha y García Ciaño

(1877-1965



Señes {Pandenes, Cabranes}
Mandárenme a buscar al cura que viniera a poner la santa unción o para que viniera a visitar a mio güela. Yo diba per esa caneya per onde ves de frente la Parea Avieu. Y ví ellí como si fuera una muyer vistía de luto amarrando una carga lleñe, así: amarrándola. Yo tuvi la sensación de que era mi güela. Pero yo, tranquilu.
- Güeno. Yo a mi güela no-y tengo mieu. Luego, aquello saltó a lo que está debaxu, al prau de Fero.. Pero diba así como volando. Y dixi:
- Güeno; eso yé un chaval, non yé na muyer vieya.
Pensé eso y quitóseme aquel pensamientu de que era el espíritu de mio güela. Y tampocu pensé que eren señes pa morir una persona.
- Pero yo víla. Vi como una muyer de negru amarrando una carga lleñe. Tovía non estaba del tou amanecíu. Ya se vía, pero non taba del tou claru. Yo era pequeñu, y diba con la inteligencia de que el cura diba porque ya estaba muy mala ; muy grave. Tenía una uremia muy aguda y podía morir. Yo non sabía lo que era uremia nin nada, pero dicín que tenía uremia y qu´estaba muy grave. A la güelta, travesamos la llosa mio lpadre, y per ellí venía don Francisco hablando conmigo. Era muy güen señor. Y mi güel morrió a los dos dís.

El Torrexón
En Ludeña hay una torre,
torre más alta no había;
a los cuatro aires alzada,
de los cuatro aires batía.
No la fezo ni un canteru
ni home de carpintería,
que la fezo Dios del cielu
pa so madre María.
Tres ventanes ena torre,
tres ventanes que tenía;
per una la lluna entraba,
pela otra el sol salía;
pela más galana d´elles
sale la Virxen María
con un rapacín en brazu
que lloraba y se riía.
Añadir leyenda
El Palombu

La Ventuca Casa de estilo indiano (llamadas así por tratarse de casas de antiguos emigrantes de América, y cuando retornaban ricos, construían casas espectaculares y grandiosas ). Ahora convertida en Hotel Rural. Al fondo el Monte Cayón













Comentarios

Entradas populares de este blog

Asturias vista por Viajeros siglo XVI -XX

El ñeñu enfermu {Antigüa poesía Asturiana}

Playa de Barayo

Aguino - Perlunes

El Manifiesto del Hambre